Menú

Escribir en Internet

0
Sostiene Jakob Nielsen , el gurú de la usability (facilidad de uso) en Internet, que sobra el 50% de lo que se publica en una página web. Que los periodistas contaminan la información con sus textos.

“Diciendo menos comunicamos más”, subraya Nielsen. Todo tipo de adjetivos innecesarios y frases interminables acaban infectando la información. Lo que no evita que ya sea habitual asistir a una suerte de verborrea escrita de cuyos achaques se duele no sólo Internet, sino también el resto de medios de comunicación. Incluso, añade, puede localizarse este cáncer en las a veces tan divertidas –por inextricables– instrucciones de los electrodomésticos. Está de sobra que nos detallen los daños que puede causar meter a alguien en una lavadora, por ejemplo.

Hay que ir al grano, recomienda Jakob Nielsen. Perderse por meandros inútiles sólo contribuye a darle con la puerta en las narices al lector. Y tal vez perderle para siempre. Las noticias deben aspirar a la perfección de un cuento breve. Evitar por todos los medios que el lector se distraiga, guardarse perlas que se irán diseminando estratégicamente para mantener la atención.

Hay que economizar las palabras. Como en el colegio, la calidad de una noticia, artículo o reportaje se debe calcular, además de por el fondo y la forma, por la brevedad. Cuantas menos palabras, más puntos.

Lo que es innecesario en el mundo real (periódicos, instrucciones, anuncios publicitarios) lo es más en Internet. La escasa atención que pone una persona al leer un periódico (en la mayoría de las casos no se pasa del titular, la entradilla como mucho) es mayor en Internet. La pantalla de un ordenador o una agenda electrónica son medios dañinos para el ojo. Por eso, captar la atención del lector de Internet requiere un esfuerzo mayor.
Hace algún tiempo, el instituto Poynter y la universidad de Standford publicaron un estudio sobre la retención de los internautas. Utilizaron unas cámaras especiales que registraban el lugar hacia dónde se dirige la mirada cuando se lee un texto on line.
Algunas de las conclusiones que se extrajeron es que, en un medio de papel, la mirada se posa en primer lugar sobre las fotografías. En la web, recae en la primera letra del primer titular de la página. Más tarde se fijará en las fotografías, menús de navegación y logotipo.
Más recomendaciones de Nielsen: los textos deben ser breves, las frases cortas y directas, la idea general debe aparecer en el primer párrafo y jamás, jamás, perderse en jardines que poco aportan al lector.
Obviamente, esta columna sobrepasa con mucho la extensión recomendada por Nielsen. Según su teoría, el lector que haya llegado hasta aquí es un rara avis. Y por eso merece mi agradecimiento eterno.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation