Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
BASURA SELECTA

Qué bien, hoy navego con Isabel

Quienes aseguran que los procelosos océanos de Internet están contaminados por turbias mareas de pornografía y violencia, deberían navegar alguna vez por las cristalinas y plácidas aguas de la página personal de Isabel Preysler, para darse cuenta de que la vida en la red también puede ser de color de rosa.

0
A nadie puede extrañar que Isabel, siempre tan atenta a la moda y a las nuevas tendencias, se haya decidido a crear una web alicatada a su medida y de cálido diseño. El suntuoso concepto estético de isabelpreysler.com no deja de recordar, sin embargo, a los catálogos de la empresa de azulejos para la que presta su imagen y sus buenas maneras en campañas publicitarias y recepciones principescas.

El internauta que acceda a su maravilloso mundo virtual por la puerta principal se encontrará con una espléndida fotografía de Isabel en pose "soy una mujer moderna, soy una mujer de hoy" y con una calurosa carta de bienvenida, escrita por la propia anfitriona o al menos redactada en primera persona. Aunque pueda ser el trabajo no confesado de un chino (el negro ya es propiedad de Ana Rosa), la prosa epistolar de Isabel resulta tan espontánea, dulce y sencilla como la sonrisa de su fotografía.

Asesorada seguramente por un equipo de especialistas en decoración de interiores virtuales, Isabel ha conseguido crear un clima familiar y acogedor en su pagina personal. Con tanta calidez de hogar, el visitante se siente como Pedro por su casa y de este modo no tiene ningún inconveniente en cotillear en el entrañable álbum familiar de la Preysler y pasar revista a sus sucesivas variantes matrimoniales: la juvenil señora Iglesias de los setenta, la aristocrática marquesa de Griñón de los ochenta y la elegante señora Boyer de los últimos años. El álbum también cuenta con fotos familiares de su mocedad filipina en la que aparecen padres, madres, abuelas y abuelos, todos ellos muy distinguidos y con hemoglobina española en sus venas, según certifica la propia Isabel en los pies de fotos. Con tanto antepasado de origen vasco, riojano y asturiano, es muy extraño que la reina del azulejo haya heredado esos ojos rasgados de algún remoto bisabuelo tagalo, pero ya se sabe que las leyes de Mendel son tan imprevisibles como puñeteras.

Una de las secciones más interesantes de la web está dedicada a los cinco hijos que Isabel ha tenido con sus tres maridos. Da gusto verlos a todos tan guapos y sonrientes en la cuna o en el colegio, con la niñera o con Michael Jackson, con el perrito Hey o con el león Claudio (un cachorrillo que tuvieron como mascota hasta que creció y empezó a dar zarpazos a la tapicería). Se trata, sin duda, de una familia feliz y bien avenida, a juzgar por los tiernos comentarios de la orgullosa madre.

Como Isabel crea estilo y transpira "glamour", no podían faltar las secciones de moda, belleza, casa y cocina. Aunque sean una extraña combinación de revista femenina y catálogo de novedades de grandes almacenes, estas páginas se han concebido casi como un servicio público, pues Isabel ha sido siempre un espejo en el que se reflejan miles de personas. El único problema de sus trucos de belleza, recetas culinarias o consejos de estilismo y decoración es que son demasiado sofisticados y tan sólo pueden ser útiles para quienes dispongan de una nómina de consejero delegado de una entidad bancaria o presidente de una multinacional. Qué más da. Al fin y al cabo, no cuesta nada soñar con darse un reconfortante baño con sales del Mar Muerto de Ahava (siempre a 37 grados centígrados) y luego preparar unas brochetas de pollo marinado con salsa Teriyaki.

En unas páginas tan elegantes es lógico no encontrar anuncios de ferreterías, cristalerías talleres mecánicos o servicios 24 horas de fontanería y reparaciones varias. Todos los anunciantes que apoyan la labor de Isabel por el ciberespacio son de pedigrí certificado: una famosa peletera de Madrid, un joyero de ringorrango, una multinacional de la cosmética y, por supuesto, la empresa que durante tantos años le ha decorado sus cuartos de baño. No podía ser de otro modo, tratándose de una dama con tanta distinción y buenas amistades.
0
comentarios

Servicios