Menú

Querencias secretas

Dentro la burbuja postmoderna europea, España es la perla, y dentro de esa perla el núcleo más íntimo y más cálido resulta ser Rodríguez Zapatero y su política. Nadie ha llevado más lejos la vocación venusina de Europa.

0

España y Rusia han tenido algunas cosas en común a lo largo de su historia. Son dos grandes países periféricos y de frontera, los dos con una gigantesca proyección cultural y los dos, en un momento u otro de su historia, con ambiciones imperiales.

Aun así, en los últimos tiempos las diferencias son mucho más serias que las semejanzas. Tras el colapso de la Unión Soviética en 1991 y una breve etapa de desconcierto, los rusos se han decantado por perpetuar su tradición. Rusia quiere ser otra vez una gran potencia, sobre todo militar. Grandes patriotas, los rusos no quieren ver a su país menospreciado ni indefenso. Tal vez Putin se esté aprovechando de este sentido de la dignidad, pero pocos rusos estarán en desacuerdo con él, al menos en el tema de la grandeza de Rusia.

Frente al hard power propio de Putin y sus compatriotas, Europa occidental ha acabado convertida en una iridiscente burbuja postmoderna. Aquí las naciones están en trance de disolverse, todo es dialogable y el uso de la fuerza no se recomienda ni siquiera cuando se nos ataca. La inversión militar está mal vista. Tendemos a lo softy, lo suave y mullido. Las responsabilidades nos repelen.

Dentro la burbuja postmoderna europea, España es la perla, y dentro de esa perla el núcleo más íntimo y más cálido resulta ser Rodríguez Zapatero y su política. Nadie ha llevado más lejos la vocación venusina de Europa, hasta el punto de nombrar a una pacifista ministra de Defensa y declararse él mismo feminista, no se sabe si como definición estrictamente ideológica. Lo contrario, punto por punto, de la Rusia de Putin, bien representada por el presidente Medvédev, que se sitúa sin dudarlo en la órbita del planeta Marte, el antiguo dios de la guerra.

Así que tenemos a dos países que una vez se parecieron, y hoy se encuentran cada vez más lejos el uno del otro. Dado el camino elegido por cada cual, ¿tanto es de extrañar que Rodríguez Zapatero, en su condición de representante del "venusismo" español y europeo, sienta una querencia irreprimible hacia quien declara sin complejos su condición de combatiente? ¿Y cómo evitar la tentación de hacérselo saber, teniéndolo tan cerca como estaba el otro día Medvédev? Por la cara que ponía, se ve que el ruso lo había entendido todo.

En Internacional

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Alejandra, la hija de Bertín Osborne, posa desnuda por primera vez
    2. El desconcertante estado de salud de Álex Lequio tras el último tuit de su padre
    3. El estatuto pactado por PNV y EH Bildu: unión confederal con España y nacionalidad vasca
    4. Juan Ibáñez, 'Trancas' en 'El Hormiguero', con una mujer que no es Nerea Barros
    5. El tribunal alemán no ve ni rebelión ni sedición en Puigdemont y critica las pruebas "contradictorias" de España
    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios