Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
CRóNICA DE LA BUENA SOCIEDAD

Toros, literatura y moda: ¡Qué más se puede pedir!

Como recordarán la semana pasada, les comentaba que tenía una cena con motivo de los premios taurinos de Biarritz. Hoy se lo cuento. La noche fue espléndida ya que se hizo en la terraza del Hotel Villamagna de Madrid. En la puerta recibiendo a los invitados Richard Barbis, director del Casino de Biarritz; Didier Borotra, senador alcalde de la misma ciudad francesa, y haciendo las presentaciones, mi amiga Isabel Silva-Ramos.

0
Nada más entrar con mi amiga María B. Armada, novia del crítico taurino, Vicente Zabala de la Serna, que acudió a última hora, saludé al general Michel Keisser, presidente ejecutivo del Hotel du Palais. Hacía tiempo que no veía a la ganadera Mª Lourdes Martín de Pérez-Tabernero que compartía mesa con la marquesa de la Vega de Anzo, el maestro Manolo Vázquez, su hijo, que se llama como él, y su madre, una señora entrañable y con una pinta magnífica, todos la llaman cariñosamente “Remedín”.

Me presentaron a David Sohet, alma de los premios taurinos Biarritz-Bayona. Javier Aresti, directivo de la plaza de toros de Vistalegre de Bilbao; Rafael Campos de España, decano de los periodistas taurinos; la magnífica diseñadora de pieles Nelsy Chelala, que nos reímos muchísimo; Juan Carlos Zurita, marido de Isabel, gran aficionado a la fiesta, al igual que Santi Nárdiz y Alfonso Maíz, abonados los dos del palco 8 de las Ventas. Beatriz Tornos, como es normal en ella hablando de la Familia Real y de los tiempos de Estoril; Carlos Puell de la Villa abonado a Biarritz y Josemi Rodríguez-Sieiro, traje de raya diplomático y una pajarita que “daba gloria verle”. Un lujo de fiesta. Ahora sólo queda esperar al fallo de los Premios que será en la mencionada localidad francesa en el mes de septiembre. Se lo contaré todo.

Total y absoluto poder de convocatoria en la presentación del libro “Érase una vez...”. Los cuentos infantiles comentados por Ana Botella. Con una puntualidad como hay pocas, la Sra. presidenta a las 13.00 hizo su entrada en el Salón de Actos de la Casa de América en Madrid. Traje rojo de tirantes que le sentaba muy bien ya que está bronceada. La presentación corrió a cargo de Emilio Aragón. Lo primero que hizo la Sra. Botella fue darle las gracias por haber sacado tiempo para acompañarle en este acto. Él tuvo unas palabras muy cariñosas, tanto para ella como para los niños. En primera fila don José María Aznar, no en calidad de presidente sino de marido. Una postura muy inteligente y respetuosa, eso es lo que me comentó cuando le saludé. Charlé también con Gemma Ruiz-Cuadrado de Álvarez-Cascos; a la Sra. De Trillo; a la presidenta del Senado doña Esperanza Aguirre, que muy cariñosa me dio dos besos. Yo le besé la mano (como está mandao). Periodistas y amigas, Pilar Cernuda, Nieves Herrero, Pedro Piqueras; la guapísima Paloma Lago que no quiso decirnos nada de su novio Felipe, el nadador de 23 años. Pero la que me hizo muchísima ilusión fue ver a Marian Suárez. Tengo una cierta amistad con ella desde hace muchos años, recuerdo con gran cariño un viaje a Miami. La hija del que fuera presidente del Gobierno iba de luto riguroso, muy entera, muy recuperada de su enfermedad ¡afortunadamente! Tuvo unas palabras preciosas para su madre. Y así la definió: “Una mujer en la sombra extraordinaria”. Está empezando su segundo libro y de Adolfo Suárez me dijo que estaba bien dentro de lo que cabe. “Que a su madre no la reza”, “Tengo la certeza de que está ahí arriba”, “Hablo con ella en todo momento, le digo cosas”. De los dos últimos años terribles, mejor ni hablar. Y nos despedimos con un fuerte beso. Una señora estupenda.

Hay quienes dicen que fue ayer y ya lleva en el mundo de la moda 25 años. Me refiero a Antonio Miró. Para celebrarlo nada mejor que reuniendo a un grupo de gente con una cena. Nuestra ministra de cultura, Pilar del Castillo acudió al igual que compañeros de profesión como Modesto Lomba; Antonio Alvarado; Elisa Bracci, que continúa a caballo entre París y Madrid, “es posible que vuelva a hacer ropa de hombre” me comentó. Igor Yebra uno de nuestros bailarines más internacionales acaba de venir de gira por China, Pekín, Japón, Tokio, Sydney, Moscú y no sé cuántas ciudades más. Imposible acordarse. Lo mejor de todo fue que mientras él bailaba, la orquesta la dirigía el maestro Rostropowitz, ¡eso sí que es lujo y poderío y lo demás son cuentos! Enhorabuena.
0
comentarios

Servicios