Menú
EL MUNDO DEL CóMIC

Predicador: humor sangrante

En la línea Vértigo de DC Cómics se publican materiales “para adultos”, tebeos que por sus contenidos (violencia, tacos, sexo) no tendrían cabida en colecciones más convencionales. Vértigo es también la única línea de DC que se publica en España desde que la editorial Vid adquirió los derechos de DC en España y Latinoamérica. Además, Vid es la línea que alberga uno de los mayores éxitos de DC de todos los tiempos: “Predicador”.

0
“Predicador” nació de las febriles imaginaciones de Garth Ennis y Steve Dillon, dos autores que ahora gozan de un enorme prestigio gracias a la ya mencionada colección. Su argumento no podría ser más complicado, conflictivo e interesante: el reverendo Jesse Custer es poseído contra su voluntad por una entidad llamada Génesis, nacida del amor entre un ángel y una diablesa, y se embarca en una búsqueda de Dios. Pero no por motivos espirituales, no: el reverendo (que debe de ser la persona más malhablada y pecadora que jamás se metió a cura) quiere hacerle pagar por lo que él considera una falta gravísima: haber abandonado el cielo. Esto es, Dios dejó el cielo tras nacer Génesis, dejándolo todo en manos de sus ángeles guerreros: los Seraphi (que en la edición española, incomprensiblemente, no se llaman Serafines). Así, Jesse Custer, su amigo vampiro (sí, sí, como los de Bram Stoker) Cassidy y su antigua novia, Tulip, comienzan un viaje que les llevará a enfrentarse a toda una serie de enemigos mortales, entre los que destaca una todopoderosa organización que se mueve entre las sombras: El Grialz.

Desde sus primeros números, “Predicador” sorprendió a todo el mundo por su habilísima mezcla de violencia, criticismo, humor negro y dramatismo. Aunque suene a tópico, hay que decirlo porque es cierto: Predicador es único. Es un tipo de cómic que nunca se había visto antes, ya que nunca ninguna serie ha mezclado tantos elementos con resultados tan brillantes.

El principal responsable de todo esto es su guionista, Garth Ennis. Dramático, inteligente, siempre tronchante, su tratamiento de los personajes es de los más perfectos, y a la vez más realistas, que se han visto en mucho tiempo. En vez de caracterizar a los protagonistas mediante monólogos interminables, de los que otros comics están plagados, utiliza los diálogos que sostienen los personajes entre ellos para darnos una idea de su carácter y, al mismo tiempo, hacer avanzar la acción. Las situaciones en las que coloca a Custer y compañía serían imposibles de creer en cualquier otra colección, pero el señor Ennis las convierte en situaciones creíbles, consiguiendo así que el lector se identifique más aún con la serie. Ennis arremete contra todas las figuras del universo cristiano (ángeles, curas, creyentes...) y encima consigue que el lector disfrute con ello. Sin duda es uno de los mejores guionistas del momento.

A pesar de su menor protagonismo en la colección, es necesario alabar el dibujo de Steve Dillon. Artista de talento donde los haya, su estilo realista (¡quién me hubiera dicho que alguna vez vería ángeles feos, calvos y gordos!) humaniza a los personajes e ilustra perfectamente los guiones de Ennis. Mención especial merecen las fantásticas portadas de Glenn Fabry.

En definitiva, Predicador es una serie fantástica, una de las mejores de los últimos tiempos, que trae un soplo de aire fresco al mundillo del cómic. Sus personajes son capaces de hacernos reír a carcajadas o llorar a moco tendido (qué decir de aquella escena en el nº 4, cuando el Sheriff Root se suicida delante de su hijo... impresionante). Una lectura imprescindible, más aún ahora que se están publicando los últimos números. Eso sí: menores, creyentes convencionales y gente sensible en general, absténganse.
0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation