Menú

Nuevos tiempos para la cultura

0
No hace falta poseer muchas luces para realizar ciertas deducciones: a mayor número de internautas, incremento de la demanda de líneas ADSL, luego más posibilidades de consumir y transferir archivos de alto tonelaje (megas). Conclusión: en el futuro, buena parte del negocio cultural pasará por Internet.
 
Los últimos meses han ofrecido bastantes señales que indican hacia dónde se encaminan las tendencias del futuro. El cantante George Michael acaba de lanzar un nuevo disco de estudio, el último que comercializará a través de los canales tradicionales (discográficas, tiendas de discos). A partir de ahora, irá colgando sus nuevas creaciones en su página web para que los internautas dispongan libremente de ellas. Y a quien le guste, que aporte un donativo.
 
El futuro de la música no se encuentra en comercios como Madrid Rock o la Fnac. Estará en iniciativas como iTunes, Napster (versión legal) o en sites como los de George Michael o Prince. El cantante de Minneapolis acaba de crear Musicology Download Store, definido como “el primer comercio independiente de descarga que es propiedad de un artista”. Será el primero, pero no el último.
 
Igual de relevante que la buena salud de la tienda iTunes, que lleva vendidas más de 50 millones de canciones en Internet, es el extraordinario éxito del reproductor iPod de Apple, que ha trastocado las formas habituales de escuchar música, tanto en formato (MP3) como en dimensiones.
 
La música no será el único sector que verá modificadas sus estructuras. El futuro del cine también pasará, en parte, por Internet. Sólo en parte porque tiene la ventaja de que, a diferencia de la música, más que un evento cultural se ha convertido un acto social. Mucha gente considera que ir a una sala es una forma más de pasar la tarde del sábado. Importa tanto la película como el viaje hasta el centro comercial, las palomitas y la cena posterior a la proyección.
 
La Red sólo afectará a los videoclubs. El vídeo bajo demanda no ha terminado de despegar, aunque su idea no es mala y necesita tiempo para que cuaje. Entre otros aspectos, habrá qué esperar a ver qué hace Telefónica con Imagenio, la nueva generación de servicios multimedia a través de la red convencional de telefonía fija.
 
Al revés que sus colegas de la industria musical, Hollywood ha reaccionado más o menos bien a la revolución de Internet. Jack Valenti, presidente de la Academia de Cine de Estados Unidos, ha asegurado que el año que viene comenzarán a distribuirse películas legales a través de la Red (a día de hoy ese servicio está bastante desarrollado, pero sólo con las copias ilegales). Otra de las ventajas del cine frente a la piratería musical es que, por el momento, la calidad de una película descargada de Internet no reúne las condiciones de calidad medianamente exigibles. Una canción sí. De ahí que la piratería cinematográfica no haya conseguido extender sus tentáculos con fuerza.
 
Tal vez la literatura es la vertiente cultural que más incógnitas encierra. Todo puede suceder. Con el paso del tiempo se ha demostrado que los libros digitales surgieron como una revolución y se han quedado en meros fuegos de artificio. No hay más que recordar la experiencia de Stephen King y su novela por capítulos The Plant, cuya distribución sólo se produjo por Internet. El autor de best-sellers se vio obligado a cancelar la publicación porque muy pocos lectores pagaron el dólar por capítulo de donativo. Si el rey de los superventas no engatusó a los internautas muy pocos lo podrán conseguir en el futuro. Al menos con los medios actuales. Habrá que esperar a la evolución de los libros basados en tinta electrónica y, sobre todo, a que surjan nuevas ideas y formatos que convenzan a los usuarios.
 
El mundo del arte será, sin duda, el que menos cambios experimentará en los próximos años. Porque por muchas virguerías que haga, Internet no puede ofrecer una aproximación tan siquiera fiel a un lienzo. A lo sumo, la Red servirá de medio para dar a conocer nuevos artistas, no más.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios