Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
LA PRUEBA DE LA SEMANA

Lexus RX 300 Premium: “Correcaminos” de lujo

Lujoso, muy bien equipado y especialmente dinámico, el Lexus RX 300 cuenta con todos los ingredientes necesarios para no pasar desapercibido en la floreciente categoría de los “correcaminos” de alto standing.

Enrique González
0
La división de automóviles de lujo del gigante japonés Toyota ha iniciado recientemente la comercialización en Europa del RX 300, un TT recreacional que en otros mercados, como por ejemplo ocurre en el norteamericano, está teniendo una notable aceptación avalada por unas ventas de más de 70.000 unidades.

Tras dos años de vida, el RX 300 llega al viejo continente con ganas de hacerlo bien. Además de responder fielmente al pliego de condiciones que reúnen los modernos SUV (Sport Utility Vehicle), el modelo japonés aporta una calidad de terminación impecable, un estilo muy personal que causa sensación entre el tráfico y el suficiente dinamismo para impresionar a quién se pone a sus mandos.

Bastaría decir que no tiene nada que envidiar a los “pesos pesados” de la categoría, tipo BMW X5 o Mercedes Clase M, modelos que no necesitan presentación alguna y a fin de cuentas dos de los principales objetivos del recién llegado.

MOTOR V6 DE 200 CV

A pesar de que Lexus no es una marca muy conocida en nuestro mercado, la trayectoria de las berlinas que componen la gama de turismos, como el IS, el GS o el LS, despejan cualquier duda acerca de su más que elitista posicionamiento en el mercado.

Y como los ya mencionados BMW X5 y Mercedes Clase M, el Lexus RX 300 despunta claramente por el gran atractivo de las soluciones empleadas en cualesquiera sea el capítulo a tratar.

En el mecánico, por ejemplo, el agrado de conducción que ofrece el V6 de 3 litros y 201 CV, de momento la única opción disponible, es indiscutible. Tan elástico como dinámico, el propulsor japonés se mueve con una apreciable agilidad en toda la gama de revoluciones y cualquier demanda sobre el pedal del acelerador tiene una respuesta inmediata. Bien es cierto que el peso total del conjunto es bastante contenido -la marca anuncia 1.790 kg.- pero no por ello hay que restar ningún mérito a un motor, repetimos, muy agradable y potente y eso que se conforma con una caja automática de sólo cuatro relaciones cuando lo habitual en este tipo de coches son cinco. Eso sí, su funcionamiento roza la perfección, ya sea por la suavidad de todas sus reacciones como por la elección de unos desarrollos muy equilibrados.

El único pero que cabe resaltar en este apartado tienen que ver con los consumos, muy sensibles al estilo de conducción. Circulando deprisa podemos rozar los 19 litros a los 100 km, cifra a considerar.

COMPORTAMIENTO DE BERLINA

En cuanto a la respuesta del chasis, la arquitectura monocasco y las suspensiones independientes que aparecen en los dos trenes dan lugar a un cóctel de lo más eficaz. Tampoco baja la guardia en el tarado de las suspensiones, muy al gusto europeo, ni en un equipo de frenos que difícilmente nos dejará en evidencia. La tracción total y el control de estabilidad VSC de la marca ponen la guinda a un conjunto muy eficaz que se desenvuelve con mucha soltura sobre el asfalto y que para nada decepciona cuando entramos en el campo.

Rodando por pistas forestales demuestra una más que apreciable movilidad. Eso sí, no es un coche para “trialear”. No tiene reductoras ni bloqueos de los diferenciales, pero nos va a permitir afrontar ocasionales escapadas al medio rural sin mayores problemas, convirtiéndose en un excelente vehículo multiuso.

Por lo que se refiere a su terminación, el RX 300 cumple con lo que se espera en un vehículo de su precio. Igual de sobresaliente resulta su equipamiento original -climatizador automático, pantalla multifunción, reglaje eléctrico para los asientos, airbags frontales y laterales...- mientras que el habitáculo ofrece espacio más que suficiente para acomodar a cinco ocupantes, todo ello sin perjudicar a un maletero con una notable capacidad de carga.

Por último, los 7,6 millones que cuesta puede parecer una cifra elevada, pero nadie puede discutir que no lo valga. Sus notables cualidades dinámicas, espacioso habitáculo o extraordinaria calidad está a la altura de muy pocas marcas y Lexus, sin duda, es una de ellas.

Temas

0
comentarios

Servicios

  • Inversión
  • Seminario web
  • Podimo
  • Tienda LD