Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
FUEGO AMIGO

Carta de un roedor desesperado

Señor director:

0
Muy señor nuestro. En nombre de mis amigos de la ciudad de Madrid nos gustaría comunicarle algunas de las consideraciones, indignadas, que han suscitado entre nosotros la noticia que unos investigadores americanos habían injertado en el cerebro de un ratón células de cerebro humano. Por suerte, según informaban los investigadores, no ha producido el menor efecto en nuestro congénere. La realidad es diferente. Unos congéneres que están presos en ese mismo laboratorio, nos han comunicado que Pif, es el nombre del operado, se comportaba "aparentemente" de un modo normal, visto por los humanos, pero nuestros amigos nos han comunicado que esa operación, bárbara, había provocado ciertas anomalías. Por ejemplo Pif anunció, en privado, que quería comprar euros y colocarlos en una Caja de Ahorros. La elección de los euros les inquietó a todos, un ratón en estado mental normal jamás haría tal cosa.

Declaramos que se pueden aceptar ciertas manipulaciones quirúrgicas, pero tiene un límite. Sabemos que somos "animales" de laboratorio, pero de eso a dejarnos implantar partes del cerebro humano, hay un abismo. Pueden destrozar nuestros cuerpos, pero ¡Por favor!, no nos degraden nuestro cerebro, nuestro segundo órgano más importante, que decía el otro, metiéndonos neuronas de una especie que practica esos juegos. Respeto a nuestra integridad cerebral.

Agradeciéndole por anticipado la publicación de esta carta en el periódico de su digna dirección, le saluda atentamente en nombre de nuestra asociación.

Dr. Roedr Mur
0
comentarios

Servicios