Menú

Silencios que delatan

0
Ya ha transcurrido un periodo más que razonable para esperar reacciones, y como era de esperar, no ha habido ninguna. Nada de nada ante la decisión del gobierno de Corea del Norte de reactivar su programa nuclear y de retirarse del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares. Ninguna movilización ante la embajada norcoreana, ninguna sentada. Ni siquiera la más miserable octavilla. Ni ecologistas, ni “pacifistas”, ni “activistas de derechos humanos”, ni “comprometidos contra el hambre”. Cero.

Se me ocurren pocos casos que objetivamente toquen tantas de las causas por las que todos estos movimientos han venido levantando su bandera durante décadas. Sin embargo, vergonzosa a la vez que sospechosamente, en este caso sólo hay silencio.

¿Dónde están Jane Fonda y todos aquellos que nos contaban que un accidente en una central nuclear podía desencadenar aquel famoso síndrome de China de incalculables y terribles consecuencias? ¿Dónde están los activistas de Greenpeace? Esos que hace poco pedían el cierre de Zorita y que tanto gustan de repetir eso de “Nunca más”. Será que como les preocupan tanto las soluciones a escala global de “nuestra Nave Tierra”, sólo concentran sus protestas en el Occidente capitalista.

Lo de “nunca más otro Chernobil” sirve para lo que sirve: forzar el cierre de centrales seguras en Europa y EE.UU. Sería demasiado pedirles que se movilicen contra los comunistas. A fin de cuentas ellos ya han demostrado su negligencia e incapacidad para manejar centrales nucleares, así que de acuerdo con la lógica de los verdes, ahí no debe haber peligro.

Y junto a los ecologistas, los “pacifistas”. ¿Se acuerdan la que organizaron en los años 70 contra la “bomba de neutrones” y en los 80 contra el despliegue de los Pershing 2 en Europa? ¿Cómo era aquello? “Hay que detener la carrera de armamentos”. “Más armas sólo pueden traer más destrucción”. “Estamos al borde del abismo y debemos detenernos a reflexionar”. “Lo primero de todo es acordar una ‘moratoria nuclear’”. ¿Es qué ahora se han dado cuenta de que la forma de asegurar la paz es el rearme, el equilibrio nuclear y la disuasión? Desde luego. El mundo estará más seguro si el gobierno de Corea del Norte y... el de Irak, el de Irán, el de Libia, el de Sudán, el de Cuba, el de Zimbawe y el de todas las tiranías que han declarado expresamente que el enemigo a derrotar son los EE.UU. y sus aliados capitalistas, tienen armas atómicas.

Tampoco han dicho nada los “comprometidos contra el hambre en el mundo”. Aquellos que siempre están pidiendo que el presupuesto militar se destine a luchar contra el hambre. No por Dios, suena mejor hablar del “conflicto Norte-Sur” que entrar en los casos reales como Corea del Norte o Zimbawe. ¿Será algo más que una casualidad que ambos estén gobernados por regímenes comunistas? Como en los últimos años en ambos países la hambruna ha afectado a millones de personas de carne y hueso, la mejor forma de luchar contra el hambre para las ONG es alinearse con estos regímenes, denunciar las intolerables presiones yanquis y poner sus esperanzas en la llegada al poder de sus correligionarios, como es el caso de Lula de Silva en Brasil.

Para las personas de buena fe que se preocupan por tener un medio ambiente saludable, por que haya paz en el mundo y por que vaya desapareciendo el hambre, creo que es tiempo para la reflexión. Nunca es agradable descubrir que se está siendo manipulado, pero todavía peor es seguir colaborando con quien te manipula. Al resto, a los que su odio al capitalismo, a los EEUU y a Occidente les lleva hoy como ayer a mentir, a manipular y a callar, a ser cómplices de los peores tiranos, sólo les queda preguntarse si merece la pena. No siempre el fin justifica los medios. Sobre todo cuando el fin es sólo una alucinación y los medios casi siempre los más detestables. Los que justificaron a Stalin con aquello de que para hacer una tortilla había que romper algunos huevos, quizás deberían caer en la cuenta de que en romper huevos son únicos, pero que jamás tendrán su tortilla.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios