Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
LOS LIBROS DEL DíA

Recomendados en Libertad Digital

Esta semana las recomendaciones literarias de Libertad Digital pasan por Rusia y un análisis de los cambios que han sacudido al país durante el siglo XX para terminar con una aproximación a los que irremediablemente sucederán durante el presente. Es también una invitación a conocer un mundo de violencia y muerte. El que protagonizan las mujeres, no como víctimas de los malos tratos sino como autoras de esos crímenes que han sacudido a la opinión pública en los últimos años.

Varios autores
0
LUNES: FICCIÓN Y REALIDAD por Julia Escobar

Javier Cercas nació en 1962 en Cáceres. Es periodista, novelista y ensayista. Ha publicado varios libros, entre ellos uno de cuentos y dos novelas. Soldados de Salamina es, por tanto, su cuarto libro de narrativa. Ya en los anteriores, en particular en El vientre de la ballena, Cercas había demostrado que pertenece a esa raza de escritores, de estilo sencillo y directo, que no se pierde en los vericuetos de la frase. Un estilo descriptivo, que va directamente al grano y que me recuerda gratamente al de Truman Capote.

El planteamiento del libro es completamente periodístico, a la vez que intensamente literario. Un joven periodista cultural, en busca de tema, descubre un buen día, gracias a una entrevista que tiene que realizar a Rafael Sánchez Ferlosio, que el padre de éste, el escritor Rafael Sánchez Mazas fue fusilado al final de la guerra civil, en un pueblo de Cataluña, más o menos en la misma época que, en Collouire, al otro lado de la frontera, moría Antonio Machado. Por supuesto, y afortunadamente, Sánchez Mazas no murió sino que consiguió salvarse en condiciones totalmente novelescas.

El protagonista decide investigar la identidad del miliciano que salvó la vida al escritor falangista y eso le obliga a iniciar un recorrido apasionante que le lleva hasta una residencia de ancianos de Dijon, no sin haber entrevistado previamente en Madrid a Andrés Trapiello, que fue uno de los que contribuyeron a “resucitar” literariamente a Rafael Sánchez Mazas, y en la Costa Brava al escritor chileno Roberto Bolaño. Esta afortunada mezcla de realidad y ficción, sabiamente dosificada, contribuye a crear un clima que sitúa al libro entre la mejor crónica periodística de investigación y la novela policíaca más intrigante.

Javier Cercas, Soldados de Salamina, Tusquets, Barcelona, 2001, 209 páginas.


MARTES: UN SEXO NO TAN DÉBIL por Lourdes Fernández



Francisco Pérez Abellán, periodista de investigación con notable experiencia en el terreno de los sucesos en prensa escrita, radio y televisión, ha recogido en este libro cincuenta historias reales de crímenes perpetrados por mujeres. Auténtica radiografía de la España negra, en sus páginas nos encontramos incluso con casos tan recientes como aquellos protagonizados por el abogado Emilio Rodríguez Menéndez o la famosa Tani. Sin embargo, en su conjunto, el libro es más, porque constituye un estudio detallado de cada asesinato marcado por la objetividad y en el que se busca, como un hilo conductor común, diseccionar los móviles que arrastraron a cada protagonista hasta el crimen.

Dividida en cinco partes —ambiciosas/codiciosas, enamoradas, aterrorizadas/acosadas, envenenadoras y extraviadas/enajenadas— la obra nos permite ver cómo en la mayoría de los casos el asesinato constituye una verdadera liberación para las mujeres que, en no pocas ocasiones, sólo buscan defenderse. Sin embargo, junto a esos cuadros también nos encontramos con auténticos monstruos de maldad a los que sólo mueve el interés o el dinero, porque se trata de asesinas que actúan con frialdad y premeditación. Cuando se analizan todas las historias, del conjunto emerge un perfil de la asesina media que correspondería a una mujer de unos treinta y cinco años, casada y con hijos. No deja de ser significativo que más de la mitad de los crímenes —el 57 por ciento— tuviera como víctimas a hombres frente a un 26 por ciento cometidos contra niños (principalmente, los propios hijos) y tan sólo un 15 por ciento contra otras mujeres. En la mayoría de los casos, las asesinas recurrieron a métodos violentos como cuchillos y hachas, a los que siguieron el veneno y, a bastante distancia, el estrangulamiento o el arma de fuego. No resultó extraño el arrepentimiento en las asesinas e incluso que en torno a un diez por ciento de ellas terminara optando por el suicidio.

Al final, la obra —donde nos acercamos a los motivos y desarrollos de diversos crímenes y quedamos estremecidos ante tragedias incomprensibles— nos muestra asimismo el potencial de iniciativa, el valor para la improvisación y la capacidad de organización de estas mujeres dejando de manifiesto que, aunque ellos matan más, ellas lo hacen mejor. Incluso se dibuja poco a poco una incómoda pregunta: ¿alguien dudará después de leer este libro de que la mayoría de los crímenes perpetrados por mujeres nunca llegarán a ser conocidos o probados?

Francisco Pérez Abellán, Ellas matan mejor, Madrid, Espasa-Calpe, 328 páginas.


MIÉRCOLES: EL SIGLO EN QUE RUSIA DESCARRILÓ por César Vidal



La historia de Rusia durante el siglo XX es la de una terrible dictadura empotrada entre dos fallidos intentos reformistas. El hecho de que esa dictadura fuera claramente expansionista y subvencionara y dirigiera a los partidos comunistas de los cinco continentes impidió, además, historiar con rigor lo que sucedía en su seno. Cualquier crítica —hasta las más fundadas— al régimen soviético era motejada de fascista y rechazada de plano, lo que cristalizó en uno de los grandes pecados de las izquierdas y de la supuesta progresía a lo largo del pasado siglo. De hecho, esa línea de acción fue rota por muy pocos antes de la caída del Muro de Berlín e incluso con posterioridad no han sido demasiados los que se han atrevido con un análisis imparcial de ese período histórico.

Precisamente por ello, la obra de Service es muy de agradecer, ya que combina el rigor con la documentación, el conocimiento de las fuentes y la facilidad de lectura. Profesor de Historia de Rusia y ciencias políticas en la universidad de Londres, Service realiza una notable descripción de la nación antes del estallido de la Primera guerra mundial para luego adentrarse en el estudio del conflicto que acabó desembocando en un proceso revolucionario aprovechado por los bolcheviques para llegar al poder. Aunque el estudio de las diferentes fases del gobierno comunista cubre, por razones lógicas, la mayor parte del contenido del texto, resultan de especial interés los capítulos dedicados al período posterior a la perestroika y a las reformas de Yeltsin, que ocupan en torno a las ochenta páginas.

Las conclusiones a las que llega Service al final de la obra admiten poca discusión. Tal y como señala, "los costes de la etapa de gobierno soviético fueron mucho mayores que las ventajas”. Aparte de la brutalización de la política, se intensificaron las enemistades nacionales, la alienación socio-política y la falta de respeto por la ley. El egoísmo y el temor se convirtieron en notas dominantes del comportamiento de la población, mientras que el sistema fracasaba incluso en cuestiones como la industrialización del país o su seguridad militar. Por si fuera poco, la planificación económica llevó a un despilfarro salvaje de los recursos y a un atenazamiento de la labor científica e intelectual. No resulta extraño que el coste medioambiental resultara inmenso y que no llegara al estado de catástrofe natural únicamente gracias a las magnitudes territoriales de la URSS.

El legado recibido por la Rusia postcomunista es, desde luego, nada envidiable. Con todo, algunos factores pueden resultar tan positivos como negativos. El cansancio político ha servido también para evitar el triunfo de extremistas o el desencadenamiento de una guerra civil. A eso se suma una notable riqueza de recursos humanos y económicos. Ciertamente, Rusia no dejó de cambiar durante el siglo XX y no tendría razón de ser que esos cambios quedaran paralizados en el XXI. Lo deseable es que sean para mejor.

Robert Service, Historia de Rusia en el siglo XX, Barcelona, Crítica, 590 páginas.


JUEVES: LOS MISMO TÓPICOS por Alberto Míguez



¿Otro libro sobre Pinochet, Allende, la Unidad Popular, Chile? Otro. ¿Mejor o peor que los anteriores? Semejante, ni peor ni mejor, parecido. Con los mismos tics: buenos y malos, maniqueísmo, sectarismo.

Para quienes vivimos aquellos años terribles en el país austral, este tipo de obras nos parecen pura ciencia-ficción; por mucho esfuerzo que hayan hecho los autores para investigar a fondo, rescatar documentos inéditos, entrevistar a los protagonistas o testigos todavía vivos.

Mónica González, periodista chilena, comprometida con la causa de la izquierda extrema, exiliada en Francia durante unos años y autora de otros libros de semejante intención que el presente, quiso establecer con éste la arqueología del golpe militar del 11 de septiembre de 1973 que concluyó con el suicidio del presidente Salvador Allende en el Palacio de la Moneda.

Trata la autora de reconstruir la conspiración de los militares desde la llegada al poder de la Unidad Popular hasta el golpe de Estado. Hay un interesante trabajo documental, bastantes entrevistas con algunos de los conspiradores, algún hallazgo más o menos nuevo. Pero el lector, sobre todo si es europeo, se queda en ayunas sobre las razones de por qué se produjo el golpe, las causas políticas, sociales y culturales que lo potenciaron. O, peor, para explicarlo recurre a las viejas tesis de que Allende fue apenas una víctima del imperialismo norteamericano, la oligarquía criolla, la derecha fascista, etcétera. Los militares golpistas aparecen apenas como los instrumentos de esas fuerzas oscuras.

Quien vivió aquello sabe que la hipótesis es disparatada aunque, eso sí, se haya convertido en una “verdad histórica incontrovertible” a fuerza de ser repetida por ignorantes, oportunistas y sectarios.

Que Pinochet, como Franco en España, se unió al golpe militar cuando éste estaba en marcha y era ya imparable es una evidencia que todo el mundo conocía, incluidos sus colegas castrenses. Que posteriormente fue eliminando a sus compañeros de armas para hacerse con el poder supremo y único, nadie lo pone en duda. Que individuos como Manuel Contreras (fundador y director de la policía política pinochetista, la DINA) fueron claves en este encumbramiento del dictador, no constituye descubrimiento alguno. Todo eso era sabido de sobra, hay cientos de libros donde se explica mejor. Pero, ¿valía la pena escribir un volumen de más de quinientas páginas para descubrir tópicos y repetir verdades a medias? La obra se lee mal, es aburrida, reiterativa, dogmática. Una pérdida de tiempo y de dinero, en suma. Tal vez, también, una ocasión perdida. Una más.

Mónica González, Chile. La Conjura. Los mil y un días del golpe, Ediciones B, Barcelona, 2000, 507 páginas.


VIERNES: ESTIRPE DE HÉROES por Sagrario Fernández-Prieto



Algunos nombres tienen la fortuna de convertirse en sinónimos de aventuras legendarias, Ivanhoe es uno de ellos. Su evocación arrastra tras de sí un mundo en el que los caballeros eran nobles, valientes y generosos, las damas eran hermosas y astutas y los malvados sólo merecían el apelativo de villanos. Sir Walter Scott (1771-1832) se trasladó desde el siglo XIX hasta el XII en busca de una etapa privilegiada de la Edad Media en la que los protagonistas reales de la Historia eran personajes de la talla de Ricardo Corazón de León, Juan Sin Miedo o Robin Hood. Para codearse con ellos y destacar entre sajones, normandos, bandoleros y caballeros templarios era necesario crear un héroe adornado con todas las virtudes que la época requería y así nació el caballero Wilfred de Ivanhoe.

Con el relato de sus hazañas, surgía en Europa la novela histórica que gozó de numerosos seguidores, un tipo de novela que se servía de períodos del pasado y los utilizaba como telón de fondo apropiado para situar apasionantes aventuras aunque la realidad histórica quedara a veces deformada por las costumbres de la época en la que escribía el autor. Scott no podía permitir, por ejemplo, que una mujer judía ganase el corazón del protagonista, de modo que Rebeca, que posee una entidad inusual en las protagonistas femeninas, debe conformarse con simbolizar el sacrificio, la inteligencia y la hermosura, pero su religión la condenará al exilio y a ser sólo un recuerdo en el corazón de Ivanhoe que se casará, como es debido, con la dulce lady Rowena.

Pero esto es sólo la aventura sentimental en un relato dominado por la intensidad de la acción, de las pasiones. Un relato en el que los personajes secundarios están dibujados con tanta habilidad que parece que en cualquier momento se alzarán con el protagonismo.

Si aún no se posee este clásico indispensable, esta edición con un excelente apéndice de Rosa Colomer es una buena ocasión para adquirirlo y sumergirse en las aventuras de aquel que “Dejó un nombre ante el cual el mundo se tornaba pálido,/ para inculcar una moraleja, o para adornar un relato”. Tras su lectura se comprende por qué al decir Ivanhoe se oye de fondo el sonido de las trompetas.

Walter Scott, Ivanhoe, Edebé, Barcelona, 2000, 498 páginas.


Todos estos libros están disponibles en la Tienda de Libros de El Corte Inglés
0
comentarios

Servicios

  • Inversión
  • Seminario web
  • Podimo
  • Tienda LD