Menú
EL MUNDO DEL CóMIC

Popularicemos el cómic

Cualquiera que esté más o menos al tanto de las conversaciones entre fans que tienen lugar en las librerías especializadas o, sobre todo, en los foros de Internet, conoce ya la idea de moda: el mundo del cómic se va a hundir de aquí a cinco años. Los agoreros le echan la culpa a diversos factores. El principal es el desprestigio que tiene el cómic entre la auto-proclamada “gente culta”, esos desinformados que, lejos de intentar conocer un poco lo que critican, presumen de ignorancia ante sus amigos, porque, claro, ELLOS nunca podrían leer algo que “como todos sabemos, es para niños”.

0
Y la verdad, aunque nos duela admitirlo, razón no les falta. Cualquiera que coja un cómic de Image se dará cuenta de que nadie mayor de ocho años podría tomarse semejante bazofia en serio. Pero... ¿de quién es la culpa? Obviamente, no de las editoriales. Ellas hacen los tebeos en función del tipo de público que los va a comprar, y si se dan cuenta de que las colecciones que más venden son aquellas que cuentan con los argumentos menos complicados, los héroes más musculados y las chicas más buenas (por irreales que sean), intentarán maximizar esos factores. Ninguna editorial está ahí por amor al medio. Está ahí para ganar dinero, cuanto más, mejor.

No, señores, la culpa no es de las editoriales. La culpa la tenemos nosotros, los fans de toda la vida.

Porque, ¿quiénes compraron los cómics de Liefeld? ¿Quiénes les demostraron a las editoriales que con portadas metalizadas, troqueladas, en diferentes colorines, etc. podían ganar más dinero? ¿Quiénes recibieron con las manos abiertas los cómics Image, a pesar de su pésima calidad? ¿Quiénes han dado a Jurgens, Portacio, Scott Campbell y compañía sus millones?

Nosotros. Los que ahora nos quejamos tanto. Los que pedimos más consideración por parte de los medios de comunicación hacia los cómics. Los que, en definitiva, criticamos aquello de lo que somos directamente responsables. Negarlo es mentir, no sólo a la gente sino a uno mismo.

Es más, antes de echar la culpa a las editoriales, pensemos: ¿qué hacemos nosotros por el mundo del cómic? ¿qué hacemos para popularizarlo? Prácticamente nada. Peor aún, muchos fans contribuimos a su desprestigio. Gran parte del fandom considera leer (y por lo tanto disfrutar) cómics como una actividad vergonzosa y lo esconden de sus amigos por temor a que les tachen de inmaduros. No entraremos en la estupidez que eso supone, por ser tema manido entre los que componemos el medio.

Lejos de esconder nuestra afición ante amigos o familiares, deberíamos introducirles en el mundo del tebeo. No me pueden decir que en un mercado tan amplio como es el del cómic (superhéroes, manga, independiente, humorístico, crítico...) no hay NADA que pueda gustarles a los que no leen cómics. Yo mismo fui criticado duramente por mis amigos y mi hermano cuando empecé a comprar tebeos; dos años después ya tenía a uno enganchado a Daredevil, otro a Thunderbolts y Fanhunter, otro a Predicador, y ahora mi hermano pequeño compra más cómics que yo. Así que no es imposible meter a gente nueva en el mundillo (bueno, menos a mi madre, pero ya sabemos cómo son las madres). Basta con darles lo que sabemos que les va a gustar según su edad. Por ejemplo:

-A un niño pequeño, la colección completa de Bone
-A alguien de entre ocho y once, Image para que alucine con las protagonistas de sus colecciones
-A gente un poco mayor, Predicador, Authority y algún otro, cuanto más bestia mejor.
-A las chicas, Strangers in Paradise, algún manga o el mismo Predicador.
-A los inteligentes, Daredevil (pero cuidado con cuáles) y la obra completa de Alan Moore.
-A los cachondos, cualquiera de David Ramírez, los primeros de Fanhunter y los antiguos de Dragon Fall
-Y a los intransigentes, la artillería pesada: Watchmen, Sandman, la Cosa del Pantano, Born Again, Dark Night y Ronin. NADIE lee eso y sigue pensando que los cómics son para niños.

En definitiva, está en nuestras manos que el mundo del cómic se salve o no (ya sé que parece algo sacado de un slogan de Greenpeace, pero qué se le va a hacer). Si esperamos a que las editoriales se ocupen de todo, hay una alta posibilidad de que el tebeo desaparezca. ¿Queremos correr ese riesgo?
0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation