Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
MúSICA CLáSICA

Lo mejor del Real...

Al fin un espectáculo completo en la mediocre temporada del Real (al menos lo que llevamos de ella). Lo mejor, sin duda, “La flauta mágica” de Mozart que acaba de representarse. Unas funciones de las que, invariablemente, el público salió sumamente contento; es más: regocijado. La obra, desde luego, es una perita en dulce, pero si no se sabe aprovechar, de nada sirve. En este caso, ha sido fundamental la doble dirección: la musical con ese gran experto en la música del siglo XVIII que es Frans Brüggen, y la escénica con el suizo Marco Arturo Marelli, que, además, era el escenógrafo. Con un decorado único no demasiado bello ni imaginativo, supo crear ambientes y espacios... y, sobre todo, trabajo con los cantantes hasta convertirlos en auténticos actores (cosa fundamental en una ópera con largas parrafadas habladas), en personajes que supieron transmitir lo fundamental de su alma.

Carlos de Matesanz
0
Los dos repartos -el primero con su solvencia profesional y el segundo con su entrega clamorosa- han mantenido un nivel excelente, sostenidos por la orquesta pulquérrima y vivaz que Frans Brüggen hizo sonar como pocas veces. Lástima que el Coro de la Sinfónica desluciera bastante los números de conjunto. Elisabeth Norberg-Schulz, Jerry Hadley, Roman Trekel, Kurt Rydl y Anna Camelia Stefanescu estuvieron cómodos en sus partes -algunos, incluso sobrados- pero algo carentes de humor; en el segundo reparto, bastante nacional, Ofelia Sala, Ilya Levinsky, Paul A. Edelmann, Stefano Palatchi y Mª José Moreno fueron un dechado de musicalidad y entrega, con momentos magníficos en el acto II.

Si en vez de bodrios como “Il trovatore” pasado, nos hicieran disfrutar como con esta “Flauta”, querríamos mucho más de lo que ya queremos al Real. Claro que... ¿cómo iba a salvarse “Il Trovatore” del desastre (aunque no fue tanto) si lo cantaba José Cura y lo dirigía García Navarro...?


RECOMENDACIONES DISCOGRÁFICAS

Ya que hemos disfrutado tanto con “La flauta mágica” -no en vano es una de las obras más bellas y, a la vez, accesibles, del repertorio lírico- les apuntamos ahora algunas grabaciones “de referencia” de esta ópera, muy bien tratada por el disco. Así podrán disfrutarla igualmente, en su casa, todos los que no han podido ir a verla al Real. Aunque no hay que perder de vista las grabaciones de Böhm (Deutsche Grammophon) o Christie (Erato, con instrumentos originales), he aquí tres registros aún superiores.

MOZART: “La flauta mágica”. Lorengar, Burrows, Prey, Talvela, Deutekom. Coro de la Ópera y Orquesta Filarmónica de Viena / sir Georg Solti. DECCA 414 568-2. 3 CD (156’06”).
Aunque Pilar Lorengar y Stuart Burrows están deliciosos, especialmente ella, el reparto de esta grabación brilla por reunir a tres cantantes insuperables en sus respectivos papeles: Hermann Prey, el mejor Papageno del mundo; Marti Talvela, imponente como Sarastro, y Christina Deutekom, muy criticada como Reina de la Noche, pero que interpreta este papel “imposible” con una facilidad pasmosa. Por si fuera poco, secundarios de lujo como Dietrich Fischer-Dieskau, Hans Sotin, René Kollo, Yvonne Minton o Gerhard Stolze pululan por el elenco. Pero nada serían sin la dirección brillante y equilibradísima de sir Georg Solti, que hace brillar a la Filarmónica de Viena, sin olvidarse en ningún momento de divertirnos.

La grabación incluye los diálogos hablados, es de precio caro y sus tres discos están poco aprovechados, pero, aún así, sigue siendo la mejor. Ni siquiera el mismo Solti, al volver a grabar la obra muchos años después, pudo superarla.

MOZART: “La flauta mágica”. Janowitz, Gedda, Berry, Frick, Popp. Coro y Orquesta Philharmonia / Otto Klemperer. EMI 5 67388 2. 2 CD (133’54”).

Mucho menos cómica y vivaz, más solemne (“olímpica, como se ha dicho tantas veces), esta grabación es la directa competidora de la anterior. Su reparto no tiene tantos “insuperables” como el anterior, pero Gundula Janowitz y Nicolai Gedda lucen voces radiantes en Pamina y Tamino, Walter Berry es un Papageno humanísimo, Gottlob Frick está oscuro y rotundo en Sarastro y Lucia Popp es la más cristalina y perfecta Reina de la Noche que imaginarse puedan.

Pero donde hay resplandor absoluto es el las partes secundarias: Elisabeth Schwarzkopf, Christa Ludwig, Agnes Giebel o Franz Crass hacen apariciones estelares. Sin embargo, una vez más, la batuta es definitiva: el gran Otto Klemperer, con su visión grandiosa, trascendida y sólida de esta obra, lleva a la Orquesta Philharmonia a transfigurar esta operita cómica y sencilla en un gran símbolo que nos habla del hombre, su esencia y su maduración. La grabación, al no llevar los diálogos hablados, se presenta en sólo dos discos y en serie media: notable ahorro, sin pérdida de calidad.

MOZART: “La flauta mágica”. Seefried, Dermota, Kunz, Lipp, Weber. Coro y Orquesta Filarmónica de Viena / Herbert von Karajan. EMI 5 67071 2. 2 CD (129’07”).

En la misma serie media (Grandes Grabaciones del Siglo) del mismo sello, también en dos compactos y sin diálogos hablados, se encuentra este viejo registro monoaural de 1952, que nos permite recrear la manera maravillosa en que se interpretaba Mozart en la Ópera de Viena de la posguerra, una manera hoy perdida, pero siempre recordada como algo mítico.

El joven Karajan, gran artista en su juventud -antes de empezar a pudrirse de dinero y poder- acompaña a un elenco todo delicadeza, en el que sobresale la pareja de enamorados, cantados por una de las voces más puras y radiantes (la soprano Irmgard Seefried) y por uno de los más notables estilistas mozartianos (el tenor Anton Dermota). Ni Erich Kunz, ni Wilma Lipp, ni Ludwig Weber -aunque este último es muy sonoro- pueden compararse con los intérpretes de las versiones anteriores, pero... qué sabios intérpretes. Además, también hay un par de secundarios de lujo: nada menos que la sopranos Sena Jurinac y el barítono George London.
0
comentarios

Servicios