Menú

Misión cumplida: seguimos

Fuimos los primeros en demostrar que no es incompatible la defensa de la identidad cultural balear y la unidad de España.

Jorge Campos
0

El 12 de Octubre de 1999 un grupo de universitarios creamos la Sociedad Cultural Círculo Balear, el origen de la asociación cívico-cultural Círculo Balear, que derivó en el primer movimiento ciudadano en defensa de las libertades, los derechos individuales, la identidad cultural de Baleares y los principios del Estado de Derecho en una España plural y unida. Un proyecto que se consolidó al convertirse en la Fundación Nacional Círculo Balear.

Fuimos los primeros y los únicos durante muchos años. En los primeros años de este milenio no existía debate público sobre la libre elección de lengua, sobre el error de haber transferido la competencia de educación a las comunidades autónomas, sobre el adoctrinamiento en las escuelas, ni sobre el peligro que significaba ceder sistemáticamente ante los nacionalistas, como ya hacían entonces el Partido Popular y el Partido Socialista. Si nos hubieran hecho caso a lo que decíamos hace casi 20 años, no estaríamos sufriendo el actual desafío separatista. Les aseguro que es doloroso acudir a la hemeroteca.

Fuimos los primeros en demostrar que no es incompatible la defensa de la identidad cultural balear y la unidad de España, en unos años en los que hablar de sociedad civil independiente provocaba el rechazo de la clase política tan dada a controlarlo todo.

Con todo en contra, hemos conseguido crear un estado de opinión sobre cuestiones que ya habían desaparecido del debate público, y logrado vertebrar y organizar a la sociedad civil de Baleares que compartía nuestros principios. Sin subvenciones públicas, sin apoyo de los grandes partidos, pero con el respaldo mayoritario de una ciudadanía que vivía de espaldas a una clase política vendida al nacionalismo catalanista.

Hemos provocado e impulsado la creación de otras asociaciones culturales en defensa de la lengua y cultura balear, hemos dado a conocer en toda España que la dictadura pancatalanista no es exclusiva de Cataluña, nos hemos coordinado con asociaciones y fundaciones de todo el país demostrando que estamos ante un problema nacional (dan buena cuenta de ello mis amigos de Galicia Bilingüe, Asociación por la Tolerancia, Convivencia Cívica Catalana, Impulso Ciudadano, o la Fundación Denaes, entre otros muchos), hemos presentado miles de quejas y demandas en defensa de los derechos de padres, alumnos y funcionarios, hemos convocado las mayores manifestaciones en defensa de la libre elección de lengua y de la unidad de España, hemos influido en partidos políticos para que incluyeran en sus programas electorales muchos de nuestros postulados, en definitiva, hemos activado y dado voz a la sociedad balear que, siendo mayoritaria en la defensa de la libertad y la tolerancia, se encontraba cohibida y acosada por el nacionalismo excluyente. Hemos despertado conciencias y superado complejos.

Con el Círculo Balear se han alcanzado las mayores cuotas de éxito que se podían imaginar en el ámbito de la sociedad civil en una comunidad como Baleares. Y se ha conseguido con un sacrificado trabajo altruista: jamás he cobrado un euro por estar al frente del Círculo. La mejor recompensa la he recibido en forma de miles de abrazos y agradecimientos de los ciudadanos a los que hemos podido ayudar cuando nadie lo hacía.

No ha sido fácil. Si he seguido adelante frente a las dificultades que me he encontrado, y que han llegado a afectar al ámbito personal y profesional, no ha sido sólo por mis sólidas convicciones, sino también gracias a mis colaboradores más cercanos y compañeros de Directiva durante estos años, y, por supuesto, por el apoyo incondicional de Montse, mi mujer.

Llegados a este punto, en el Círculo Balear hemos cumplido con los objetivos para los que se constituyó la entidad. Como organización de la sociedad civil ya no se puede llegar más lejos, al no existir actualmente un canal político que atienda estas demandas sociales.

Finaliza así mi presidencia de la entidad constitucionalista decana de la sociedad civil independiente, pudiendo decir en nombre de su Patronato: misión cumplida. No sólo por el trabajo realizado, sino también por comprobar que otras asociaciones recogen nuestro testigo entrando por la puerta que abrimos en el muro del pensamiento único.

Compruebo con satisfacción como durante este último año diferentes plataformas, sociedades y asociaciones siguen nuestro ejemplo. Es necesario. Pero quiero lanzar una advertencia dirigida a los nuevos: los partidos políticos con representación parlamentaria intentarán controlaros a través de entidades, con bastante protagonismo mediático, disfrazadas de independientes. Atentos. Algunas no lo son. Y no quiero desmoralizar a los recién llegados, pero tampoco que se creen falsas expectativas: la movilización no es suficiente para cambiar las políticas injustas. Nadie hasta el momento ha movilizado a más gente como el Círculo Balear, por ejemplo, en defensa de la libertad lingüística: en 2009 más de 20.000 personas salimos a las calles de Palma. Junto a mí estaban destacados líderes del PP y Ciudadanos que posteriormente han tenido la oportunidad de acabar con la aberrante y liberticida imposición del catalán, unos en el Gobierno de Baleares y otros, mediante pactos, en el de la nación. No lo han hecho, ni han propuesto soluciones reales. Somos conscientes de que ninguno de los actuales partidos con representación parlamentaria tiene voluntad política para ello. Ya lo han demostrado.

Por ello, tras un largo debate interno y una profunda reflexión personal, vamos a llevar esa voz de la sociedad civil a los órganos y cámaras de representación. Estoy convencido de que lo lograremos porque contamos con un valioso equipo humano y tenemos las herramientas necesarias para emprender una nueva etapa.

Cuando empecé esta lucha por nuestro futuro ni estaba casado ni tenía hijos. Ahora mi motivación se refuerza, porque quiero que cuando mis hijos me pregunten: "¿Tú que hiciste para evitar todo aquello?", pueda responder: "Todo lo que pude". Espero que ustedes quieran responder lo mismo. La causa de España, Baleares y la Libertad merecen actuar.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation