Menú

EDITORIAL Un gran éxito español contra el terrorismo

0
Los representantes del PP y del PSOE en el Parlamento Europeo han conseguido un gran éxito en la oscura, larga y dura batalla por colocar fuera de la ley a toda la organización terrorista etarra, de la que los pistoleros son sólo la última expresión. Detrás y antes del tiro en la nuca hay todo un aparato financiero, propagandístico, de chantaje económico e incluso otra clase de terrorismo, la llamada “kale borroka”, que sirve como entrenamiento a los matarifes futuros y amedrenta eficazmente a los ciudadanos, evitando el riesgo de que el terrorista sea detenido y pase veinte años en la cárcel. De momento, porque finalmente todos acaban cayendo, sin excepción.

Dado que hay muchas organizaciones cuya razón de existir es el apoyo a ETA o en las que ETA se apoya para mantener su eficacia criminal, corresponde a las instituciones democráticas europeas, empezando por las españolas, perseguirlas a todas, sin excepción. A ellas toca ponerlas fuera de la Ley y utilizar esa Ley para neutralizarlas y destruirlas. La línea desarrollada en la Audiencia Nacional por Garzón va en ese sentido, que es el único en que puede ir razonablemente , si es que se busca una eficacia real y no sólo el tradicional escaparatismo legalista para hacer como que se lucha contra el terrorismo. Si además de Garzón –y de la tarea esencial y admirable de los fiscales-. podemos hablar pronto de media docena de jueces más que actúan en su línea, mejor.

Pero la clave para desbloquear la situación jurídica y judicial que impide o dificulta seriamente una lucha sin cuartel contra el terrorismo está en la clase política. Son los dos grandes partidos nacionales los que, en España, en Europa y en el resto del mundo, singularmente Iberoamérica, deben encabezar sin complejo alguno la movilización institucional y deben promover o producir producir las modificaciones y reformas legales que permitan al régimen democrático español estar a la altura del reto que supone el terrorismo separatista para España; también a la altura de las grandes posibilidades que después del 11 de Septiembre se han abierto en todo el mundo para luchar contra todas las organizaciones, variedades y formas de terrorismo.

En ese sentido, hay que elogiar calurosamente la tarea de los representantes europeos populares y socialistas consiguiendo que el Parlamento Europeo adoptase una fórmula que permite comenzar el aislamiento legal de las organizaciones de apoyo al terrorismo y que evita también el boicot que izquierdistas pro-totalitarios o “liberales” anglosajones como Watson, quintaesencia de la progresía tontaina, intentan contra estas medidas. El aplauso a PP y PSOE no puede ser más merecido. Estamos sólo en el comienzo, pero esto marcha.


En Opinión