Menú

Defender la democracia

José Carlos Rodríguez

Su régimen, por mucho que lo revistiese de justificaciones históricas e ideológicas, era excepcional por naturaleza. Y la prueba es que no continuó tras su muerte. Y es condenable que mantuviese esa excepción durante 36 años. (Volver)
tinin dijo el día 27 de Junio de 2011 a las 16:15:42:

¿Nos merecíamos otra cosa los españoles? Pues ya la tenemos ¿no? Y, efectivamente, creo que tenemos lo que se merece la mayoría. Lástima que yo no lo merezca.

amarilis dijo el día 13 de Junio de 2011 a las 20:39:55:

Hablar de libertad sí o libertad no es bastante relativo. Me refiero fundamentalmente a la libertad de expresión y difusión de ideas. El la Fracia absolutista, en el siglo XVIII los ilustrados pudieron difundir su pensamiento con bastante libertad. Pensamiento que llevaría más tarde a la revolución y a cambios radicales en la concepción de la vida.
En 1968 empecé filosofía en la Universidad Autónoma. Entre mis profesores tuve a C. Paris, J. Mugerza, J. Sádaba, etc., todos ellos de izquierdas. En la universidad disponíamos de las principales obras de autores marxistas. De España se podía salir sin problemas. Y en mi primera salida de España a un campo de trabajo universitario en Inglaterra en 1970 mi sorpresa fue mayúscula cuando un profesor de allí me dijo que le encantaba venir a España ¡por la libertad que había! Ahí empece a quitarme complejos y a pensar que nuestra distancia con Europa en muchas cosas no era tanta y más a medida que iba que iba conociendo la vida en otros países.
Llamar "totalitario" al régimen de Franco no tiene sentido y es no conocer lo que es el totalitarismo que se ha practicado en los regímenes comunistas a conciencia.
Creo Sr Rodríguez que se equivoca y mucho al menos en lo que se refiere a las décadas de los 60 y 70 que son las que viví en mi juventud y que supongo que serían parte de un proceso iniciado antes.

manuelp dijo el día 13 de Junio de 2011 a las 19:54:00:

manupere

Los militares, en julio de 1936, se lanzaron a "la desesperada" a la rebelión, los que se lanzaron, y sin tener ninguna certeza de que las cosas les saliesen bien, como de hecho no les salieron en cómputo general.

Excepto el ejército de Africa, nucleado en torno al Tercio y Regulares, todas las guarniciones peninsulares e insulares estaban en una situación escasísima de efectivos, con la oficialidad gravemente dividida y la tropa y suboficiales infiltrados por células partidistas revolucionarias que suponían un gran hándicap a la hora de mantener la disciplina y mucho más en una situación de rebelión, por ejemplo el general Mola tuvo que formar los batallones que salieron de Pamplona el 19 de julio en dirección Somosierra-Madrid a base de dos compañias de requetés, una de falangistas (voluntarios ambos) y dos de soldados cada batallón ante el temor de que las tropas regulares , sin ir encuadradas con los requetés y falangistas, no respondiesen a las órdenes de forma adecuada.

kirkayu dijo el día 13 de Junio de 2011 a las 19:45:26:

De acuerdo que el régimen de Franco era excepcional; fué el resultado de la guerra, que nadie supo cómo iba a acabar.
Si durante 36 años mantuvo Franco la excepcionalidad, fué porque practicamente a todos españoles les pareció bién. Y fuera también; con el telón de acero en medio de Europa, tanto a Europa occidental, cómo a los EEUU, tener la retaguardia segura, les pareció magnífico.
Yo estoy con la democracia, pero se muy bien, que si "resucitara" Franco, creo que la mayoría de los españoles diría: Ya era hora.

lag dijo el día 13 de Junio de 2011 a las 19:17:08:

Esta vez José Carlos Rodríguez hace política-ficción sobre una sociedad, la española de los años 40 y 50, que no tenía nada que ver con lo que supone José Carlos que era.

Todavía es el día en España en que los conceptos básicos de "sociedad civil", "Estado de Derecho", "separación de poderes", "controles y contrapesos", "riesgo empresarial", liberalismo político y económico, en resumen, no terminan de calar en nusr¡tra sociedad; que el 80% de los universitarios aspire a ser funcionario lo expresa muy gráficamente.

No, no creo que la sociedad española de los años 40 y 50, continuación de la desastrosa sociedad española de los años 30, se hubiera comportado mejor que ésta. Los líderes intelectuales de aquella sociedad, con Ortega y Azaña a la cabeza, no dieron la talla y contribuyeron destacadamente al desastre, como bien refleja José Mª Marco en su libro "La libertad traicionada". El "camino de la libertad", a diferencia del "camino de servidumbre" es muy largo y exigente; no basta con desearlo, sino que hay que esforzatrse en recorrerlo. Moa tiene gran parte de la razón en este debate.

manupere dijo el día 13 de Junio de 2011 a las 18:59:51:

Creo, como otros comentaristas, que más vale no jugar a las ucronías. El régimen de Franco ha sido lo que ha sido, y eso es lo que tenemos que valorar.

Por la situación de España en 1936, es lógico pensar que iba a estallar con violencia espantosa un movimiento revolucionario sangriento. Lo que no podían hacer los militares era esperar a ver si no ocurría. Ante un peligro altamente probable, se actúa. ¿Que igual no hubiese habido revolución? Pues mire usted, todo es posible, pero no actuar por esa razón es equivalente a no operarme del corazón por si acaso mi cardiólogo se ha equivocado.

También se ha mencionado varias veces que a Franco le impidieron subirse al tren de la Europa democrática, y sabemos que eso es cierto.

Y, sobre todo, se ha escrito con acierto que, en la actualidad, hay más restricción de libertades personales que cuando vivía Franco. No me detengo a poner ejemplos porque imagino que la mayoría de los intervinientos los conocen.

berdonio dijo el día 13 de Junio de 2011 a las 17:23:10:

Dice don José Carlos que aún no está resuelto que la revolución comunista no fuera reconducible de otro modo que alzándose contra ella. Tampoco lo está que no se pudiera reconducir a Hitler sin declararle la guerra. Es un argumento paupérrimo que mejor se hubiera ahorrado.

Una cosa es si Franco hizo bien en rebelarse contra la vulneración de la legalidad y la dictadura comunista en ciernes y otra si se le fue o no la mano. Lo sustantivo en la polémica que don Pío mantiene con los antifranquistas es la primera cuestión y es a lo que deberíamos ceñirnos, porque lo segundo es otro debate. Los antifranquistas no se limitan a discutir la legitimidad de ejercicio del franquismo, por lo que la réplica de don José Carlos sencillamente no viene al caso.

A mi entender el franquismo goza de clarísima legitimidad de origen; es, como bien dice don José, lo que la izquierda obligó a convertirse a la derecha. Por tanto, asunto concluido: don Pío lleva sobrada razón en el pulso que mantiene con los antifranquistas y la mojigatería “democrática”, ya que lo que se discute no es si el franquismo debió dar paso antes o después a la democracia (yo creo que antes no hubiera sido posible y en todo caso nunca se debieron legalizar proyectos de gobierno intrínsecamente totalitarios como son el socialismo y el nacionalismo, en esencia contrarios a la ley)

El franquismo fue como una terapia de choque contra el cáncer. Y claro que se puede defender una terapia, por desgraciados efectos colaterales que tenga, desde postulados saludables sin que eso quiera decir que sean buenos en sí los efectos secundarios. A ver si entendemos las cosas, caramba.

punt dijo el día 13 de Junio de 2011 a las 17:07:19:

Me temo que no tiene vd. en absoluto razón. Tal vez sí en la forma, pero para nada en el fondo.

Un régimen no puede calificarse sólo por lo que es en un momento dado sino también por aquello a lo que aspira y que alcanza por medio de su evolución natural.

La II República pudo ser un régimen más o menos democrático, ya que había elecciones y partidos, pero su evolución natural, determinada por esa izquierda revolucionaria y esa derecha apocada sólo podía desembocar en la dictadura comunista o la guerra civil. Así pues, la II República era un régimen aparentemente democrático pero realmente antidemocrático porque era y sólo podía ser semilla de dictadura o de guerra civil.

El Franquismo, por su parte, pudo ser un régimen más o menos dictatorial (en eso consiste ser autoritario y no totalitario), pero gracias al perfil de sus protagonistas, su evolución natural sólo podía ser (y de hecho, fue) la democracia por medio de una transición pacífica. Así pues, el franquismo era un régimen aparentemente dictatorial pero realmente democrático porque era y sólo podía ser semilla de democracia.

Así pues, atendiendo no sólo a las características de cada régimen sino también a aquello a que cada régimen aspiraba, el franquismo era infinitamente más democrático que la república.

"Por sus frutos les conoceréis" (Mt 7,16)

Por cierto, no puedo sino recordar que el zapaterismo enraíza en esa república antidemocrática mientras rechaza la transición democrática, fruto natural del franquismo. Así, como no podía ser de otra manera, su evolución ha sido hacia un clarísimo totalitarismo de corte marxista-feminazi donde se ha volado la constitución y promulgado leyes radicalmente inconstitucionales con el aval de un TC formado por títeres del poder político.

Volviendo a su error, no se puede calificar a los regímenes considerando únicamente cuestiones formales: hay que rascar un poquito bajo la superficie.

Un saludo.

manuelp dijo el día 13 de Junio de 2011 a las 16:10:05:

Erbilyos

Creo que el sr. Rodriguez se refiere a que la sociedad española del régimen franquista avanzado estaba preparada para la democracia y la libertad, no la de los años 30.

En cualquier caso, al igual que en los años treinta "vino la república sin republicanos" en los años setenta "vino la democracia sin demócratas" porque ¿que fuerzas políticas del régimen o de fuera del régimen abogaban por la democracia liberal?, muy pocas y de poca significación, recordemos que a la muerte de Franco el PCE era marxista-leninista y el PSOE marxista.

Además, a treinta y cinco años vista, está claro que la democracia española no es más que una gran Partitocracia sin división de poderes, con elecciones no muy libres y con un imperio de la ley muy defectuoso, por lo que la prueba de la realidad parece relativizar bastante esa supuesta preparación de la sociedad española.

HANN13AL dijo el día 13 de Junio de 2011 a las 15:43:54:

O sea que la democracia es algo excepcional y la dictadura o monarquia es algo natural.
No entiendo como jose carlos rodriguez ataca a la dictadura o monarquia atacando la democracia.
En 2000 mil años de historia de la peninsula ibérica sólo hemos tenido de democracia menos de 100 y depende como consideremos a la republica de Roma.
Lo anormal es la democracia. Cualquiera puede gobernar. En una monarquia o dictadura se debe demostrar el poder real del lider.

« 1 2 3 »