Menú

El increíble Marc Garlasco

Garlasco carece de la formación científica necesaria para hacer exámenes de daños por explosivos, una función que tradicionalmente desempeña la Inteligencia de las USAF.

0

Quizá haya oído hablar del ex analista militar del Pentágono Marc Garlasco, al que se le concede gran credibilidad por parte de la prensa en sus alegaciones acerca de qué o quién provocó la muerte de ocho palestinos inocentes en una playa de Gaza. El New York Times publicó hace unas semanas otro artículo en portada de los caballeros Steven Erlanger e Ian Fisher en su oficina de Jerusalén, en el que a Garlasco se le concede la misma credibilidad que al equipo de investigación del ejército israelí, cuyo portavoz decía que "las probabilidades son prácticamente nulas" de que un proyectil de 155 milímetros del ejército israelí provocara las muertes de la familia Ghalia mientras estaba de picnic, dejando a la desafortunada Hulda de 12 años de edad llorando por su padre.

De modo que ahí estaba Garlasco como parte del presunto "equipo de investigación" de Human Rights Watch en el papel de analista militar principal, frente a los medios, afirmando que estaba "seguro de que fue provocado por un proyectil de 155 milímetros", pese al dictamen contrario del examen operativo y forense del ejército israelí y de la información de Inteligencia. Después de todo, si usted lee las circulares de prensa de HRW, ellos "estaban todos allí en Gaza y el ejército israelí no", de modo que, como anunciaba el titular, "Un ataque de artillería del ejército israelí probablemente mata a familia palestina".

En su artículo del martes en su History News Network, Judy Klinghoffer estudió el trabajo previo de Garlasco en el episodio de Haditha en Irak, equiparándolo con el papel del representante de la ONU Ter-Larsen durante las infames alegaciones de "la masacre" de Jenin; alegaciones posteriormente negadas por una investigación de la propia ONU. En su informe titulado "Consejo imparcial", Honestreporting cuestiona a Garlasco por sus informes sobre la destrucción de casas en Rafah y Gaza por parte del ejército israelí en su campaña por descubrir túneles de contrabando de armamento bajo la frontera con Egipto, antes de la retirada unilateral del verano pasado.

El casos es que jugué a hacer de abogado del diablo y hablé con un amigo cercano perteneciente a la Inteligencia militar, cuyo nombre por el momento no voy a desvelar, acerca de las muertes en una playa de Gaza y la falta de credibilidad de Garlasco como experto técnicamente cualificado. Sabía que mi amigo había estado trabajando en la selección de objetivos durante la preparación de la guerra en el estallido de las hostilidades en Irak. Examiné el informe de Marc Garlasco online en MotherJones, y observé su repaso relativo a Irak.

Resultó que mi amigo militar había trabajado con Garlasco en el esfuerzo de objetivos pre-guerra de Irak en la Inteligencia del Departamento de Defensa. Me dijo que Marc Garlasco se retiró súbitamente cuando comenzó la guerra. El resto es historia, con Garlasco convirtiéndose en presunto analista militar de Human Rights Watch con sus informes de destrucción de casas en Gaza y demás.

Mi colega me señala que Garlasco carece de la cualificación técnica para examinar un agujero en la arena de la playa de Gaza y afirmar a tientas que está provocado por un proyectil israelí de 155 milímetros. ¿Por qué? Porque Garlasco carece de la formación científica necesaria para hacer exámenes de daños por explosivos, una función que tradicionalmente desempeña la Inteligencia de las USAF.

Esa información y otras dan donde más les duele a Garlasco y a los creativos de la oficina de Jerusalén del New York Times, su editor de exteriores y los cuentistas editoriales de BBC, CNN y Reuters. Porque hacen a Garlasco increíble, ¿no?

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios