Menú
José García Domínguez

La mejor universidad del mundo

Una mujer puede ser más guapa que otra, pero no puede ser 3,456 veces más guapa que otra.

Una mujer puede ser más guapa que otra, pero no puede ser 3,456 veces más guapa que otra.
Imagen de archivo de la Universidad de Harvard | Pixabay/CC/MonicaVolpin

La mejor universidad del mundo no existe. E igual sucede con el mejor periódico del mundo, que tampoco existe. Como no existe la mejor playa del mundo, el mejor restaurante de carne a la brasa del mundo o la mejor novela policiaca del mundo. Esa absurda manía tan propia de nuestra época, la de clasificarlo todo en listas jerárquicas susceptibles de ser elaboradas con criterios numéricos, choca de bruces con la presencia de infinidad de atributos cualitativos propios de los elementos de una misma categoría que se quieren comparar, atributos que por su propia naturaleza intrínseca resultan inconmensurables. Una mujer puede ser más guapa que otra, pero no puede ser 3,456 veces más guapa que otra.

Y la Universidad de Harvard puede ser mejor que la Universidad de Vic, pero no puede ser 187,5 veces mejor que la Universidad de Vic. Ese tipo de estratificaciones numéricas, simplemente, no se pueden hacer. Pero se hacen. Y se hacen porque, pese a lo definitivamente inconsistente de la metodología que ampara los rankings de las listas, las mismas que luego dan la vuelta al mundo aireadas por los medios de comunicación, constituyen la mejor estrategia de publicidad imaginable para los centros formativos que logran figurar en ellas, solo figurar. Esas listas son marketing estratégico en estado puro. Así las cosas, la más famosa de todas, la de Shanghái, ha vuelto a estar encabezada este año por universidades norteamericanas, como siempre.

Ninguna alemana, por ejemplo, aparece entre las primerísimas. Y las universidades alemanas son muy, muy buenas. ¿Por qué no figuran entonces? Pues porque lo que más puntos otorga para estar en lo más alto de todo es tener premios Nobel en plantilla. ¿Y qué hacen los americanos? Sacan la chequera y contratan a 4 ó 5 premios Nobel, algunos quizá alemanes, para su campus. Lo que hagan después allí será lo de menos. Y los demás criterios de ponderación no resultan ser mucho más objetivos y confiables que ese. Aunque existe algún que otro factor sí cuantificable que también influye algo en que los yankis aparezcan tan arriba y nosotros tan abajo. Verbigracia este: Harvard, solo Harvard, posee un presupuesto anual de 39.000 millones de dólares, mientras que el de todas las universidades públicas españolas, todas juntas, asciende a 10.076 millones de euros. Dos mundos.

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador