Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
GUATEMALA

Eliminación del impuesto sobre la renta

La razón por la cual se debe eliminar el Impuesto Sobre la Renta es por ser el impuesto que más contribuye a mantener pobres a los más pobres que ni siquiera lo pagan. Además, su efecto a mediano y largo plazo es disminuir los ingresos fiscales. ¿Paradójico? Sin entrar a los argumentos éticos que deberían ser los determinantes, examinemos al tema con estricto sentido común y realismo.

Manuel F. Ayau Cordón
0
Muchos interpretarán esta propuesta como intento de sociales, insinuando que la pobreza se debe a tales diferencias. Otros afirmarán que la carga impositiva debe ser según la capacidad de pago de cada cual. Estas objeciones son inevitables, pero invito a reflexionar por el bien de los más pobres habitantes de nuestros países.

El razonamiento no es ideológico sino de sentido común: ningún empresario invierte o sube salarios por su buen corazón, ya que no puede estar seguro que sus competidores harán lo mismo. Lo único que sube los salarios es el aumento de la demanda de trabajo, causado por cada industria adicional que inicia operaciones, es decir, por el aumento de la inversión de capital. Cada plaza de trabajo de alta productividad y correspondiente alto sueldo requiere una inversión de entre 20 mil a 300 mil dólares, según se trate de una industria de mano de obra intensiva (como la confección de ropa) o de una de capital intensivo (como una refinería de petróleo).

Las personas invierten por un solo motivo: que su inversión proporcione un rendimiento que compense los riesgos. En Guatemala es más complicado, debido a la cantidad de leyes y reglamentos que se manejan arbitraria y discrecionalmente, a la legislación laboral tutelar, la inseguridad contractual, la inseguridad personal, la inseguridad impositiva, el costoso retraso y gastos que se incurren debido a las aduanas, la inestabilidad de las leyes, la interferencia en los precios y controles financieros, riesgo cambiario, etc. Todo ello se traduce en que para invertir aquí el rendimiento de la inversión tiene que ser mayor que en lugares seguros como Estados Unidos y Europa. Hoy día por Internet, con unos pocos dólares, cualquiera puede comenzar a invertir en las industrias de cualquier país.

Es generalmente reconocido que para atraer inversión, su rendimiento tendría que ser en Guatemala mayor de 20%. Mientras mayores sean las ganancias después de impuestos, mayor número de inversiones se harán, comenzando por los guatemaltecos que tienen mucho capital invertido en el extranjero y comenzarían a repatriarlo.

No se necesita gran inteligencia para darse cuenta que si a esos rendimientos les aplicamos un impuesto de 31%, nos podemos olvidar de atraer suficientes capitales para darle trabajo a los miles que viven en la miseria, pues muy pocas inversiones dan tan altos rendimientos. Y sin esas inversiones, los pobres están condenados a la pobreza, en tanto no emigren a donde sí se hacen esas inversiones.

Es simplemente insensato mantener un impuesto tan cruel hacia los pobres solamente porque también los ricos se beneficiarían o por lo que dirán los extranjeros. ¿Queremos eliminar las diferencias de riqueza o eliminar la pobreza? Esos objetivos son mutuamente excluyentes.

Debemos recordar que el ingreso fiscal es una parte de la producción y siendo por mucho que la inversión de capital es lo que más aumenta la productividad, resulta fiscalmente contraindicado financiar los gastos del gobierno a costillas del más eficiente aparato generador de impuestos.

© AIPE

Manuel F. Ayau Cordón, ingeniero y empresario guatemalteco, es fundador de la Universidad Francisco Marroquín y fue presidente de la Sociedad Mont Pelerin.
0
comentarios

Servicios