Menú

Y a los dos años, Napster resucitó

0
Napster ha demostrado que posee las siete vidas de las que, dicen, disfrutan los gatos. Muerto, resucitado, comprado, estilizado y legalizado, el programa de intercambio de música que contó con más de 60 millones de usuarios en todo el mundo vuelve con todas las de la ley… y de pago.

El reconocimiento de marca que obtuvo cuando caminaba por el ‘lado salvaje de la calle’ le solventará de entrada muchos problemas. Aún más: Napster es todavía para muchos un incono de la rebelión en Internet y de la gratuidad como bandera. Así no resulta extraño que cualquier internauta, y muchos que no lo son, conozca el programa, los quebraderos de cabeza que dio a algunos (discográficas) y las ilimitadas satisfacciones que generó en otros (piratas).

Ahora Napster es legal y sus usuarios podrán utilizarlo sin que les aceche la mala conciencia. A cambio deberán desembolsar 0,99 centavos por canción bajada y poco menos de 10 dólares por un álbum completo.

El programa, creado en su día por un joven de 17 años, se ha rediseñado para la ocasión y cuenta con la tutela de Roxio, que pagó cinco millones de dólares por hacerse con los restos de la compañía hace un año. Rebautizado como Napster 2.0, cabe preguntarse si aporta algo nuevo, quiénes son sus competidores y si existe mercado que demande lo que el programa ofrece.

La conclusión es que Napster apenas aporta novedades respecto a otras tiendas de música como iTunes (Apple). Aunque las que existen lo son en cuestiones de cantidad, aspecto crucial a ojos del posible suscriptor. Mientras iTunes comercializa 200.000 canciones, Napster despacha medio millón. No obstante, esta cifra es ridículamente baja comparada con el número de temas que podían encontrarse en su época ‘ilegal’.

Hasta hace unos días existía otra diferencia remarcable: Napster podía ser utilizado por usuarios de Windows, mientras que iTunes es de uso exclusivo para los de MacIntosh. Esa ventaja competitiva ha durado muy poco. A partir de esta semana, el servicio de Apple será compatible con el software de Microsoft.

iTunes no será el único competidor en la carrera por el negocio de la venta de música on line. A éste también se añaden MusicMatch y BuyMusic, ambos dirigidas a los usuarios de Windows. Además, Sony acaba de anunciar que lanzará su propio servicio de música el año que viene, lo mismo que America Online (AOL) y la tienda Amazon.com. Además, Listen.com, una de las primeras plataformas de pago que apareció en la Red, ha advertido de que el año que viene mejorará su servicio.

Pero la clave no es tanto las canciones que Napster vende o la fuerza de sus competidores, sino hasta qué punto existe mercado como para que la iniciativa prospere. A corto plazo la viabilidad parece complicada. Mientras Napster luche a brazo partido por atraer usuarios de pago, una gran mayoría de internautas seguirá andando al margen de la ley con programas como Kazaa, Soulseek o eMule. Que, visto lo visto, son infinitamente mejores en calidad y cantidad a los de pago. Su único problema, su gran problema, es que más pronto que tarde acabarán siendo clausurados. Su virtud: la capacidad para clonarse. Basta que cierren una red P2P para que aparezcan veinte.


En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios