Menú
José García Domínguez

Mohamed el parlanchín

si Mohamed el Parlanchín se muestra encantado con Zetapé, no debemos pensar nada y procede callar, no vaya a enojarse Mohamed el Fetén

Presume Mohamed el Egipcio de que Rodríguez fue un regalo de Alá a su tocayo, Mohamed el Moro: "Zapatero ha sido muy listo porque ha entendido el valor de los árabes y nada más ser investido ha iniciado el diálogo con los marroquíes". Por lo leído en El Mundo, la gran preocupación del Mohamed de las pirámides era que Aznar no se dejaba dialogar por el Mohamed del mapa con las Canarias. De ahí que ahora confiese aliviado: "Estoy inmensamente feliz de que el Gobierno del perro Aznar haya caído". Muerto el perro se acabó la rabia, barrunta Mohamed el Otro. Y a lo peor, no va errado.
 
Nadie escuchó jamás en labios de Al Capone que lo embargara un inmenso gozo porque hubiesen elegido a Eliot Ness para liderar la lucha contra la Mafia. De haber sucedido, sería para empezar a simpatizar con los secesionistas de Lee. Igual ocurriría si Ben Laden declarase que Kerry es adorable y muy despejado: significaría la muerte civil del candidato de los demócratas. Mas si Mohamed el Parlanchín se muestra encantado con Zetapé, no debemos pensar nada y procede callar, no vaya a enojarse Mohamed el Fetén.
 
Antes de lo de Atocha, los pelanas de Lavapiés, los de Lizarra y los de Perpiñán andaban muy acongojados con los idus de marzo. Para esa tropa heterogénea, aquello no se reducía a optar rutinariamente entre PSOE y PP. Por el contrario, desde su punto de vista se trataba de elegir entre Gemma Nierga y el Estado de Derecho. Entre el "dialoguen, dialoguen", por un lado, y la Constitución y los compromisos internacionales de España, por el otro. Aunque luego descansaron tranquilos: para goce infinito de todos los Mohameds, venció la Ser con su chica. Así, tras el 14-M se han puesto en papel timbrado todos y cada uno de los diálogos imaginables: el de las civilizaciones, el de las pateras para todos, el del plan que tenía Ibarretxe guardado en un cajoncito, y el más importante: el llamado a dinamitar el edificio institucional de 1978. Dios los cría y la baraka los junta. Se entiende que ahora mismo sobren motivos de euforia a todos los Mohameds, a más de un Mikel y a algún Miquel.
 
Mientras tanto, "España no se arrodilla". Lo dice el ministro de Defensa y de las JONS. Sí, Bono, el hijo de Pepe el de la tienda. Porque Zetapé y el chico de Pepe no van a inclinar la cerviz ante la bandera de las barras y las estrellas en el desfile. Eso nunca. Al contrario, lo suyo será pasar revista muy orgullosamente a la Guardia Mora, que hay que conservar felices a los Mohameds.

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador