Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
MúSICA CLáSICA

Juventudes muy Musicales

En nuestro país y fuera de él, las asociaciones de Juventudes Musicales llevan una imprescindible labor de ayuda a la formación y promoción de jóvenes músicos; pero, además, al resto de mortales nos regalan con temporadas de conciertos tan bien seleccionadas y organizadas como la que acaba de inaugurar para el curso 2000-2001 Juventudes Musicales de Madrid.

Carlos de Matesanz
0
Una temporada que se celebra en el Auditorio Nacional de Música y que debía haberse inaugurado el pasado día 8 con un recital de Daniel Barenboim, pero que fue suspendido a última hora por el pianista argentino. Sin embargo, los conciertos posteriores han servido de perfecta inauguración. El día 13, el antaño polémico y aún hoy divertidísimo violinista británico Nigel Kennedy fue protagonista absoluto de un monográfico Bach en el que brilló con solidez inusitada y sin caídas de tensión sonora ni debilidad técnica. Además, le arropó la fabulosa Orquesta de Cámara Inglesa, que es siempre un acompañamiento de lujo.

No menos lujosa es la orquesta que nos ha deleitado dos días después: los asturianizados Solistas de Moscú. En el concierto del día 15, con el blandito viola Youri Bashmet, sonaron relajados en obras de Bach, Grieg y Schubert-Mahler (un maravilloso arreglo para orquesta del Cuarteto “La muerte y la doncella”, que fue lo mejor del programa).

En general, Juventudes Musicales de Madrid tiende a diseñar sus temporadas en función de grandes solistas, más que en torno a agrupaciones señeras. Este año, también es así; y, sino, fíjense en la nómina de músicos: los violinistas Maxim Vengerov y Anne Sophie Mutter, en sendos recitales con piano, el cellista Mischa Maisky o las pianísticas hermanas Labècque. Eso sí, cuando se presenta un concierto orquestal, es de tronío, como el próximo de esta temporada: el día 11 de enero, actuará la Orquesta Philharmonia de Londres dirigida por Mstislav Rostropovich, con el joven Gianluca Cascioli al piano. Esperamos encontrarles en esta cita musical del 2001.


RECOMENDACIONES DISCOGRÁFICAS






Cada sello clásico tiene su colección de grabaciones históricas: esos logros maravillosos de la discografía por los que no pasa el tiempo y que son pura historia de la interpretación musical. Entre las grandes, está “Legends”, colección de Decca que hace honor sobrado a su nombre y en la que ya podían encontrarse grandes grabaciones históricas del fondo de la discográfica británica con unos reprocesados bastante impresionantes. Ahora se incorporan nuevas reediciones a la serie y a fe que son jugosas.

Entre ellas podemos destacar un par de recitales sopraniles que no tienen desperdicio: por un lado, el monográfico dedicado a Richard Strauss por la suiza Lisa della Casa, con escenas de “Arabella”, “Ariadne auf Naxos” y “Capriccio” y los “Cuatro últimos lieder” dirigidos por Karl Böhm (467 118-2) y, por otro, el famoso doble cedé “El arte de la Prima Donna” (467 115-2) en el que la australiana Joan Sutherland interpreta un muy variado recital de páginas de exhibición vocal en su época más dulce y esplendorosa.

La ópera continúa siendo protagonista en dos registros importantes: el maravilloso “Caballero de la Rosa” de Strauss dirigido a la Filarmónica vienesa por el gran Erich Kleiber, con Maria Reining, Sena Jurinac y Hilde Gueden en el trío protagonista de Mariscala-Octavian-Sophie -con libreto completo, pero sólo en alemán e inglés- (467 111-2, 3 cd’s) y el acto III de “La Valquiria” de Wagner dirigido en 1957 por sir Georg Solti, con la imponente Brunilda de Kirsten Flagstad (467 124-2).





Más canto de primera categoría, pero en obras sinfónicas, es el que nos encontramos en la mítica grabación del 52 de “La canción de la tierra” de Mahler, dirigida por un discípulo del compositor: Bruno Walter; monumento musical que, además de la Filarmónica de Viena, cuenta con dos voces ideales: el tenor Julius Patzak y la soberbia contralto Kathleen Ferrier (466 576-2). La misma orquesta, también con gran batuta y grandes solistas, interpreta una de las mejores versiones de la muy grabada “Messa da Requiem” de Verdi: la dirigida en junio del 60 por Fritz Reiner a Leontyne Price, Rosalind Elias, Jussi Björling y Giorgio Tozzi (467 119-2, 2 cd’s).

Para terminar, destacamos una más de estas nuevas incorporaciones a la serie “Legends: legendary performances” de Decca: la que reúne las grabaciones de las Sinfonías 3ª y 5ª de Beethoven que en 1953 Erich Kleiber (de nuevo él) dirigiera la Orquesta del Concertgebouw. Ya ven que de todo, y todo bueno, hay en esta serie que ahora, de cara las Navidades, se engalana con novedades brillantes, para que todos nuestros lectores puedan regalar bueno, bonito y nada caro.
0
comentarios

Servicios