Menú
Juan Manuel Rodríguez

La solución árabe de F.P

La única solución que yo le veo a este asunto (puesto que en Europa no son tontos y en América no tienen dinero) es el fútbol árabe

Llegó un momento crucial en esta Liga que, aunque con el gancho en la boca, sí pensé que el Real Madrid podría fajarse con el Barcelona por el título, pero ya no. Ya ni siquiera los propios jugadores- tradicionalmente optimistas de cara a una galería que, de no serlo, se los come con patatas- contemplan una posibilidad que sólo podría debatirse seriamente en un simposio de novelas de ciencia ficción. Guti lo ha dicho tajantemente: "La Liga es imposible". Y ojito porque el equipo ha entrado en una dinámica muy similar a la de la temporada pasada, sólo que con un par de meses de antelación. Por eso el club debe concienciar ahora a sus futbolistas de que su verdadera referencia no es el Barcelona sino el Villarreal. Este Real Madrid no debe mirar más hacia arriba sino hacerlo hacia abajo, tratando de amarrar la segunda plaza que le daría derecho a participar directamente en la Champions League.
 
La situación, que no es nueva, cobra en esta ocasión tintes especialmente dolorosos porque asistimos en vivo y en directo a la desintegración de una generación de jugadores que nos han regalado diez años de fútbol realmente extraordinario. No querría estar en el pellejo de Florentino Pérez, Emilio Butragueño y Arrigo Sacchi, forzados a una profunda reestructuración (en el argot, una "limpia") que, cuando concluya, habrá siempre a quien no deje del todo satisfecho. Los admiradores de Zidane, Figo o Roberto Carlos esgrimíamos en su defensa que el auténtico problema radicaba en que ya no estaban en condiciones físicas de aguantar cincuenta partidos al máximo nivel. Lo que ha hecho esta temporada ha sido reducir notablemente esa cifra. ¿Cuántos partidos pueden aguantar realmente los "galácticos"?... ¿Veinte al año?... ¿Quizás treinta, forzando mucho la máquina y con una "preparación especial" como la que el Alavés va a ponerle al ruso Mostovoi?... ¿El club puede permitirse el lujo de pagar auténticas "milmillonadas" a futbolistas que sólo puede mostrar en situaciones muy especiales y concretas?... Ahí radica el auténtico abismo de los actuales dirigentes del Real Madrid... ¿Cómo desembarazarse de un futbolista de treinta y tres años que aquí cobra mil millones al año?... ¿Quién será el loco que pague eso?...
 
Florentino Pérez se engañó a sí mismo la pasada temporada al afirmar que el desastre fue fruto de dos meses muy malos. No era cierto: hubo dos meses catastróficos, pero todo el año fue, en líneas generales, muy mediocre. La única solución que yo le veo a este asunto (puesto que en Europa no son tontos y en América no tienen dinero) es el fútbol árabe. No soy en absoluto dudoso: sigo teniendo colgada en mi habitación la camiseta con el "5" del gran Zinedine Zidane, el mejor futbolista de los últimos diez años. Pero, tanto a él como a otros grandes jugadores de ese equipo, se les pasó este arroz. La reestructuración que deba emprender a partir de ahora Florentino dependerá en gran medida de lo claro que les deje esto a sus "galácticos" desde el primer momento.

El penúltimo raulista vivo. Director de El Primer Palo y tertuliano de Fútbol es Radio.

En Deportes

    0
    comentarios