Menú

Reformemos la Ley del Mayor

Joan Valls

Cuando el conjunto de la sociedad adulta responda por su comportamiento irresponsable en todos los ámbitos, estaremos entonces en condiciones de exigir a los menores un comportamiento en consonancia con nuestras acciones. (Volver)
FERRUZ dijo el día 6 de Septiembre de 2009 a las 20:43:57:

Todas opiniones razonadas tienen su verdad. Pero ¿no son verdades también las siguientes?:
-Existe el mal y el bien.
-Un asesino lo es, tenga 9 ó 90 años
-No sé si la sociedad tiene la culpa de las malas acciones de los menores y mayores; lo que sé seguro es que yo no la tengo.
Podría decir mil verdades más pero terminaré con una anécdota; hace años conocí a una persona, hijo de una prostituta del barrio del Raval (centro de prostitución de barcelona de toda la vida) y un padre alcohólico que los maltrataba y abandonó a edad temprana. Como persona, no tenía muchas luces pero sí una integridad moral y categoría humana ejemplares. Un día que le comenté mi extrañeza-admiración por cómo con semejante infancia, podía haber salido tan auténtica "persona" (en el mejor de los sentidos) se limitó a responderme (más omenos): desde muy pequeño tuve claro que quería ser una persona decente y siempre me he esforzado en serlo. Creo que ya es hora de dejar de echar la culpa de todo lo malo a esa cosa genérica llamada sociedad que, a la hora de la verdad no es nada

Goyo dijo el día 6 de Septiembre de 2009 a las 17:51:36:

Hay que subir las penas para todos, menores y mayores. De hecho creo que no debería existir esa distinción. No se le puede dar licencia para matar a nadie por el simple hecho de no haber cumplido X años.

Es aceptable hacer cárceles separadas hasta cierta edad, pero las penas deben ser exactamente las mismas, independientemente de la edad que tenga el delincuente.

inferno dijo el día 6 de Septiembre de 2009 a las 16:38:32:

Por cierto, ¿a qué se refiere el autor del artículo con "el conjunto de la sociedad adulta"? ¿A todos los adultos, al 99,9 %, al 80, 70, 50,1%?
Con ese principio, nunca se podrá exigir nada. El autor de este artículo, Joan Valls, incurre en un círculo vicioso que, en el mejor de los casos, conduce al inmovilismo y esclerotización social, pues la sociedad adulta del porvenir es resultado de la sociedad no adulta de hoy; a partir de esta obviedad es fácil concluir que si se establece como condición para exigir una mejora intelectual y ética al conjunto de la sociedad no adulta actual , que está en proceso de formación (o deformación), que antes cambie y se transforme el conjunto de la sociedad adulta actual, entonces todo progreso moral e intelectual de la sociedad se torna ilegítimo y, probablemente, imposible. Si ha de cambiarse el conjunto de la sociedad adulta, sólo se logrará cambiando la formación de los no adultos de hoy, los cuales serán los adultos y la sociedad del mañana. Claro que Joan Valls se ve obligado a su incorrecto razonamiento porque a ello le lleva su ideología primera de carácter democrático. De lo contrario tendría que decir, como yo, que sólo una minoría intelectual y éticamente diferente y decidida es la que tendría que imponerse a la masa adulta actual y obligar, mediante la persuasión u otras medidas, a cambiar el sistema educativo global del país, de forma que, naturalmente, por ley de vida, los adultos de mañana serán diferentes, tal vez mejores. Y otra vez de nuevo el mismo proceso, recursivamente, generación tras generación.

inferno dijo el día 6 de Septiembre de 2009 a las 16:16:26:

El PP no propone más que majaderías. Si ha de adelantarse la edad penal a los 12 años, deberá ser para todos los delitos, y no sólo selectivamente para unos cuantos. El PP es un partido que está en tan desintegrado ideológica y moralmente como el PSOE.

« 1 »