Menú
MúSICA CLáSICA

La resurrección de “Merlin”

Esta semana se ha presentado oficialmente la resurrección de una obra magistral, una ópera recién sacada del sueño del olvido que, miren por dónde, es de autor español: el catalán Isaac Albéniz. Estamos hablando de “Merlin”, ópera cuya recuperación reviste aún más interés que las de “Margarita la tornera”, “La Dolores” o “Los amantes de Teruel”, acaecidas recientemente; una recuperación que es definitiva, al menos en lo discográfico, pues el sello Decca ha tenido el valor de grabarla en un doble compacto con un reparto de lujo, que incluye las voces de Carlos Álvarez en el papel protagonista, Plácido Domingo como el rey Arturo, la mezzo británica de rotunda voz Jane Henschel como la bruja Morgana, la joven soprano Ana María Martínez como Nivian y el veterano bajo maño Carlos Chausson con Arzobispo de Canterbury.

Carlos de Matesanz
0
Tras varios años de trabajo, el director de orquesta José de Eusebio, excelentemente asesorado, completó una edición de esta obra -que hasta entonces sólo existía en manuscritos- y la estrenó en versión de concierto en el Auditorio Nacional de Madrid en el año 98. En el 99 dirigió la presente grabación para Decca con la Orquesta Sinfónica de Madrid (que cubre con inusitada brillantez y entrega su difícil parte) y volverá a dirigirla en versión de concierto esta misma temporada en el Teatro Real de Madrid.

De la obra sólo podemos decir que es, a pesar del libreto inglés pelín imposible del banquero y mecenas Money Coutts, una creación sorprendente, llena de momentos soberbios que nos revelan a un compositor que, a pesar de su importancia, aún está por descubrir, pues sólo su obra pianísitica es interpretada habitualmente. Esperando que podamos verla muy pronto representada, podemos disfrutarla en esa grabación pionera, cuyos datos son los siguientes: Decca 467 096-2 (2 CD) 136’22”.


Recomendaciones Discográficas

La música popular, abordada de diferentes maneras, es protagonista hoy de esta sección de discografía clásica: el folklore, la música de baile y las melodías de la tierra aparecen en las novedades discográficas que presentamos a continuación.


ANÓNIMO: “We’ll Keep a Welcome”. Bryn Terfel (barítono). Coros “Risca” y “Black Mountain”, Orquesta de la Ópera Nacional de Gales / Gareth Jones. Deutsche Grammophon 463 593-2 (74’46”).

El robusto y sanote barítono galés Bryn Terfel, con su voz también robusta y sanota -amén de muy hermosa y potente- es el auténtico aliciente de este disco subtitulado “The Welsh Album”, compuesto por 21 canciones folklóricas de Gales. El carácter hímnico de gran parte del folklore galés, no muy variado, o la picardía de algunas canciones casi tabernarias encuentran en este excelente cantante un intérprete idóneo. Sin embargo, ni la música es en sí de gran calidad (hay folklores mucho más ricos, como el húngaro o el español) ni los arreglos “sinfónico-corales”, por llamarles de algún modo, la ayudan mucho. Es una lástima que otras grandes cantantes del País de Gales, como Gwyneth Jones o Margaret Price, no grabaran alguna adaptación con piano de melodías de este tipo; con Terfel todo queda en tan sólo (y no es poco) en alarde vocal y simpatía.


VARIOS: “Folksongs”. Anne Sofie von Otter (mezzo), Bengt Forsberg (piano). Deutsche Grammophon 463 479-2 (72’37”).

Un caso muy distinto es el de este otro disco del mismo sello y con otra bella voz como protagonista: la de la exquisita mezzo sueca von Otter, en el que nos presenta, en un alarde políglota, 35 canciones en seis idiomas distintos: alemán, inglés, húngaro, italiano, francés y sueco. Son canciones folklóricas también pero, en este caso, arregladas, armonizadas e, incluso, recompuestas por grandes compositores: Dvorák, Grainger, Larsson, Reynaldo Hahn, Gunnar Hahn, Kodaly y Britten. Casi huelga decir que la von Otter está divina en todas y cada una de estas melodías, pero, para que conste, lo decimos: está divina; su abanico expresivo parece no tener fin y cada canción es un universo totalmente distinto de la anterior. El acompañamiento de Bengt Forsberg es siempre respetuoso e imaginativo, pero sin hacer la más mínima concesión al folklorismo barato o efectista.


VARIOS: “En un salón de La Habana”. Grupo Axivil Criollo / Felipe Sánchez Mascuñano. RTVE Música 64073 (65’27”).

Cambiamos de tercio y nos adentramos en una música que también es popular, pero en este caso es más “música de autor” (Iradier, Saumell, Hernández y García Rossetti) que se ha hecho tan popular que, en algún caso, ha pasado al folklore. Música, sobre todo, de baile; música de salón. En este disco se nos ofrecen habaneras y contradanzas de mediados del siglo 19 arregladas con fantasía y refinamiento por Sánchez Mascuñano para un reducido conjunto de siete instrumentistas, con tenor y soprano en las piezas cantadas. A medio camino justo entre lo culto y lo popular, el conjunto Axivil Criollo las interpretan con modestia pero con una insobornable entrega y sabiendo como conservar el picante sabor de esta música “pequeña” pero sumamente expresiva.


ANÓNIMO: “Le banquet du voeu” / DUFAY: Missa “Ecce ancilla Domini”. Ensemble Gilles Binchois / Dominique Vellard. Veritas 5 61818 2; 2 CD (123’40”).

Más música popular, música de baile y fiesta; pero en este caso, algo distinta: música para celebrar el comienzo de una nueva cruzada tras la caída de Constantinopla en 1453. La música que en aquella “Fiesta del faisán” (La banquet du voeu) se tocó en la corte borgoñona ha sido reconstruida -¡ya son ganas!- por el Ensemble Gilles Binchois. El resultado es abigarrado y sumamente seductor: las danzas y canciones -anónimas en su mayoría, pero no todas- van de lo más desharrapado y enloquecido a lo más cortesano y fisno (sic) y nos ponen en contacto directo con el siglo XV. El segundo disco de este álbum doble ofrece, en claro contraste, una obra sacra de la misma época: la Misa “He aquí la esclava del señor” de Guillaume Dufay, obra inmensa en cuanto a duración (más de una hora) y en cuanto a seriedad y trascendencia. Todas las interpretaciones son del conjunto Gilles Binchois, aunténticos especialistas en la música de la época, aunque no demasiado variados ni expresivos en la última obra.
0
comentarios

Servicios