Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
CALIFORNIA

Los verdes y la crisis energética

¿Dónde está el recalentamiento terráqueo cuando lo necesitamos? En Estados Unidos estamos sufriendo el invierno más frío en por lo menos una década. Y mi pregunta no es un chiste, sino que, según la teoría del recalentamiento, su mayor impacto se comprueba en las noches invernales del norte.

0
El verdadero impacto de esas teorías lo estamos viendo, más bien, en el sur de California, estado donde es políticamente incorrecto construir plantas generadoras de electricidad. Ninguna se ha construido en los últimos 15 años, a pesar del crecimiento de su población y de sus actividades industriales. Allí se han construido casas más grandes y más edificios de oficinas, llenando estos de computadoras, scanners e impresoras que requieren más aire acondicionado.

Esas son las razones por las cuales el precio al mayor de electricidad en California se disparó a 821 dólares por megavatio-hora, cuando el precio normal suele ser 30 dólares. Y mientras esto sucedía, el precio a los consumidores seguía regulado, lo cual no incentivaba el ahorro de electricidad y llevó a las empresas eléctricas en California al borde de la quiebra.

Pero dicen que la crisis demuestra el fracaso de la desregulación eléctrica y el gobernador afirma que pasarán dos años antes de que se pueda satisfacer la demanda de electricidad. Hasta ahora, la teoría del recalentamiento terrestre ha bloqueado los intentos de construir nuevas plantas generadoras en California.

Los californianos prefieren pensar que obtendrán sus necesidades futuras de energía de fuentes “renovables”, tales como el sol y los molinos de viento. Pero debido a su alto costo y poca confiabilidad, esas fuentes renovables aportan apenas el 1 por ciento de la energía en Estados Unidos.

Los verdes también se oponen a las represas y están tratando de eliminar la represa del Cañón Glen en Colorado, la cual es un componente importante de la oferta eléctrica en California. Dado el smog del sur de California, quizá la solución sean plantas nucleares de cuarta generación, las cuales no utilizan agua para enfriamiento, por lo que son más baratas de operar y más seguras. Pero los activistas verdes también se oponen a ellas.

La esperanza es que la administración de George W. Bush va a evaluar, durante los próximos cuatro años, la realidad respecto a la supuesta amenaza de recalentamiento terrestre inducido por actividades humanas. Al Gore, por el contrario, hubiera utilizado la maquinaria gubernamental para tratar de justificar los altísimos precios de la energía que impondría el Protocolo de Kyoto, que él mismo negoció.

El reciente y leve recalentamiento del planeta ocurrió antes de 1940, mucho antes que la nueva tecnología comenzara a emitir los gases invernadero. Y los termómetros oficiales están situados en esas islas calientes de concreto que son nuestros centros urbanos.

© AIPE

Dennis T. Avery es director de estudios alimenticios mundiales del Hudson Institute.
0
comentarios

Servicios