Menú

El inefable éxito de una franquicia socialista

Friedrich Hayek afirmaba que el socialismo es ante todo una nostalgia de la sociedad arcaica.

4

Friedrich Hayek afirmaba que el socialismo es ante todo una nostalgia de la sociedad arcaica, de la solidaridad tribal, cuya mezcla con un sistema democrático provoca que los gobiernos se conviertan en instituciones de beneficencia expuestas al chantaje de intereses organizados. De ahí que los políticos inviertan en comprar partidarios (el voto cautivo) con el dinero de todos los contribuyentes para gastar cada vez más en una operación que les permitirá conservar el poder.

A eso se le llama "gasto social" o "justicia social", una perversión del lenguaje y del presupuesto muy arraigada en toda España pero sobre todo en Andalucía, una tierra en la que ha cuajado el único sistema socialista de la historia que no crea pobreza, miseria humana y represión porque está tutelado por todo un continente capitalista y liberal, creador de riqueza y bienestar, la Unión Europea, que ya ha aportado en los últimos decenios más de un billón (con be) de euros a esta región sin resultados objetivos de crecimiento económico porque la franquicia socialista inversora en voto cautivo está muy bien engrasada con toda esa pertinaz lluvia de millones, cuyo mal uso y descontrol sistemático intenta ahora la juez Alaya fiscalizar en un proceso judicial que, por la cuantía del desfalco, puede ser el más importante de Europa.

Ante este pavoroso escenario se han celebrado unas elecciones que han corroborado el inefable éxito de esta franquicia tutelada, porque la mayoría de los electores (casi un 60%) han optado por agrupaciones de intereses colectivistas, esto es, el socialismo andaluz de toda la vida que tiene dinero hasta "pa asar una vaca", el nuevo socialismo bolivariano de corte friqui y los convidados de piedra de IU.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios