Menú
Juan Manuel Rodríguez

Raciones de florentinina

Una vez más, me parece que quien debe hacerlo es el profesional responsable de la comunicación del Real Madrid. Supongo que a él también le habrá tocado su racioncita de "florentinina"... ¿O también se habrá ido de "rositas" como los jugadores?

Al contrario que las famosas "santiaguinas" de Bernabéu, la "florentinina" del miércoles tuvo un diseño en "clave externa", como si realmente los causantes del deterioro del fútbol madridista fuéramos los periodistas y no los "galácticos" fichados a golpe de talonario. A la hora de analizar lo que le viene ocurriendo al equipo en el último año y medio, Florentino Pérez eximió a sus jugadores de cualquier responsabilidad. Quiero pensar que esta aparente ausencia de autocrítica es únicamente una fachada y que los auténticos responsables del mediocre juego merengue (que no somos la "Cadena Cope", el "ABC" o "Antena 3 Televisión" sino Ronaldo, Beckham y Zidane, además del propio Florentino, Emilio Butragueño, Arrigo Sacchi y Vanderlei Luxemburgo) estén pensando ya en las posibles soluciones para el futuro inmediato.
 
Si, cuatro años y ocho meses después de haber ganado sus primeras elecciones a la presidencia, Florentino Pérez ha de salir él mismo a explicar ante los medios de comunicación que uno de sus futbolistas (en concreto Ronaldo) no estuvo el otro día en Hannover de cachondeo con unas guapas mozas, sino que, en su día libre, accedió a promocionar los nuevos productos de telefonía móvil de "Siemens", marca que patrocina al Real Madrid, y que, por lo tanto, lejos de encontrarse de farra, el brasileño estaba trabajando para el club, es que la comunicación falla alarmantemente.
Cuando más enfadado se le notó a Florentino fue, precisamente, cuando tuvo que referirse a la portada del diario "As" que el otro día rezaba así: "Mercamadrid". Tal y como lo explicó Florentino, la presencia de Ronaldo en Alemania tiene todo el sentido del mundo. Cabe deducir, por lo tanto, que, o bien Alfredo Relaño estaba muy mal informado, o bien Alfredo Relaño es poseedor de una mala baba de gran calibre. De ser correcta la primera hipótesis, (la más grave, desde mi modesto punto de vista) ¿quién debería ser el responsable de informar a la prensa de lo sucedido, adelantándose a las posibles meteduras de pata?... ¿Usted?... ¿Yo?... ¿El vecino del 5°?...
 
Cuando Florentino Pérez llegó al Real Madrid, éste se encontraba en un callejón económico sin salida, con los acreedores aporreando la puerta y los jugadores cobrando mal y tarde. Sus dos mayores preocupaciones consistían en que el Real Madrid continuara siendo propiedad de sus socios (esto es, que el club no acabara transformándose en una sociedad anónima deportiva, opción que se había sopesado con cierta asiduidad anteriormente) y, una vez logrado eso, que el equipo pudiera competir en igualdad de condiciones con fortunas como las del ruso Roman Abramovich y con clubes tan ricos como el Manchester United.
 
En 2000, el Real Madrid tenía unos ingresos regulares, líquidos, de 115 millones de euros; en 2004 esos mismos ingresos habían pasado ya a 240 millones, más del doble que cuatro años antes. Según el "plan económico" de Florentino, la contratación de los "Zidanes" (o sea, estrellas con una repercusión futbolística y un impacto mediático mundiales, capaces de sacarle beneficios económicos a su imagen) era el camino correcto. Y yo creo que esa es una "lectura" perfecta de la situación... ¿Quién debe transmitir esa idea?... Una vez más, me parece que quien debe hacerlo es el profesional responsable de la comunicación del Real Madrid. Supongo que a él también le habrá tocado su racioncita de "florentinina"... ¿O también se habrá ido de "rositas" como los jugadores?

El penúltimo raulista vivo. Director de El Primer Palo y tertuliano de Fútbol es Radio.

En Deportes

    0
    comentarios