Menú

Los Recortes de la Moncloa

Tiene su gracia que un sistema de pensiones sólo sea sostenible si de cuando en cuando le metemos un tijeretazo, y de paso aumentamos la cantidad de años que hay que estar cotizando. Y ya nos adelantan que no será el último recorte.

0

No es la primera vez que Zapatero trata de emular los famosos Pactos de la Moncloa. Hace poco, escasos meses nada más, el Gobierno ya trató de fingir un gran acuerdo de Estado al que llamaron "los Pactos de Zurbano". Puede parecer que hace una eternidad de aquello, pues en esta inacabable legislatura hemos perdido la noción del tiempo y las medidas económicas se evaporan en cuestión de horas. Por aquel entonces, a finales de marzo de 2010, fue Pepiño el que se disfrazó de estadista y prometió encerrarse en el Ministerio de Fomento con representantes de las fuerzas políticas y sindicales hasta que hubiera acuerdo. La lista de medidas que salió del Palacio de Zurbano fue otro fiasco más que, al igual que la Ley de Economía Sostenible, quedó sepultado semanas más tarde bajo los escombros del tijeretazo.

Al Gobierno le preocupa el devenir de la economía, vale, pero todavía más que los ciudadanos se olviden de sus gestos dignos de grandes hombres de Estado. Por eso, no contentos con los intrascendentes Pactos de Zurbano, ahora tratan de vendernos una versión mejorada de los genuinos Pactos de la Moncloa. En la víspera de la visita a España de la canciller alemana Angela Merkel, el Gobierno, los sindicatos y la patronal –ni rastro de los demás partidos– se fotografían dándose la mano para salir en primera plana. A primera vista nadie conoce el contenido de dicho acuerdo. Nadie pregunta tampoco. Pero escarbando minuciosamente por las páginas de los diarios españoles, resulta que lo pactado era el recorte de nuestras maltrechas pensiones.

El Gobierno, los sindicatos y la patronal, tres instituciones cuyo apoyo popular sigue cayendo en picado, han acordado en nombre de todos una gran reforma de nuestro sistema público de pensiones para hacerlo sostenible. Tiene su gracia que un sistema de pensiones sólo sea sostenible si de cuando en cuando le metemos un tijeretazo, y de paso aumentamos la cantidad de años que hay que estar cotizando. Y ya nos adelantan que no será el último recorte. Menos mal que la cosa es sostenible. Un sistema así, que en el sector privado se denominaría esquema Ponzi –o de Madoff– y estaría penado con algunas décadas de prisión, es tal vez el ejemplo paradigmático de sistema insostenible. Es una suerte que este tijeretazo universal a las pensiones se firme en un gran pacto de Estado que pronto pasará a ser mítico: los Recortes de la Moncloa. Zapatero ya tiene otro motivo para pasar a la Historia.

Ignacio Moncada es ingeniero industrial por ICAI y trabaja como analista financiero de inversiones en Nueva York.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios