Menú
EL MUNDO DEL CóMIC

Muchas novedades y buen ambiente

Del 3 al 6 de este mes se ha celebrado una nueva edición del Salón del Cómic de Barcelona, sin duda el evento comiquero de mayor importancia de nuestro país. Muchas novedades, buen rollo, muchas chicas, estupendos disfraces y Chris Claremont como principal autor invitado han sido los aspectos más destacables de esta edición.

0
El lugar. ¡Qué vamos a decir de la Estación de Francia! Se echaba de menos un pelín más de espacio, pero qué se le va a hacer. Muy bien el Salón de Actos, de no ser porque los bajitos no alcanzábamos a ver lo que ocurría en la mesa de autores. La única pega que le puedo encontrar es que cuando empezó a llover se produjeron goteras en algunos lugares del Salón.

Los stands. En la mayoría de los casos muy bien. Los dos de Planeta, enormes, aunque en ambos se ofrecía prácticamente lo mismo. Contrastaban con la relativa modestia del de Norma Editorial (a priori su mayor competidor), mucho más pequeño y menos interesante, sin novedades de peso. El de Dreamers era el más animado, con ordenadores para que la gente pudiera jugar a través de Internet. Mención especial merece el de Fanhunter, que además de presentar un nuevo juego de rol tenía una tele en la que se podía ver una especie de dibujos animados de Fanhunter... obviamente incomparable con una serie profesional, pero, aún así, muy divertido. Se echaban en falta las enormes narices características de los personajes que dibuja Piñol, pero su esfuerzo valió la pena.

La gente. Lo más llamativo era ver casi el mismo número de chicas que de chicos. Hubo gente muy original, desde los que se disfrazaron de Magneto, Dr. Muerte y los temibles Macutes hasta Lara Croft y una impresionante Fénix Oscura, que bien habría podido ser la Jean Grey que todos conocemos y amamos. Pero la estrella del show fue un bebé vestido de Thor, con martillo y todo, que arrancaba las sonrisas de propios y extraños. Por lo demás había gente de toda España.



Los autores. Las dos estrellas del sábado fueron sin duda alguna Cels Piñol y Chris Claremont (que se convirtió en el principal invitado al Salón tras la negativa repentina de John Romita Jr.). Cels tuvo la buena idea de montar una sesión de firmas improvisada en su stand, lo que permitía ahorrarse la enorme cola que había en su sesión de firmas en el stand de Planeta. Al pobre se le veía cansadísimo, y es que aunque la cola era corta, allí se coló quien quiso. Menos mal que luego vinieron los pseudo-Macutes a poner un poco de orden en la cola. Para la sesión de Claremont en el stand de Com Radio, sin embargo, ¡no había casi nadie! Fue muy amable con todo el mundo, y hasta se hacía fotos con los fans. También había autores noveles que se paseaban vendiendo sus fanzines (algunos, bastante buenos) como en todo Salón que se precie.

Novedades. Muchísimas. Demasiadas para la salud del bolsillo. Planeta sacaba unas quince al mercado, la mayoría muy buenas: un precioso tomo (de estética más europea que americana) que recopila la reciente miniserie de Los Inhumanos; el X-Men: Hijos del Átomo; la esperadísima maxiserie del Castigador de Ennis y Dillon; un nuevo número 1 de Gen13; los primeros tomos que sustituirán las series regulares de Iron Man, Capitán América, Hulk y Thunderbolts; y bastantes más. Norma, por su parte, continúa con la publicación del sello Vértigo con el 100 Balas de Brian Azzarello; un tomo de Sandman; una colección de Lucifer... Menor oferta que la de Planeta pero también muy interesante si no fuera por sus habituales precios abusivos. Pero el verdadero campanazo lo dio Dolmen, que además de su fanzine ha empezado a publicar otras cosas: un especial de Spiderman, un divertidísimo tomo recopilatorio de las tiras de David Ramírez y más novcedades que irán apareciendo (como el ShockRockets de Busiek e Inmonen, de la ya fallecida Gorilla). Ojalá el público responda y la nueva editorial pueda ir creciendo hasta competir con Planeta y Norma.

Conferencias. Asistimos a las dos más esperadas: la presentación de novedades de Planeta y la de Chris Claremont. La primera fue bastante entretenida, y los editores aprovecharon para contar anécdotas divertidas (unas más que otras) relacionadas con los lanzamientos. Quizá el más brillante fue Jaime Rodríguez, editor de manga que tuvo un par de salidas realmente geniales. La de Claremont fue, de todas formas, la más interesante. El autor se prestó a contestar cualquier pregunta. Habló de su nueva colección X-Treme X-Men, que por lo visto tendrá un carácter bastante “X-Force”, con los mutantes actuando como equipo clandestino e internacional. También comentó que el primer villano será la Guardia Civil (sí, sí, la nuestra), porque “un cuerpo policial con un sombrero tan peculiar como es el tricornio de la Guardia Civil merece enfrentarse a los mutantes”. Por lo demás, habló de lo de siempre: los personajes, la política de Marvel y sus “resurrecciones”, las diferencias entre Marvel y DC (“DC tiene todo muy bien organizado y aclarado. Marvel es un caos”) y otros asuntos relacionados con su carrera. Todo interesante.

En resumen: aparte de los autores, este “Saló” no tiene nada que envidiar a las “Conventions” de los USA. Petición freakie: que en 2002 venga a firmar Stan Lee.
0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation