Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
LA PRUEBA DE LA SEMANA

Daewoo Tacuma 2.0 CDX: sin complejos

El nuevo Daewoo Tacuma en su acabado CDX combina su atractiva estética y generoso motor de 2 litros y 121 CV con un desahogado habitáculo y un nivel de equipamiento de primera línea, aspectos que le otorgan una versatilidad de utilización muy apreciable.

Enrique González
0
Daewoo ha sido una de las últimas marcas en descubrir un monovolumen compacto. Conscientes del gran éxito que están obteniendo este tipo de modelos, el fabricante coreano no ha querido renunciar a una parte de este apetitoso pastel y ataca con muchos argumentos la hegemonía que en estos momentos están ejerciendo los fabricantes franceses, como Renault y Citroën, con el Scénic y el Xsara Picasso respectivamente, sin olvidar los Opel Zafira o Nissan Almera Tino, todos ellos rivales del recién llegado.

EL MAS GRANDE DE SU CLASE

De entrada, y metro en mano, el Tacuma es el más grande de todos ellos, sobre todo si nos fijamos en su generosa longitud de 4,35 metros, superior a los 4,32 metros del Opel Zafira que hasta ahora era el más largo de este segmento. Una ventaja de la que se beneficia enseguida el habitáculo.

En efecto, el modelo de Daewoo destaca tanto por su amplitud como por la versatilidad de algunas de las soluciones empleadas de cara a aprovechar al máximo el espacio disponible.

En las plazas traseras, por ejemplo, disponemos de un buen acomodo para las piernas e incluso las tallas más altas en ningún momento se verán obligadas a adoptar posturas forzadas. Además, el esquema de tres plazas individuales es muy práctico, pues permite retirar o abatir los asientos a nuestro antojo. Con esto se consigue una destacable modularidad que, semejante a la que ofrecen la mayoría de sus rivales, no por ello deja de ser un capítulo a destacar.

Igual de interesantes son los distintos huecos que se han repartido estratégicamente a lo largo y ancho de todo el habitáculo, sin que falten las prácticas cajoneras bajo el suelo que puso de moda el Renault Scénic y que se han extendido como la pólvora entre este tipo de modelos. Como elemento diferenciador, al menos en este escalón del mercado, la versión CDX probada ofrece la posibilidad de girar hasta 180 grados el asiento del copiloto, otro “gadget” más que pone de manifiesto el interés de Daewoo por conseguir una atmósfera confortable que, a decir verdad, hace más placenteros los viajes en familia.

MOTOR DE DOS LITROS

En el capítulo mecánico, Daewoo propone dos motorizaciones. Por un lado, un 1.8 litros de 98 CV y, por otro, el 2.0 litros probado que rinde la nada despreciable cifra de 121 CV. Estamos ante un propulsor que aventaja a la mayoría de sus rivales por su notable cilindrada -el Scénic en este escalón de potencia y precio utiliza sólo un 1.6 litros-, lo que garantiza un buen nivel de prestaciones. De hecho, se desenvuelve con mucha soltura y todo ello a pesar de utilizar unos desarrollos de cambio a nuestro entender demasiado abiertos. Si se hubiera utilizado un cambio más cerrado, estamos seguros que se habría sacado aún más partido a un motor que, repetimos, muestra un buen estado de forma. Otro detalle a corregir tiene que ver con la rumorosidad que se filtra en el habitáculo cuando circulamos a un ritmo vivo, algo que se aprecia con más intensidad cuando nos acercamos a la zona roja.

A la hora de analizar su dinámica, el Tacuma -cuyas suspensiones han sido desarrolladas curiosamente por Porsche- lo primero que hay que señalar es que su dirección resulta bastante imprecisa. En el lado bueno, decir que su tacto tan suave beneficia las maniobras de aparcamiento, pero en marcha se paga esa excesiva asistencia que obliga a corregir la trayectoria más de la cuenta.

COMPLETO EQUIPAMIENTO

Por lo demás, nada que objetar. El tarado de las suspensiones es muy equilibrado y se ha tenido muy en cuenta el uso familiar al que se destina este modelo, sin olvidar un aplomo de reacciones en curva que no admite ninguna discusión.

Las guindas de este atractivo pastel las ponen un precio de 2.775.000 ptas. y un equipamiento de serie especialmente completo. No sólo dispone de un gran número de elementos de confort -climatizador automático, elevalunas eléctricos en las cuatro puertas, equipo de música con cargador de CD y mandos de control integrados en el volante...- sino que la seguridad, con doble airbag frontal y sistema ABS de frenos, tampoco desentona y eso que echamos en falta los airbags laterales que no están disponibles ni siquiera como opción.
Como conclusión cabría decir que el Daewoo Tacuma 2.0 CDX es un coche muy interesante. La relación valor-precio es mucho más competitiva que la sus competidores, mientras que en el apartado dinámico o en el del aprovechamiento del espacio interior hay que reconocerle un gran protagonismo.

0
comentarios

Servicios