Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
LOS LIBROS DEL DíA

Recomendados en Libertad Digital

Esta semana, las recomendaciones literarias de Libertada Digital nos invitan a recorrer la Alemania nazi desde la mirada de un historiador español que se adentra en los años negros de la Historia. Además, y pensando en los más pequeños, una recopmendación para que este veranoq ue se avecina sirva de recordatorio de lo aprendido durante el curso.

Varios autores
0
LUNES: LA TRAMA CHINAL por Julia Escobar

Robert Van Gulik (1910-1967) es un diplomático holandés y un reconocido sinólogo, especializado en el estudio de la literatura y la filosofía chinas, a las que consagró varias obras “serias”, entre las que se cuenta su magnífico libro La vida sexual en la antigua china, publicado recientemente en la editorial Siruela, un riguroso análisis de la civilización china en todos sus aspectos.

No menos conocida es su otra faceta, más placentera, de autor de novelas de misterio protagonizadas por el Juez Di, un magistrado que vivió en los años 630-700 de nuestra era y cuya existencia está atestiguada en numerosos documentos del siglo XVIII estudiados por Van Gulik durante sus investigaciones. Esta novela (pues a pesar del título constituye una narración unitaria) es la primera de la serie que ahora se dispone a traducir al español la editorial Edhasa, con dibujos originales del autor.

Van Gulik se dedicó a la reconstrucción novelada de ciertos hechos misteriosos cuya resolución llevó efectivamente a cabo el citado juez, a quien convirtió en uno de los personajes detectivescos más apasionantes de la literatura policíaca. No sólo la trama es envolvente y la solución sorpresiva, como no puede ser menos tratándose de un maestro del género, sino que además, existe el valor añadido del rigor histórico de lo que se nos describe con tanta donosura y eficacia.

En efecto, la catadura física y moral de los personajes, sus costumbres sexuales, el papel de la mujer, el enfrentamiento entre confucianismo y budismo (o entre filosofía y religión), la creencia en lo sobrenatural y, sobre todo, la compleja estructura burocrática del imperio chino, en la que los magistrados tienen poderes prácticamente omnímodos, están tratados con una verosimilitud que sólo se explica por la solvencia del autor. Para que no nos quede la menor duda, Van Gulik incluye un epílogo que nos sitúa en el marco histórico y social en el que se desarrolla la trepidante acción.

Así como varias generaciones de estudiantes de filología clásica han podido completar y fijar en su memoria los datos más importantes de la historia de la Grecia antigua gracias a las novelas de Mary Renault, así, de la mano de Robert van Gulik y su avispadísimo juez-detective, podemos, con toda confianza, penetrar en esa sociedad china que destaca por su sofisticación y su refinamiento en una época en la que Europa estaba sumida en las famosas tinieblas de la Alta Edad Media.

Robert Van Gulik, Tres cuentos chinos, traducción de David León Gómez, Edhasa, Barcelona, 2001.

MARTES: DIALOGAR CON EL OTRO por E.B. Cohén

La búsqueda de interlocutor es el sugerente título de uno de los pequeños ensayos que recoge esta nueva edición del libro de la escritora Carmen Martín Gaite. Son ensayos que establecen un diálogo con el otro de manera directa y sencilla para crear un lugar de encuentro enriquecido con el sonido de las charlas bulliciosas y fructíferas donde, a veces, se descubre y comprende intuitivamente como sucede siempre en el arte.

Hay tres temas generales: la mujer y su mundo, la literatura y sus interlocutores y una galería de personajes sobre los que la autora conversa. Encontramos artículos de los años sesenta a los noventa que no han perdido vigencia ni actualidad. Nos resulta aún cercana la aproximación que hace acerca de las mujeres de los años sesenta, como en De madame Bovary a Marilyn Monroe, Las mujeres liberadas, La influencia de la publicidad en las mujeres y descubrimos una mujer que aún nos resulta cercana, tal vez sólo añadir algo de cirugía a su fascinación por la imagen (Levinas señala a la mujer como alguien que se maquilla el rostro) y descubrimos cómo la mujer tanto ayer como hoy, en definitiva, sólo desea ser mirada para existir. Mientras para el hombre, dice Virginia Wolf en La torre inclinada (un ensayo que comparte con el de Martín Gaite su agilidad de expresión y la riqueza del mundo evocado), prevalece el deseo de ser admirado y utiliza a la mujer como espejo que le devuelva su propia imagen engrandecida, la mujer solo desea existir en el otro para ser. Como le sucede a Emma Bovary, a muchas mujeres la mirada del hombre las crea. Ese ha sido el drama, por eso la verdadera libertad de la mujer trae el escapar de esa mirada.

De todos estos quiero resaltar el titulado En el centenario de don Melchor Macanaz, que se lee con la necesidad y el interés de un relato donde hay evocación y recursos de la ficción. También, por otros motivos, quiero señalar el dedicado a Juan Benet cuando no era famoso (recuerda al autor de El Principito, que dedica el libro a un amigo cuando era niño). "Me limito a señalar que se escribe y siempre se ha escrito desde una experimentada incomunicación y al encuentro de un oyente utópico" dice la autora en el texto que da nombre al libro; quizá es esa búsqueda la que nos lleva no solo a la escritura sino también a ser y elegir convertirnos en interlocutores en búsqueda de ese autor ideal. Al final del libro hay un análisis de los distintos libros propios desde esa búsqueda del deseo de escuchar del otro. Pero sobre todo quiero resaltar el yo desde que nos dirige su palabra la escritora Martín Gaite, un espacio que mantiene toda su frescura y claridad invitándonos a la conversación.

Carmen Martín Gaite, La búsqueda de interlocutor Anagrama,224 páginas.


MIÉRCOLES: UNA HISTORIA DEL NAZISMO por César Vidal

A pesar de su extraordinaria presencia en novelas y películas, las obras sólidas referidas al nazismo son escasas en el panorama editorial español. No sólo eso. En un porcentaje elevadísimo, los libros publicados sobre este tema se deben a autores extranjeros. Con la excepción de algunas obras notables sobre el Holocausto y de otras ya más discutibles acerca de la relación entre Franco y Hitler, verdaderamente muy poco es lo que hallamos en catálogo debido a historiadores nacionales. Precisamente por ello, la aparición del presente libro es una buena noticia que merece una calurosa bienvenida.

Obra extensa que abarca el desarrollo histórico del nazismo desde el período de entreguerras hasta el final de la segunda guerra mundial, en ella podemos encontrar aspectos que, generalmente, resultan muy poco tratados en otros libros como puede ser el caso de la legislación laboral y social, los mecanismos de represión más allá de la red de campos de concentración o la visión de la mujer y de las relaciones familiares derivada del nazismo. Es limitado el espacio que el autor dedica a la segunda guerra mundial pero en la estructura de la obra se adivina que semejante circunstancia deriva más de imperativos editoriales —esa injustificada manía por recortar la extensión de los libros aunque sean buenos y, al mismo tiempo, no impedir la publicación de los malos aunque sean breves— que de una resolución procedente del historiador.

La decisión ha sido en todo caso acertada porque no faltan algunos libros excelentes sobre el conflicto armado pero resulta más difícil dar con aquellos que cubran aspectos económicos, sociales y jurídicos. Nos hallamos en suma ante una sólida obra de síntesis que combina un buen conocimiento de las fuentes con unas notables dotes analíticas y descriptivas y una más que recomendable capacidad de elección en los aspectos tratados.

Ferrán Gallego, De Múnich a Auschwitz. Una historia del nazismo, 1919-1945, Barcelona, Plaza y Janés, 2001, 521 páginas.


JUEVES: APRENDER PUEDE SER DIVERTIDO por Sagrario Fernández-Prieto

Cuando se acercan las fechas veraniegas, las editoriales de libros infantiles y juveniles aumentan su oferta con libros destinados a que los niños recuerden de forma amena lo que han aprendido durante el curso escolar. Ya se sabe que estos libros tienen gran aceptación, pero no entre los niños sino entre los padres que perciben las vacaciones de verano como un espacio interminable de tiempo en el que temen que la memoria de sus vástagos se licue con las altas temperaturas. Pues bien, para que niños y niñas de siete a nueve años, aproximadamente, se diviertan a la vez que realizan una sanísima gimnasia mental la escritora y el ilustrador de este libro han creado una historia protagonizada por una pandilla que mientras juega como cualquier otro grupo de niños no para de resolver adivinanzas, crucigramas o palíndromos, descubre mensajes secretos, aprende recetas de cocina, lee cuentos cortos o poemas de autores conocidos, recuerdan el romance de “Las tres cautivas” o aprenden una “nueva” canción que les resulta muy divertida y que comienza así: “Ya se murió el burro de la tía Vinagre...”.

De esta manera el texto se convierte en una sucesión de divertidas actividades con un hilo conductor basado en las relaciones entre un grupo de amigos. El tándem de Mercedes Figuerola, experta pedagoga, y Juan Ramón Alonso, excelente ilustrador, ha dado a luz un libro que ocupará con toda dignidad un lugar en la mochila de nuestros hijos en cualquier época del año porque cuando los libros son, como dijo el clásico, para “aprender deleitando” no conocen estaciones.

Mercedes Figuerola y Juan Ramón Alonso, Jugar con palabras, Espasa, Madrid, 2001, 94 páginas.


VIERNES: RAZONES PARA NO ENCASILLAR EL SEXO por Amalia Gómez Sancha

En 1947, y a la edad de 21 años, el joven “aristócrata” americano Gore Vidal, perteneciente a una influyente dinastía política del partido demócrata (es primo de Al Gore) publicó su primera novela: La ciudad y el pilar de sal en la que trataba abiertamente la homosexualidad. La censura y el castigo de la crítica fueron tan grandes que Vidal abandonó completamente un tema que había sido consustancial a su vida desde los once años. Durante un tiempo se dedicó a la novela histórica y a los personajes exclusivamente heteros y sólo volvió a abordar la homosexualidad de forma a la vez sutil y feroz con la espléndida y satírica Myra Breckingridge.

Vidal pertenece a una generación que ya no temía la sífilis, que aún no conocía el sida, y que durante algunas décadas prodigiosas se sintió libre para explorar una sexualidad adánica. Pero practicar el sexo a escondidas en un país lleno de leyes que interfieren en la moral sexual de sus habitantes no es suficiente para este inquieto e independiente intelectual, residente en Italia y que siempre ha sido muy crítico con la sociedad americana. Gore Vidal quiere “hablar sexualmente”.

Sexualmente hablando recopila catorce ensayos y tres entrevistas fechados entre 1965 y 1998, en los que arremete contra una moral hipócrita y contra los usos encasilladores y poco exactos del lenguaje: no hay personas homosexuales, sino actos homosexuales y por lo tanto es mejor definir a quien acostumbra a realizar estos actos como homosexualista. Por otra parte, el movimiento gay (palabra que Vidal también rechaza) puede ser tan represor de la libertad sexual como las estructuras impuestas por el poder. Así se demostró con su gran amigo el dramaturgo Tennesse Williams, cuyos primeros años estuvieron amargados por los puritanos que rechazaban sus obras, y sus últimas piezas duramente acogidas por los gays, que le reprochaban que no incluyera en ellas personajes homosexuales. Con todo el sentido del mundo, Williams contestaba: “¿Por qué voy a limitar aún más mi ya reducido público? Sólo existe un bando, el humano, y lo demás es política”.

Con ataques directos, inteligentes e irónicos a algunos personajes homófobos de la cultura norteamericana de los últimos 40 años y con textos dedicados a desmontar la necesidad de la cultura patriarcal impuesta, los ensayos dedicados a repasar la obra y las contradicciones de algunos autores homosexualistas, como Somerset Maugham, Christopher Isherwood u Oscar Wilde (con el que es inusualmente duro), son lo más interesante del libro.

Gore Vidal es coherente con sus ideas en el transcurso de casi cuatro décadas; cada uno de sus artículos debió de suponer en su momento una llamada a la libertad y a la sensatez. Las ideas que expone son claras y certeras, pero tanta coherencia y buen sentido recopilados en un sólo libro (impecablemente escrito y de interesante lectura) hacen que éste sea un poco monótono. Igual que, según decía Stravinsky, Vivaldi no compuso 430 conciertos, sino el mismo concierto 430 veces, Gore Vidal no ha escrito 17 artículos, sino el mismo artículo 17 veces. Eso no está mal, alguien tiene que encargarse de que nunca olvidemos ciertas cosas.

Gore Vidal, Sexualmente hablando, Mondadori, Barcelona, 2001, 287 páginas.

Todos estos libros están disponibles en la Tienda de Libros de El Corte Inglés
0
comentarios

Servicios