Menú
John R. Thomson

Qué va a pasar en Colombia

Hugo Chávez ha ofrecido gastar 5.000 millones de dólares en la próxima campaña electoral, lo cual le permitiría a las FARC ofrecer 50.000 pesos (25 dólares) a millones de colombianos que de otra forma votarían por otro candidato o no votarían por nadie.

Las recientes elecciones de gobernadores, alcaldes y legisladores estatales nos dan algunas buenas y otras malas indicaciones sobre el futuro de Colombia. Primero veamos las buenas noticias que indican el contraste con lo que sucede al otro lado de la frontera, en Venezuela:

  • Casi 15,5 millones de colombianos votaron, lo que supone alrededor del 48% de los electores registrados y 20% más que en 2003.
  • 86.449 candidatos compitieron por 18.527 cargos. Hubo menos violencia, pero 20 murieron, 15 de ellos asesinados por los terroristas comunistas y narcotraficantes de las FARC.

Estas elecciones reflejaron el espíritu democrático prevaleciente en Colombia, aunque nuevos nubarrones oscurecen las próximas elecciones presidenciales en 2010.

La elección presidencial del año pasado demostró un apoyo masivo a la reelección de Álvaro Uribe, quien ganó con 62% del voto popular. El maestro marxista y ex juez Carlos Gaviria, candidato del Polo Democrático, obtuvo el segundo lugar con apenas 22% de los votos, mientras que el candidato del Partido Liberal quedó tercero. El candidato liberal, Horacio Serpa, fue acusado de tener relaciones con narcotraficantes, pero mejor conocidas son las relaciones del Polo Democrático con las FARC y con el dictador venezolano Hugo Chávez.

Es preocupante que el candidato del Polo Democrático, Samuel Moreno, haya logrado una gran victoria en su elección a la alcaldía de Bogotá, manteniendo ese partido de extrema izquierda el segundo cargo con mayor poder entre los funcionarios colombianos elegidos. Los 900.000 votos a favor de Moreno suponen un nuevo récord en las elecciones de alcaldes colombianos y un revés para el presidente Uribe, que apoyaba al ex alcalde Enrique Peñalosa. Esta nueva victoria en Bogotá refuerza las oportunidades del Polo en la próxima campaña presidencial, mientras que el presidente Chávez hace todo lo posible por influir en los dos millones de colombianos residentes en Venezuela, ofreciendo premiar el apoyo de estos a la expansión de la "revolución bolivariana".

Chávez ha permitido que las FARC establezcan bases en el suroeste venezolano y que sus representantes residan en Caracas. Hospitales móviles, con médicos cubanos, han sido enviados a la frontera con Colombia para dar servicios médicos a "campesinos" colombianos.

Un posible escenario bajo consideración de la extrema izquierda colombiana puede incluir:

  • La nominación por parte del Polo Democrático de un candidato presidencial con respaldo popular, como el ex presidente César Gaviria del Partido Liberal, para presentar un frente unido.
  • El nominado recibe el apoyo clandestino de las FARC que todavía controla algunas áreas rurales del sur colombiano.
  • Hugo Chávez ha ofrecido gastar 5.000 millones de dólares en esa campaña electoral, lo cual le permitiría a las FARC ofrecer 50.000 pesos (25 dólares) a millones de colombianos que de otra forma votarían por otro candidato o no votarían por nadie.

El hecho que el Congreso de Estados Unidos no haya ratificado el tratado de libre comercio con Colombia ayuda a la izquierda de este país, al indicar que Washington no respalda a sus amigos.

De lo que no hay ninguna duda es que lo que suceda en Colombia tendrá una marcada influencia en el futuro de la región, para bien o para mal.

© AIPE

John R. Thomson es periodista y empresario.

En Opinión

    0
    comentarios