Menú
CRóNICAS REALES

Nochevieja en Zarzuela

La Familia Real ha cenado esta Nochevieja en el Palacio de La Zarzuela. Por segundo año consecutivo, ha roto un hábito veterano, que se había convertido en costumbre fija, de saludar al nuevo año en la estación de esquí de Baqueira Beret, en el Pirineo leridano. Ya se quebró esa rutina en 1993, el año de la muerte de don Juan: los Reyes y sus hijos pasaron la Navidad en Pamplona, cerca del agonizante Conde de Barcelona, que moriría muy poco después.

José Apezarena
0
Y se volvió a cortar también el año pasado, cuando todos, la familia en sentido amplio -es decir, incluyendo las hermanas de don Juan Carlos, sobrinos, nietos…- se congregaron en Tenerife, en “La Mareta” (la finca que le regaló Husseín de Jordania), esta vez en torno a doña María. Había sido una petición de la abuela, que deseaba verse rodeada de una familia unida, y aquella fue la última Navidad que pasaron juntos porque allí mismo, el 2 de enero, fallecía la madre del Rey.

El luto de esa separación sigue hoy vivo en el corazón del Rey, que desde entonces -por ejemplo- luce corbatas negras en lugar de las otras, coloristas y vistosas, que tanto prodigaba. Transcurrido un año desde aquella triste circunstancia, y lo más adecuado para estos fastos es el ámbito estrictamente familiar que representa La Zarzuela, la casa de los Reyes y sus hijos.

Así que los festejos navideños (Nochebuena y Nochevieja) han tenido todos el mismo escenario. Hay que recordar que, tiempo atrás, don Juan Carlos convocaba a hermanas y sobrinos a un almuerzo el 25 de diciembre, que por la nutrida asistencia se celebraba en el Palacio Real. No llegó a hacerse una tradición, y por eso ahora ya no continúa.

Desde luego, la noticia de esta ausencia de los Monarcas en los días de fin de año ha vuelto a contrariar a bastantes, esquiadores de nuevo cuño muchos de ellos, que habían optado por congregarse en el Pirineo leridano husmeando el aroma del poder, y que habían trocado Baqueira en una especie de extraña “Corte de invierno”.

No obstante, la Familia Real no faltará del todo a su cita anual con la nieve, porque a primeros del 2001 sí habrá algunas jornadas de deporte blanco.
0
comentarios

Servicios