Menú

Promesas, promesas, promesas

0
Metidos en la vorágine de las tres ‘pro’ (propuestas, promesas y proclamas), los dos partidos con más opciones para dirigir los destinos del país durante los próximos cuatro años, PP y PSOE, han puesto boca arriba sus cartas tecnológicas. La Sociedad de la Información aparece como una de las cuestiones que, tanto Mariano Rajoy como José Luis Rodríguez Zapatero, prometen abordar con entusiasmo y determinación si llegan a La Moncloa. O eso dicen.
 
Si finalmente Rajoy es el elegido, se fomentará la tecnología de telefonía móvil de tercera generación UMTS y España se transformará en una autopista de banda ancha, lo que permitirá que el 80 por ciento de los españoles navegue por Internet en unas condiciones óptimas de velocidad. Si el 20 por ciento restante no lo hace será simple y llanamente porque no quiere, ya que en 2005 el 100 por cien de las empresas y los hogares disfrutará de este servicio.
 
La Sociedad de la Información del PP será inalámbrica. Sostiene Rajoy que antes de 2008 los colegios, bibliotecas, centros rurales, hospitales, estaciones de alta velocidad y largo recorrido, universidades y aeropuertos contarán con tecnología Wi-Fi. La gran estrella de su mandato será sin duda el DNI electrónico, aprobado a principios de febrero por el Consejo de Ministros. Teóricamente, será el elemento clave que impulsará las compras en la Red.
 
Más difusas son las propuestas del PSOE. Su programa electoral aboga por crear una Oficina de Atención al Usuario de las Telecomunicaciones (¿pero de verdad sirven de algo estas oficinas?) y a financiar con cargo a un fondo público y privado “un bono para la igualdad de acceso a la Sociedad de la Información que garantice el acceso de los sectores más desfavorecidos”. La promesa más llamativa consiste en impulsar la implantación del software libre en el sistema educativo y a implantar un ordenador por cada dos alumnos a partir de primero de Secundaria.
 
También es partidario del software libre Izquierda Unida, partido cuyo principal objetivo consiste en reducir la brecha digital, que cada día se ensancha un poco más sin que nadie mueva un dedo para remediarlo. IU es el único partido que menciona de forma explícita fulminar el ominoso canon que grava los soportes digitales.
 
Todo suena, la verdad, bastante bien. No es extraño: estamos en campaña. Sólo cabe esperar que las promesas se hagan realidad, algo tan difícil de conseguir como que lluevan elefantes. No deben tenerse en cuenta todos los actos de buena voluntad que nos tratan de vender. La realidad, en estos casos, camina por terrenos más sutiles.
 
Porque, en plena campaña, más que el programa deben valorarse los detalles. El estupendo debate virtual que moderó Olga Viza el pasado sábado en el programa No es lo mismo entre Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero proporcionó una de esas pinceladas que dicen mucho más que todo un programa electoral. “¿Ha comprado alguna vez en Internet?”, preguntó Viza a Rajoy. “No”, respondió el líder del PP. “¿Ha comprado alguna vez en Internet?”, inquirió la periodista a Zapatero. “No, nunca”, contestó el candidato del PSOE. Ahí lo tienen.
 
Seré muy escéptico, pero poca confianza me generan dos políticos que prometen desarrollar el UMTS, la banda ancha, el software libre y demás maravillas si no han utilizado nunca el comercio electrónico. Si a ello unimos las más que deficientes páginas web que Rajoy y Zapatero han creado deprisa y corriendo, a uno le entran ganas de quedarse en casa el 14 de marzo.
 
Internet seguirá creciendo, el número de internautas aumentando, las nuevas tecnologías expandiéndose y el comercio electrónico creciendo. Pero no será gracias a los políticos.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios