Menú
Jesús Fernández Úbeda

Juanma 'Longinos' alancea el costado del Gobierno cadáver

Sánchez anda conspiranoico: "Hay intereses muy poderosos detrás de esas políticas y de esas votaciones". Igual funda la rama española de los QAnon.

Sánchez anda conspiranoico: "Hay intereses muy poderosos detrás de esas políticas y de esas votaciones". Igual funda la rama española de los QAnon.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez durante la sesión de control al Gobierno. | EFE

Las elecciones andaluzas que convirtieron a Juanma Moreno en el Rey Sol de Despeñaperros p’abajo se han clavado en el Gobierno de Sánchez como la lanza de Longinos de Cesarea en el costado de Cristo, atravesando así a un cadáver que, en lugar de soltar sangre y agua por la herida, legisla y ejecuta a la desesperada, arbitrariamente, como un zombi hiperhormonado, intentando contentar a sus hooligans con la impulsión de la Ley de Memoria Democrática y a los nacionalistas catalanes con la reactivación de la llamada "mesa de diálogo". El presidente hasta anunció una rebaja del IVA de la luz del 10 al 5%, como pedía… el PP.

Discretos entraron en el hemiciclo, este miércoles, los diputados socialistas y los voxeros. Los pobreticos de Cs, por su parte, parecían una delegación de la Santa Compaña –Nadia Calviño y Pilar Alegría se jactaron de su desaparición en Andalucía–. A los peperos, ufanos por su victoria recientísima y contundente, sólo les faltó montar un coro rociero. No asistió a la sesión de control Yolanda Díaz, quien quizá se hallare en su despacho pensando en rebautizar la plataforma suya, Sumar, que ha dado sus primeros pasos restando a una de sus gerifaltes, Mónica Oltra, dimitida e imputada –y por lo que está imputada, puaj–.

Parecía que Cuca Gamarra, tan de Logroño ella, iba a arrancarse por sevillanas: "Ay, que te como y te como, ay, que te voy a comer, / esa carita tan bonita parece un terrón de miel". Sin embargo, la portavoz del PP se limitó a preguntar al líder del Ejecutivo "qué más tiene que pasar para que usted rectifique". "Los andaluces han sido los portavoces de una inmensa mayoría de los españoles. Han dicho alto y claro que hay otra forma de gobernar", añadió. El presidente, citando mal a Saramago, continuó su intervención refiriéndose al particular concepto de "rectificación" que tiene el principal partido de la oposición, y –esto es nuevo– tuvo un ramalazo conspiranoico: "Entiendo que hay intereses muy poderosos detrás de esas políticas y de esas votaciones". Igual Sánchez funda la rama española de los QAnon. Me corrijo: igual Sánchez funda la rama española y progre de los QAnon; los QAnon patrios poseen hasta medios de comunicación.

Gabriel Rufián, cortita y al pie: "¿Cómo piensa acabar la legislatura?". El presidente enumeró una serie de estribillos recurrentes y vacíos. El portavoz de ERC, en su réplica: "Usted no me ha entendido". Lamentó la subida de los precios de la gasolina, de la luz, de los melones y de las sandías. También defendió, ay, a los que tiraron agua de remolacha en la fachada del Congreso. Sánchez anunció lo del IVA: "En lugar de criticar, apoyen este real decreto". Traslado la pregunta del diputado republicano a mi amigo AJ Ussía, autor de la fantástica novela Vatio (Coba Fina, 2021): "Se ha engañado tantas veces a sí mismo que no tiene ni puta idea de dónde va a terminar. Todo lo decide su mujer, Begoña, así que deberíamos ver por dónde van los tiros que pega para entender el sendero que a rebufo seguirá el presidente de España. No te extrañe que acabe con Revilla tratando de tomar la isla de Mouro".

Baldoví Baldová, el de "si tocan a una, nos tocan a todas" –salvo que seas víctima del abuso del exmarido de tu compiyogui de partido–, lamentó la infrafinanciación de la Comunidad Valenciana atizando a la presidenta de la Comunidad de Madrid: "Y encima, Isabel llora". Un diputado del PP saltó, claro: "Y Mónica, ¿llora?". El portavoz de Compromís amenazó al presunto autor de Manual de resistencia: "Si quiere un tercer Botànic, cumpla con los valencianos".

Calviño dijo que Argelia es "nuestro cliente de gas" y Espinosa de los Monteros, en plan didáctico y socarrón, remató a puerta vacía: "Es nuestro proveedor. Es al revés". José María Figaredo, también de Vox, reprochó a María Jesús Montero que no se haya "atrevido a tocar" a "las grandes eléctricas". No sé si algún diputado de Unidas Podemos le ha pedido, a estas horas, derechos de autor por tan flagrante plagio. Guillermo Díaz, de Cs, se preocupó por las familias catalanas que no pueden "escolarizar a sus hijos también en español": "Si cree que un idioma es más que una persona, si cree que el nacionalismo está por encima de las sentencias judiciales, está usted absolutamente inhabilitada para ser miembro de un gobierno de una democracia liberal en Europa". La ministra de Educación le pidió "humildad", "al menos, después de lo que han vivido en las últimas elecciones". Un asco, vaya.

Remato con un recordatorio: la lanza de Longinos atravesó el costado de un muerto que terminó resucitando al tercer día. Como escribió el maestro Cuartango: "Quienes piensan que es imposible que el presidente del Gobierno resurja de sus cenizas como el ave fénix probablemente se equivocan. Y ello porque Sánchez es un fajador nato, capaz de levantarse de la lona cuando está noqueado". Así que cuidadín.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios