Menú

Los líderes de la revolución online

0
No hace más de diez años que Internet comenzó a calar en la conciencia social de los países más desarrollados del planeta. Muchos sostendrán que es muy poco tiempo como para hacer cábalas acerca de qué páginas web y programas han marcado la Red hasta el día de hoy. Otros, sin embargo, disfrutamos leyendo este tipo de listas buscando gustos comunes o desavenencias palpables.
 
La consultora Nielsen/NetRatings ha elaborado su particular ranking de los diez programas y websites que han contribuido en el Reino Unido a desterrar la idea de Internet como algo exclusivo para desarrapados, ociosos o locos de los cacharros. Todos, a su juicio, han puesto una piedra en el camino que lleva hacia la universalización de la Red. Por supuesto, la lista es extrapolable a cualquier otro país en el que el uso de Internet goce de la suficiente consolidación.
 
El primer puesto cae por su propio peso de puro lógico: Google. Poco nuevo se puede decir de este buscador que sirve de brújula en la navegación de millones de internautas de todo el mundo. No sólo porque la aplicación sea más sencilla que un cubo; también, y sobre todo, por su absoluta eficacia: la variedad de resultados que ofrece y la rapidez con la que husmea en los entresijos de la World Wide Web le ha reportado miles de alabanzas y la fidelidad de toda la comunidad internauta. Según Nielsen, su poder no ha hecho más que comenzar. La reciente compra del sistema de publicación Blogger le permite afrontar este 2004 con bastantes cuerpos de ventaja sobre sus más inmediatos perseguidores.
 
En segunda posición Nielsen coloca al nodo de subastas eBay. En España, la mayoría de los usuarios lo conoce de nombre, no por el uso que hace de él. Aquí el tema de las subastas, y más en Internet, suena poco menos que a chino. Pero en Estados Unidos, país en donde eBay cuenta con su mayor caladero, navegar por su página se ha convertido en una costumbre diaria que sobre todo beneficia al bolsillo del consumidor. Sólo el año pasado la compañía dirigida por Meg Whitman subastó objetos por valor de 20.000 millones de dólares. Nadie pone en duda que es el número uno del comercio electrónico mundial.
 
En tercer lugar aparece Outlook, el gestor de correo electrónico de Microsoft. Esta medalla de bronce es más discutible. Si los usuarios de medio mundo echan mano de él es porque medio mundo utiliza (casi por narices) un sistema operativo de Microsoft. Su tercer puesto no es tanto por calidad como por omnipresencia. Otra cosa sería discutir en qué posición debería colocarse al correo electrónico. En ese caso tendría que subir hasta el primer puesto.
 
Cuarto lugar para el programa de mensajería instantánea de AOL. No es el mejor, aunque tampoco el peor. Tal vez merezca este lugar por haber sido AOL la primera compañía que apostó de forma decidida por esta aplicación.
 
En quinta posición, ¡ay!, Napster. Lo que comenzó siendo un programa que permitía descargar música de forma gratuita acabó convertido en un mito. Nadie hubiera apostado un euro a que el programa creado por un joven de 19 años provocaría un terremoto de tal magnitud en la industria discográfica. Un puesto, sin duda, más que merecido.
 
A partir del sexto puesto la disensión crece. Vale que esa posición se la otorguen a Amazon, sin duda la mejor tienda en Internet, pero que el séptimo recaiga sobre Friends Reunited, un clónico del español Mipasado.com, es más que discutible. Existen cientos de páginas y programas que han contribuido más que Friends Reunited a que se apuntale la revolución de Internet.
 
Que Easyjet se haga con el octavo puesto tiene su lógica, al igual que el comparador de precios Kelkoo ocupe el noveno: ambos se han convertido en referentes del comercio electrónico, sobre todo en Europa.
 
Cierra la lista Blogger, el programa que permite crear de forma gratuita weblogs.
Que esta aplicación esté donde esté es, simplemente, porque no le ha dado tiempo a caminar más deprisa. No cabe ninguna duda que las páginas personales en Internet están comenzando a calar con intensidad entre los internautas. Porque los blogs no son sólo esos diarios on line hacia los que nos dirigen nuestros dedos más cotillas. Son sobre todo fuentes de información a las que tener muy en cuenta. Y eso son palabras mayores, además de puestos más altos.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios