Menú

El guión

Ahora hay que aplicar el modelo catalán en el País Vasco. Lo que el Partido Socialista tiene que asimilar aquí es todavía más fuerte que en Cataluña, pero el objetivo es el mismo. En vez de los militantes de Terra Lliure, los del entorno etarra.

0

El País ha reprochado a Rosa Díez que sólo ella se haya salido del guión de la condena al terrorismo para pedir la disolución de los ayuntamientos en los que gobierna ANV. Los demás, como también decía El País, "cerraron filas" y se limitaron, como estaba previsto, a mostrar su repulsa. Luego el Gobierno ha indicado que va a tomar medidas para desalojar a ANV de los consistorios. ¿Habrá cambiado el guión? Y además, ¿en qué consiste éste, quién ha participado en su preparación y quién lo ha redactado?

El dichoso guión, en cualquier caso, incluye una estrategia socialista para el País Vasco. Y ésta se basa en el éxito conseguido por el PSC-PSOE en Cataluña. Aquí el Partido Socialista ha conseguido convertir en satélites a los nacionalistas radicales, que dependen de él para su supervivencia institucional. Ha conseguido así una posición hegemónica, que le permite tener a raya a su principal adversario, que es el nacionalismo llamado moderado, y al mismo tiempo reducir a adversario testimonial al Partido Popular.

Ahora hay que aplicar el modelo catalán en el País Vasco. Lo que el Partido Socialista tiene que asimilar aquí es todavía más fuerte que en Cataluña, pero el objetivo es el mismo. En vez de los militantes de Terra Lliure, los del entorno etarra, y en vez de los votantes soberanistas catalanes, los independentistas vascos.

Los nacionalistas llamados moderados han visto bien el peligro de una acción que puede marginarlos durante años del poder. EA se ha ofrecido a ANV, y Arzalluz, con su peculiar arte para resumir una situación política, señala que hay que aguantar, es decir apretar los dientes y tomar valium. En otras palabras, a pesar de la provocación de la ETA con el asesinato de Ignacio Uría, la unanimidad nacionalista no debe ser puesta en cuestión. Los nacionalistas vascos han de resistir ante la ofensiva de seducción desplegada por los socialistas.

Tras el último crimen, los socialistas habrán visto corroborada su estrategia. La respuesta de la ETA al castigo al que la está sometiendo el Ejecutivo socialista ha sido el intento de dinamitar el campo nacionalista. Eso abre muchas perspectivas, incluida la posibilidad de apretar las tuercas a ANV y mostrar ante la opinión pública una renovada intransigencia. Por ahora, no parece que el Congreso vaya a revocar la autorización para negociar con los terroristas. La ETA habrá abierto un poco más la brecha por donde terminar de demoler la unidad nacionalista.

El guión no ha cambiado todavía. Queda una segunda parte. Esta estrategia, en la que el PSOE acabaría con el nacionalismo terrorista negociando con él, debe de llevar incorporada una propuesta al Partido Popular. Es posible que esté fraguando un nuevo pacto, al estilo del antiguo contra el terrorismo, en el que el principal enemigo sea el PNV. Uno de los grandes problemas de este plan es que requiere que los partidos nacionales hagan suyo buena parte de los postulados de los nacionalistas. El PSOE ya lo ha hecho.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. María Teresa Campos, enfadada tras su mayor humillación pública
    2. Pasillos, goteras y humedades: las reformas que el Gobierno subvenciona por primera vez
    3. Los barones dan carta blanca esta vez a la 'alianza Frankenstein' de Sánchez
    4. La herencia de Iglesias es diez veces mayor que el patrimonio medio de los españoles
    5. Irene Montero multiplica por ocho sus ingresos desde que entró en política
    0
    comentarios

    Servicios