Menú
Irwin M. Stelzer

Futuro petrolero

El petróleo por encima de 60 dólares el barril ha hecho que Chevron intensificara su búsqueda en el golfo de México, descubriendo nuevos depósitos que se estiman pueden aumentar un 50% en las reservas petroleras de Estados Unidos.

Los políticos en Washington están convencidos que el precio de la gasolina influirá en quién logrará controlar la Cámara de Representantes después de las elecciones de noviembre. Una pequeña mejoría en las encuestas es vista por los republicanos como reflejo de la reciente caída del precio de la gasolina.

Los ejecutivos petroleros mantienen que la rebaja de 15 dólares del precio del barril de petróleo demuestra que el mercado funciona. Del lado de la demanda, los concesionarios tienen miles de vehículos deportivos utilitarios (SUVs) y pick-ups sin vender porque los consumidores no quieren vehículos que gastan mucha gasolina. Del lado de la oferta, el petróleo por encima de 60 dólares el barril ha hecho que Chevron intensificara su búsqueda en el golfo de México, descubriendo nuevos depósitos que se estiman pueden añadir 15.000 millones de barriles, o sea un aumento de 50% en las reservas petroleras de Estados Unidos.

Hasta los ex miembros de la KGB saben la diferencia entre petróleo a 20 dólares y a 60 dólares el barril: Putin acaba de anunciar que Rusia invertirá 100.000 millones de dólares en los próximos 10 años para mejorar su capacidad de exportar petróleo.

Pero la rebaja de la demanda y aumentos en la oferta no nos aseguran necesariamente el regreso del petróleo barato:

  • En Estados Unidos, los ecologistas siguen bloqueando la utilización de las reservas en Alaska.
  • La producción venezolana seguirá cayendo debido a la politización de PDVSA y la ineficiencia de sus nuevos gerentes, escogidos por Hugo Chávez para reemplazar a los técnicos experimentados que despidió.
  • México sigue impidiendo que fluya capital de inversión de Estados Unidos para poder revertir la continua caída de la productividad de sus campos petroleros.
  • Terroristas en Irak siguen destruyendo oleoductos y demás instalaciones petroleras, impidiendo que el país recupere su producción y exportación.
  • El gobierno de Irán amenaza con suspender su producción petrolera e impedir el transporte en una zona marítima utilizada por multitud de barcos tanqueros si se interfiere con sus planes nucleares.
  • Las inversiones y las tecnologías occidentales no son bienvenidas en gran parte del Medio Oriente, donde se encuentra la mayoría de las fuentes de petróleo por descubrir.

Solamente Canadá promete ofrecer nuevas e inmensas cantidades de petróleo, si el precio sigue suficientemente alto y permite la explotación de sus inmensos depósitos de arenas bituminosas.

Estamos, entonces, frente al mercado visualizado por Adam Smith: racional y con la participación de conocedores de las condiciones dominantes, cuya interacción fija el precio según la oferta y la demanda.

Pero es poco probable que desaparezca en un futuro cercano la prima adicional incluida en el precio del petróleo por los riesgos existentes. Seguirá así el flujo de riqueza de los países consumidores a los países productores, enriqueciendo a los miembros del cartel de la OPEP, fundamentalistas sauditas y a otros indeseables como Chávez.
© AIPE
 
Irwin M. Stelzer es Director de Estudios de Política Económica en el Hudson Institute

En Libre Mercado