Menú

Estar o no estar

Ahora el PSOE quiere borrar del dictamen sobre la crisis –sí, la que ustedes recuerdan, 2007-2008– lo que llama “errores de Zapatero”.

0

Nunca osaría, ni aun en estado de embriaguez –cosa que, en mi caso, resulta complicada–, emular al gran hombre de las letras británicas, ni tampoco a su Hamlet, príncipe de Dinamarca, protagonista excepcional del soliloquio dubitativo del "ser o no ser", nunca aplicable al presidente del Gobierno, a quien mejor confinarle en el estar que en el ser.

Se entiende que Hamlet no encontrara una alternativa intermedia entre el ser y el no ser, entre la vida y la muerte. Ese principio del tercer acto de la tragedia bien podría trasponerse, en su acepción verbal, al de estar o no estar, aplicable a dudas equivalentes a las que abatían al príncipe danés.

Compruebo, sin embargo, que la falta de alternativa intermedia, causante del abatimiento de Hamlet, no lo es en el caso del señor Sánchez que, entre el estar o no estar ha descubierto el estar sin estar; un estado que nadie, ni el propio Shakespeare, habría imaginado nunca para su Hamlet.

Como jefe del Poder Ejecutivo, legisla sin legislar, arguye sin argüir, amenaza para corregir, fija plazos –prohibición de automóviles diésel/gasolina– para discutir cuándo aplicarlo… y dice defender la nación española reuniéndose de igual a igual con el separatismo.

Llega hasta tal punto eso de estar sin estar, que hasta sus ministros aparecen sin aparecer; un gesto reconocido al Guadiana. Bien es verdad que unos aparecen demasiado, peligrando la salud de los españoles, mientras que otros, los de mayor nivel, quizá por vergüenza están sin estar.

Al señor Sánchez, como secretario general del PSOE, sólo le falta conseguir, aunque está en ello, que también hechos históricos que todos tenemos en mente estén sin estar en la Historia. Es decir, pretende borrar del acontecer histórico y, por tanto, de la Historia aquellas secuencias que le conviene no estén.

El Gobierno del Frente Popular ya fue generoso en borrados históricos de hechos que fueron sin ser. Así, los asesinatos de religiosos fueron sin ser; y el oro del Banco de España estaba sin estar –quizá eran cromos para niños–.

Ahora el PSOE quiere borrar del dictamen sobre la crisis –sí, la que ustedes recuerdan, 2007-2008– lo que llama "errores de Zapatero". Errores que no son errores. El error exige inadvertencia involuntaria. Zapatero se empecinó en la mentira; negando mil veces la evidencia de la crisis, manipulando sus consecuencias y llamando empleo a lo que era paro –renovación, despilfarradora, de aceras en media España–. ¿Se deberá a eso su reciente aparición, disfrazado de Oráculo de Delfos? Otro que está sin estar.

Esa fue siendo la España de Zapatero y esta es siendo la de Sánchez. Borrarán los expedientes académicos, para que los títulos universitarios y los de bachiller, que son sin ser, no tengan constancia histórica de lo que sí fueron.

Contemos a los nietos lo que fue siendo, aunque no figure en la historiografía.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco