Menú
MéXICO

Preguntas sobre desarrollo económico

Fairfax, Virginia. Para poder resolver los problemas hay que formular las preguntas correctas. Pero durante su reciente visita a Estados Unidos, el presidente electo de México, Vicente Fox, hizo las preguntas equivocadas: “¿cómo podemos reducir la brecha en los ingresos de ambos lados de la frontera? Y ¿cómo podemos hacer un fondo para el desarrollo?

Jacob G. Hornberger
0
Las preguntas que Fox más bien debiera estar haciendo son: ¿Cuáles son las causas de la pobreza? ¿Cuáles son las causas de la riqueza? ¿Por qué los mexicanos siempre han tenido un nivel de vida más bajo que los americanos?

Yo nací y crecí en Laredo, situado sobre el Río Grande, al sur de Texas. Inmediatamente del otro lado del río está Nuevo Laredo, México. Ambas ciudades conforman una gran área metropolitana, separada por el río.

Cuando de niño visitaba a Nuevo Laredo me impresionaba la pobreza del lado mexicano y no entendía cómo podía existir tal disparidad de ingresos. ¿Serían las diferencias culturales? Quizás, pero Texas fue parte de México y aún hoy en día los habitantes de las dos ciudades comparten la misma cultura y la misma historia. ¿Serían entonces los recursos naturales? Quizás, pero todo el mundo sabe que México goza de inmensas reservas petroleras. ¿Puede la educación explicar las disparidades? Quizás, pero en México también hay educación pública gratuita para todos los niños.

Las verdaderas razones de la riqueza y pobreza de las naciones no resultan cómodas para Fox ni para los demás políticos y burócratas latinoamericanos, por lo cual prefieren no discutirlas. La verdadera causa de la pobreza de los mexicanos es el gobierno de México; más específicamente, el sistema económico que el país ha sufrido por muchas décadas.

El sistema económico mexicano es una combinación de mercantilismo, socialismo y fascismo, todo revuelto en un paquete que le ha permitido a los funcionarios mexicanos saquear a sus conciudadanos con impuestos, cobros por licencias, permisos, multas por incumplimiento de regulaciones, además de las tradicionales “mordidas”.

En México, el estado está presente en todas partes y le impone controles e impuestos a todo lo que se mueve y lo que no se mueve. Y todo eso se justifica con el cuento de la protección ciudadana desde la cuna hasta la tumba. Los cientos de organismos reguladores se justifican en nombre de combatir la pobreza y “ayudar” a la gente.

El secreto para aumentar el nivel de vida y crear riqueza está en la creación y acumulación de capital, el cuál sólo proviene del ahorro privado y que hace más productiva a la gente. Mientras más bajos son los impuestos, más puede la gente ahorrar.

Por lo tanto, la solución para crear una sociedad rica es contraindicante: prohíbanle a los gobiernos “ayudar” a la gente con asistencia pública, asistencia médica, regulaciones, etc. y eliminen los impuestos recabados para financiar todos esos programas.

Entonces, ¿por qué en Estados Unidos tenemos un nivel de vida tanto más alto, cuando nosotros mismos tenemos Seguridad Social, asistencia pública, educación pública, burocracia, etc.? La respuesta es muy sencilla: tenemos menos de ello que México. Las sociedades que tienen menos impuestos y menos intervención gubernamental en la economía son las que tienen niveles de vida más altos. Por ello es que el nivel de vida en Berlín occidental era tanto más alto que en Berlín oriental y por eso el nivel de vida en Hong Kong -una roca sin recursos naturales- es tanto más alto que el de Cuba.

Claro que los políticos y burócratas mexicanos saldrán perdiendo si se desmonta el sistema mercantilista-socialista-fascista. Y por ello no debemos esperar que sean los políticos y los burócratas quienes formulen las preguntas correctas. Pero ya es tiempo que el pueblo mexicano sí las haga.

© AIPE
www.aipenet.com

Jacob G. Hornberger es fundador y presidente de The Future of Freedom Foundation.
0
comentarios

Servicios