Menú

Ganancias en Internet: haberlas, haylas

0
Durante los últimos días se agolpan las noticias con los resultados financieros de las principales empresas de Internet del mundo. Una vez analizados, la primera idea que puede extraerse es que las cosas siguen, más o menos, igual que siempre. Los grandes siguen ingresando trimestre a trimestre dinero en su cuenta de resultados, mientras que las pequeñas o medianas puntocom continúan luchando ferozmente contra los elementos para sobrevivir.

Pocas sorpresas representa ya que eBay, el principal canal de subastas online, haya vuelto a incrementar sus beneficios netos. Durante el primer trimestre mejoró su facturación un 94% respecto al mismo periodo del año anterior. Los ingresos se situaron en los 104,2 millones de dólares, lo que supuso que las acciones se revalorizaran 32 centavos en comparación con el trimestre pasado.

Estos resultados superan, con mucho, las previsiones de la propia empresa y de los principales analistas de Wall Street. Y eso que ambas partes conocen bien la solidez empresarial de eBay, demostrada a lo largo de los años. El subastero es el principal exponente de esa idea que muchos se niegan a asumir y otros defienden a capa y espada: el comercio electrónico puede generar mucho dinero. Claro que, debería añadirse, es necesario combinar las dosis adecuadas de prudencia, coherencia empresarial, buena oferta y reclamo de la demanda.

eBay, nodo donde se pude pujar por la ropa interior de un desconocido o por unas islas en el Mar Caribe, está alojada por méritos propios en ese envidiable lugar donde se sitúan las compañías donde las cuentas de resultados trimestrales sólo aportan alegrías.

Aunque, por supuesto, de eso sabe mucho Microsoft. El mayor fabricante de software del planeta espera aumentar las ganancias entre enero y marzo un 2%, hasta los 2.577 millones de euros. Está de más comentar que estas cifras superan las previsiones de Wall Street.

El encargado de romper tanta monotonía ha sido AOL-Time Warner, que ha dejado con cara de pasmo a propios y extraños. Desde que AOL absorbió Time Warner en 2000, los resultados de la compañía han sido un reguero teñido de número rojos. Todo por culpa de su división de Internet. Los motivos de este estropicio son múltiples: el número de abonados a sus servicios se había estancado, a lo que se unía la caída fulgurante de sus títulos en Bolsa (un 70% sólo en 2002), el estancamiento de los ingresos publicitarios, los continuos cambios en la directiva (Steve Case abandonó el gigante a principios de este año) y las sospechas sobre prácticas contables. Todos ellos han sido motivos más que sobrados para, incluso, dudar sobre el futuro de la firma estadounidense.

Pero, hete aquí, AOL-Time Warner se descuelga en este primer trimestre de 2003 con un beneficio neto de 396 millones de dólares, frente a los 54,24 millones que se dejó hace ahora un año.

Estupendo, ¿no? Pues no. Porque la división de Internet sigue en las mismas de siempre. Sus ingresos han descendido un 4% este ejercicio, debido fundamentalmente a la caída en la facturación proveniente de la publicidad y al descenso de abonados, tanto en Estados Unidos como en Europa. “2003 supone para AOL el año de la estabilización del negocio y 2004 el regreso al Ebitda positivo”, ha apuntado Don Logan, CEO de la empresa estadounidense.

Pues ya pueden correr, ya.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios