Menú
Javier Somalo

#IglesiasSacrifícateTú

No nos extrañe que, siendo vicepresidente del Gobierno de España, Iglesias quiera decretar sus ideas.

Javier Somalo
Javier Somalo
No nos extrañe que, siendo vicepresidente del Gobierno de España, Iglesias quiera decretar sus ideas.
Pablo Iglesias en su rueda de prensa de esta semana | EFE

Nada conviene más al comunismo que el caos y la excepcionalidad. Más aún si es mundial. Aunque sea una premisa bien conocida, no está de más recordarla como, por cierto, hace habitualmente el propio Pablo Iglesias.

Yo no creo que en circunstancias normales, ordinarias, la izquierda se vaya a comer una mierda electoralmente. La gente normal vota al partido popular o al partido socialista.

(En la presentación del libro Maquiavelo frente a la gran pantalla. Año 2013)

Si alguien piensa que la doctrina no puede encontrar aplicación práctica en crisis como la que estamos viviendo, veamos lo que ronda por la cabeza del vicepresidente en cuanto al orden que ahora sí podría imponer. ¿Su inspiración? Lenin, los bolcheviques:

No sólo son capaces de alentar una insurrección. Además son capaces de producir orden. Esto tiene muchísimas expresiones históricas, de esa capacidad de lectura de las puertas que abre la historia. El genio bolchevique es esa llave que abre puertas que parecían cerradas.

El genio bolchevique es el mejor legado que hemos recibido de la Revolución para trabajar en favor de las mayorías, de los de abajo.

Lo dijo en junio de 2017, durante un debate con el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, con motivo de la presentación del libro 1917: La revolución rusa cien años después, de Juan Andrade y Fernando Hernández Sánchez, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Decir exprópiese es decir democracia. Ser demócrata es expropiar, aunque os duela.

…espetó en otra de sus múltiples tertulias el inocente Iglesias, ese chico rebelde, el polémico universitario que llevaban de plató en plató como caricatura inofensiva del mal.

Estas y otras muchas sincerísimas barbaridades están recogidas en Memoria del Comunismo, de Federico Jiménez Losantos. Y las que habrá que añadir… porque está claro que la tragedia mundial del coronavirus no nos permite vivir "en circunstancias normales, ordinarias" y –ya lo advirtió Iglesias– tal es el caldo de cultivo propicio para ese otro virus letal, el de los Cien Millones, el comunismo.

No nos extrañe entonces que, siendo vicepresidente del Gobierno de España, Iglesias quiera decretar sus ideas. Si alguien alberga dudas sobre si Sánchez pasa o no pasa por el aro del comunismo, que lea la información publicada en Libertad Digital por Elena Berberana. Aquel "¡Exprópiese!" de Hugo Chávez –siempre referencia de Iglesias– no nos queda ya al otro lado del Atlántico sino en las fábricas españolas de hidrogel, compuesto enormemente útil en la higienización de manos y superficies contra este otro maldito virus biológico que tantas vidas, trabajos e ilusiones se está llevando por delante.

Sentado sobre un escritorio y con fondo de banderas –¡cuántas veces lo habrá soñado!– el vicepresidente del Gobierno dijo este jueves:

La Constitución cuando se saca es para aplicarla y el artículo 128 que nos dejaron los padres y las madres [sic] de la Constitución sirve para definir el patriotismo. El patriotismo es poner lo general por delante de lo particular. ¿Qué significa eso? Que a veces el Gobierno puede tener que decirle a una empresa farmacéutica que fabrique determinados medicamentos para curar a la gente, o tiene que decirle a una fábrica de automóviles que fabrique respiradores para salvar a muchos compatriotas que los necesitan para vivir.

Las primeras, es lo que han hecho siempre; las segundas, es lo que están haciendo. Pero no están nacionalizadas en sus manos y ese es el detalle que falta en su esquema, en la materialización de esas ideas suyas que hemos leído sobre Lenin, el genio de los bolcheviques, las expropiaciones o las "circunstancias normales".

Pablo Iglesias quiere hoy, mañana pedirá y acabará exigiendo lo que él llama "sacrificios por la patria". ¿Y qué más significa para Iglesias el "patriotismo"? Nos lo dijo también este jueves:

…que el Gobierno puede pedir sacrificios a algunos particulares para que el interés general del país, el interés general de la patria, funcione. Y ojalá todas las fuerzas políticas estemos con la Constitución que contiene muchos artículos pensados para situaciones extraordinarias (…) Insisto, la Constitución si se saca no es para enseñarla, es para aplicarla.

La salvación ha de llegar entonces por mecanismos colectivos no espontáneos. Todos trabajando y uno en el poder, ni siquiera un partido. No es alarma, es excepción. Por eso a Iglesias le gustan las rentas básicas, porque cree que "la gente" sólo merece eso, sin horizonte alguno de progreso. Los "proyectos de familia" entre encinas están reservados para esos pocos que "son capaces de producir orden" y que sólo exigirán el sacrificio si es ajeno.

Ojalá llegue pronto la vacuna contra el coronavirus. A la otra, por increíble que parezca, le siguen negando la patente.

Javier Somalo, director del Grupo Libertad Digital.

En España

    Servicios