Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
EXPOSICIONES

A la playa de España

La Fundación Cultural Mapfre Vida acaba de presentar una exposición que con el título de “A la playa”, plantea una revisión del tema del mar y de la playa, en los pintores del pasado cambio de siglo, como un elemento de renovación de la pintura en España. La exposición se completa con una muestra paralela que recoge la nueva imagen de la playa que transmiten, a través de las revistas ilustradas, los dibujantes de la época, así como un volumen de textos, también de autores de ese mismo momento, sobre el tema de la playa como un elemento de modernización de la cultura pero también de la sociedad. La exposición coincide con otras muestras (actualmente se presenta en el Petit Palis de París una gran exposición con el título de “La Méditerranée”) que plantean las nuevas relaciones que se establecen, con la llegada de la modernidad entre el hombre y la naturaleza.

Pablo Jimenez
0
Con el cambio de siglo se produce en toda Europa una serie de grandes transformaciones sociales, culturales e incluso morales, que tienen como epicentro las grandes y nuevas ciudades. Pero, paralelamente, también se descubre una nueva forma de relacionarse con la naturaleza.

La playa será el escenario privilegiado de esta moderna manera de entender el mundo. Los pintores que han abandonado los prestigiosos temas del pasado para adoptar vistas cotidianas y casuales, encontrarán en la playa la seducción de una nueva escenografía moderna y brillante gracias a las actividades más libres y los colores más puros y contrastados.

La creciente moda del veraneo que poco a poco se va imponiendo desde las clases sociales más altas a las menos favorecidas, propone nuevos escenarios y renovados modelos de elegancia. Así, conviven los pintores que se esfuerzan, en un último canto del cisne, por mantener vivo un determinado ideal de belleza encarnado en la aristocracia del final de siglo, junto con los que intentan adaptar esos mismos usos a las necesidades de una pequeña burguesía emergente, en sociedades cada vez más democráticas.

También están aquellos interesados por el mundo del deporte que a través de la novedad del tema se acercan a la fascinación general que ejerce todo lo nuevo. Las distintas escuelas artísticas en España, o al menos las más inquietas e importantes harán de la playa y del mar uno de sus temas centrales. Así la escuela del norte captará paisajes costeros llenos de nuevas y brillantes construcciones, elegantes playas y aristocráticos balnearios. La escuela catalana será esencial en el descubrimiento de la Costa Brava, al apreciar sus calas diminutas, rincones de una geología de riquísimo colorido, los imponentes acantilados y el mar azul de navegación deliciosa.

Sobre todo, es la escuela levantina que, de la mano de Sorolla, hace de determinadas imágenes de la playa incluso una concreta y reflexionada imagen de España para oponerla a la España negra del noventa y ocho. Es que si hay un pintor al que relacionamos inmediatamente con la playa, éste es Sorolla. Joaquín Sorolla no sólo supo encontrar en la playa y el mar un tema central de su obra colorista, sino que consiguió imponer esa visión brillante y optimista de las cosas a la inmensa variedad de los lugares y los temas.

Por ello en esta exposición hemos querido concederle un lugar privilegiado por el número de sus obras intentando recomponer un periplo que va desde las playas del norte a las del Levante.

También, hay un grupo importante de pintores que frente a esa sociedad urbana cada vez más positivista y materialista, encuentran en el mar y la playa la emoción y la intensidad de las cosas primeras; un escenario para recobrar la espiritualidad que el mundo moderno parece excluir. Visiones emocionadas y llenas de color o de nostalgia que abren el espíritu hacia otros horizontes, más amables o más temibles, pero abocados a un misterioso más allá.

Al margen de otras distintas visiones del mar y de la costa, como las insulares que marcan diferentes tipologías temáticas y que llegan incluso a las visiones submarinas de Anglada Camarasa; el tema de la playa también produce grandes transformaciones en la manera de pintar.

De este modo surge un nuevo género, el de las tablitas que los artistas pintaban in situ, como notas de color o rápidas escenas bosquejadas, que marcan para muchos de ellos su obra más moderna por el despliegue de recursos y la libertad de ejecución. A este género que se hizo tremendamente popular hemos querido dedicar una sala en sus tres grandes representantes: Pinazo, Pla y Sorolla.

La playa no será solo un elemento central de esta pintura del cambio de siglo. Más adelante, será, por ejemplo el escenario natural de la gran mayoría de los cuadros surrealistas -no en vano la exposición incluye una obra del primer Dalí- e incluso de mucha de la pintura de la llamada “vuelta al orden”.

Prácticamente todos los grandes pintores del momento, de una manera u otra, dirigieron su mirada y su obra hacia la playa. Esta exposición quiere mostrar cómo el tema se convirtió en inspiración fundamental y motor de modernización, asumiendo los más diferentes y contrastados planteamientos.
0
comentarios

Servicios