Menú
EL MUNDO DEL CóMIC

Cancelaciones en Marvel: los mutantes se quedan a la mitad (II)

Seguimos revisando las colecciones recientemente canceladas en Marvel, los detalles de sus cancelaciones, y la justificación de éstas.

0
Bishop: poco podemos decir de esta serie, ya que en España no se ha publicado aún (seguramente porque en Forum tuvieron la suficiente vista como para darse cuenta de que la colección no duraría ni dos años... al final ha durado uno y medio). Sin embargo, el público lector de Marvel le conoce gracias a su estancia como miembro de los X-Men, y podemos decir que, a menos que se halla producido un milagro, la serie no tendrá interés: Bishop es el típico tipo duro que no se arruga ante nada, de los que han plagado Marvel en esta última década.

Si los X-Men tuvieran un concurso para ver cuál de ellos podía ser más genocida en según qué circunstancias, Bishop quedaría entre los tres primeros (los otros dos serían Cable y Lobezno). Eso sí, el hecho de que provenga de una realidad alternativa y esté familiarizado con el espacio exterior le convierte en el mejor situado para protagonizar una colección con tintes de ciencia-ficción que se desmarque del típico cómic superheroico... pero, venga, estamos hablando de Marvel, la compañía que no ha cambiado ni un ápice el concepto de sus series principales durante la última década.

Gambito: injusto. La serie que protagoniza (esto es, protagonizaba) Remy Lebeau era bastante interesante y lograba desmarcarse un poco del concepto de “serie de mutantes”. Si la memoria no me falla, no ha habido ni una sola situación en la serie en la que Gambito se haya enfrentado al típico odio antimutante que se ha convertido en el tópico comiquero de los últimos diez/quince años. Además, el equipo creativo formado por Fabián Nicieza y Steve Skroce producía un cómic muy entretenido y lleno de acción, sin dejar de lado la introspección y el estudio de personajes.

Por otro lado, los directivos de Marvel tienen razón: a Remy ya le vemos regularmente en la serie de los X-Men, lo que significa que no le perderemos de vista durante muuucho tiempo. Además, lo probable es que tras la inevitable marcha de Nicieza de la serie, ésta acabara en las manos de algún incapaz que la desprestigiara. El tiempo dirá.

Y de X-Men: Los Años Perdidos no podemos decir mucho, ya que aunque el nº 1 ya se haya publicado en España, a la hora de comprarlo nos encontramos con que se había agotado en las librerías especializadas que conocemos. Sin embargo, el hecho de que esta serie narre aventuras que ocurrieron en el pasado de los X-Men (concretamente entre 1969 y 1975, años en los que la colección estuvo cancelada) le resta el importantísimo factor sorpresa a la serie. Me explico: si en un cómic de esta colección algún personaje como, digamos, el Ángel, muere heroicamente, todos sabemos que no ha muerto de verdad porque este mismo mes le hemos visto vivito y coleando en la colección “normal” de los X-Men.

Y lo mismo se aplica a los villanos: si Magneto llega de repente y captura a la Patrulla-X, proclamando a viva voz que va a matarlos, también sabemos que se van a liberar porque para eso los llevamos viendo desde 1975. Además, la tendencia revisionista de John Byrne (obviamente, el creador, guionista y dibujante de la colección) que le ha acarreado tantos disgustos últimamente (¿alguien recuerda el desastroso Spiderman: Chapter One o el ilegible Hulk:Año 1?) predispone al público en su contra, algo a tener en cuenta cuando hablamos de series que acaban de comenzar y que necesitan ventas instantáneas para no ser canceladas. Bueno, esto ya es un hecho.
0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation