Menú

Una idea ofensiva para los musulmanes

La Alianza de las Civilizaciones está absolutamente deslegitimada tanto para la civilización cristiana occidental como para la civilización musulmana

0

Bism Illah Al Rahman Al Rahim

Con vergüenza ajena e impotencia han observado los musulmanes españoles la celebración del llamado Primer Foro de la Alianza de las Civilizaciones, iniciativa del presidente Rodríguez Zapatero, en Madrid hace unas semanas. Tantas son las clases de ilegitimidades que se observan en tan absurda reunión y tan ofensivas son para el auténtico Islam, moderado y democrático, que estimamos nuestro estricto deber salir al paso de la paranoia que dominó la citada reunión y explicar por qué el islam no puede aceptar, ni aceptará nunca, una iniciativa de este tipo.

Veamos pues por qué la Alianza de las Civilizaciones, en general, y el Foro en concreto, están absolutamente deslegitimados tanto para la civilización cristiana occidental como para la civilización musulmana que, de algún modo, los convocantes definen como oriental, aunque también el islam sea una religión europea.

1. Ilegitimidad de los convocantes

El presidente del Gobierno español se pretende representante de la civilización occidental, pero olvida que la civilización occidental es también cristiana y que Jesús es un profeta de Dios, que aportó al mundo una religión revelada, mientras que él es un conocido agnóstico, cuando no abiertamente ateo, y por consiguiente alguien que no puede representar a la cultura occidental en su conjunto, pues arranca de ella el tronco central, que no es otro sino la religión cristiana, religión divina, que luego fue complementada y perfeccionada por el islam.

Tampoco puede ocultarse la ilegitimidad del presidente Tayyip Erdogan. Vaya por delante nuestro respeto y cariño profundo por Turquía y en especial por su actual Gobierno, y sus justos deseos de ingresar en la Unión Europea. Sin embargo, no se puede ignorar que Turquía no es un país árabe, y que los países árabes son el origen de la religión islámica, como tampoco cabe ignorar que el santo Corán prohíbe las alianzas con los descreídos y, por desgracia, lo que ha hecho Turquía en este caso ha sido aliarse con un Gobierno ateo que persigue a las religiones reveladas, como muy bien pueden testificar los cristianos españoles por lo ocurrido en los últimos meses.

2. Ilegitimidad de los participantes

Por razones que no es del caso estudiar ahora, la cultura islámica en este momento es una cultura de emigrantes, de personas modestas, que llevan a cuestas su trabajo cada día y que acuden todos los viernes, con temor de Dios y con fe, a las mezquitas.

Los centenares de miles de musulmanes españoles no pueden explicarse que les representen centenares de miembros de los llamados beautiful people, es decir, de los ricos y poderosos. Aunque han asistido algunos altos representantes de los gobiernos árabes e islámicos, la verdad es que la mayoría de los participantes procedían de la alta sociedad; líderes religiosos, en muchos casos ni siquiera islámicos; señoras que no se sabe hasta qué punto representaban a sus respectivos gobiernos; y literatos y artistas en cuyo haber negativo hay más de un libro descarado y de una película procaz. Esto quiere decir que tales representantes de ninguna manera están legitimados para hablar en nombre de la civilización islámica.

Permítaseme decir que tampoco me parece que los asistentes de medio pelo que aparentemente representaban a la civilización cristiana occidental hayan podido hacerlo a justo título. Actores y novelistas cuyas obras no serían en ningún caso recomendables para un cristiano, cualquiera que sea la denominación a la que pertenezca, no nos parece que sean una representación digna de tal cultura, ante la que los cristianos no puedan sonrojarse.

Se ha rellenado la sala del Foro porque los primeros ministros, salvo el de Senegal, Malasia y Finlandia, han eludido a conciencia venir a Madrid, porque los ministros importantes brillaban por su ausencia, y porque se ha recurrido a personas que de hecho no tenían nada que hacer, para que rellenen una actividad que en ningún modo está justificada.

3. Ilegitimidad de los objetivos y de la financiación

Frecuentemente hemos oído en los últimos tiempos decir a altas personalidades de la sociedad española que creían que el Gobierno del presidente Rodríguez Zapatero les estaba tomando el pelo, porque jamás salía de la ambigüedad y nunca ofrecía un programa concreto. Es pues el momento de que los musulmanes digan la misma cosa. El programa de futuro ofrecido por el señor Rodríguez Zapatero no es más que un conjunto de vaciedades, inanidades y engaños que los que creen en Dios y en sus profetas no van a aceptar en ningún caso, y queremos que eso quede perfectamente claro. No somos niños, y de la misma manera que los cristianos no han aceptado los objetivos absurdos de este Gobierno, tampoco los musulmanes tienen la menor intención de hacerlo.

¿Y qué decir de la financiación? ¿Qué decir, cuando los musulmanes españoles, inmersos en una crisis económica que el Gobierno se empeña en negar y que les impide llegar en la mayor parte de los casos a fin de mes, escuchan atónitos que el señor Rodríguez Zapatero se ha gastado diez millones de euros en una actividad que está desde ahora y para siempre destinada al fracaso, no sólo porque los musulmanes no la aceptan, sino porque también los verdaderos cristianos occidentales, que sienten su religión con fe y sinceridad, tampoco van a aceptarla?

Además, permítasenos preguntarnos de dónde se pretenden sacar los doscientos millones de dólares que se pretende allegar para que esta absurda iniciativa tenga éxito. ¿Cuántas familias musulmanas podrían ser sacadas de su pobreza si sólo una décima parte de tal cantidad se dedicara a aliviar las angustias de los creyentes? ¿Cuántas familias cristianas podrían pagar su hipoteca o llevar a sus hijos a los colegios, nunca públicos ni oficiales, a los que determinados políticos llevan a los suyos?

4. Ilegitimidad de la estructura administrativa creada para este fin

La estructura administrativa creada alocadamente para este fin está compuesta por antiguos presidentes de república que se han quedado sin empleo, por ex-diplomáticos jubilados, todos ellos lógicamente próximos al PSOE. y por lo que se pretende sea un miríada de funcionarios medios y subalternos, que ciertamente no saldrán todos de las arcas de las Naciones Unidas ni de Turquía, sino muy probablemente de los bolsillos de los españoles, como es práctica inveterada de este Gobierno, y quizá de ese mísero dos por ciento de superávit que se continúa diciendo e insistiendo que todavía queda en el presupuesto español, aunque no sabemos lo que quedará después de haberse repartido los regalos en curso, con el muy probable fin de pagar, a costa del erario público, un incremento de los votos del PSOE.

No hacía falta más que escuchar a un diplomático jubilado en la televisión de hace un par de días para comprobar, por si no lo estuviera ya suficiente, que, de hecho, el Foro ha sido un total y estruendoso fracaso.

Resistencia cívica musulmana contra la Alianza de las Civilizaciones

Con todo respeto, prevenimos a la señora ministra de Educación, doña Mercedes Cabrera, que lo piense dos veces antes de incluir la Alianza de las Civilizaciones en el próximo curriculum escolar, en el caso de que los musulmanes tengan la desgracia de que un ateo que no cree ni en Dios ni en sus profetas vuelva a repetir como presidente del Gobierno, porque si es así se va a enfrentar con una resistencia cívica musulmana que va a dejar chica a la resistencia cívica que ya existe por parte de otras religiones reveladas contra la llamada Educación para la Ciudadanía.

Nadie debe hacerse la ilusión de que nos van a imponer la Alianza de las Civilizaciones, y esperamos que el Gobierno que salga de las próximas elecciones proceda a la retirada de España de esta locura y a la influencia, cerca de nuestra amiga Turquía, para que también lo haga.

Esto se lo debemos a Dios, porque, como Él mismo dice en la azora llamada Al Falaq, "me refugio en Dios contra el mal que procede de las criaturas".

Sadaqa Allah Al 'Adhim

Jesús Riosalido es doctor en Derecho Islámico.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation