Menú

Sí a la "intervención" del BCE

0
Con las últimas intervenciones del Banco Central Europeo, se ha vuelto a abrir un debate que se presenta en los siguientes términos: ¿Debe el BCE gastar sus reservas en apoyo del euro o es mejor que sean las fuerzas del mercado las que fijen la cotización de la moneda única? Desgraciadamente, la terminología utilizada desorienta gravemente al desconocer la auténtica naturaleza del dinero y las responsabilidades del emisor.

El dinero de papel es una creación bancaria. Con él se pretendía facilitar y agilizar la realización de pagos y cobros, economizando el movimiento del metal. Así surgieron el billete de banco y la letra de cambio a la vista -ésta última permitía cambiar moneda sin tener que transportarla al extranjero. Por supuesto el reembolso del papel con bienes reales estaba garantizado con la responsabilidad del emisor.

Prácticas bancarias y políticas gubernamentales poco ortodoxas (por decirlo finamente) llevaron a la suspensión de pagos durante este siglo. Pero ni siquiera un quebrado esta facultado para desentenderse de las deudas asumidas. Cuando, en vez de utilizar sus bienes para satisfacer a los acreedores, los emplea para su uso particular, recibe condena de cárcel por alzamiento.

Es en este contexto donde percibimos la iniquidad de expresiones como "gastar sus reservas". ¿Se imaginan a Mario Conde rechazando atender las solicitudes de los depositantes porque eso implicaría gastar las reservas del banco?

Algunos liberales bienintencionados, pero despistados en este asunto, se dejan engañar con la terminología. "Puesto que toda intervención gubernamental es mala, ésta también debe serlo". Por supuesto que toda intervención gubernamental sobre la economía es mala. Pero "intervención" significa agresión a los derechos de propiedad privada. Desde luego que responder de los pasivos emitidos mediante la entrega a los poseedores de los mismos, de los activos que respaldan a dichos pasivos no puede definirse como intervención.

Una última consideración. La "intervención" debe corresponder exclusivamente al emisor de la moneda en cuestión. Implicar a otros bancos centrales significa hacer pagar a justos por pecadores.

En Opinión