Menú
Juan Manuel Rodríguez

Regresó el gran croupier

Bien al contrario, tengo la impresión de que el Barcelona ha alcanzado su techo y el Madrid ha tocado su suelo.

Walter García, jefe de deportes de la Cadena Cope en Santander y un polemista nato, un discutidor al más puro estilo tsunami, dijo hace aproximadamente mes y medio en "El Tirachinas" que lo que tendría que hacer el Real Madrid con Zinedine Zidane –el gran Zizou, probablemente uno de los treinta mejores futbolistas de toda la historia, sin discusión posible el mejor jugador europeo de la última década– era tratar de colocarlo como fuera en el mercado de invierno. Estoy seguro de que no sorprende a nadie que aquellas palabras de mi amigo Walter nos dejaran a todos atónitos, perplejos, anonadados. No desvelo nada relevante si les cuento que, tras aquel inesperado impacto, Fernando Baquero, productor de "El Tirachinas", coloca todas las noches en la "pecera" un cartel con una miajita de mala leche jerezana: "Zidane al mercado de invierno". Imagino que Walter quería hacerme saltar, y lo logró: "Zidane al mercado de invierno", ¿cabía mayor felonía futbolística que aquella?

Existe cierto consenso a la hora de afirmar que el Valencia es el gran rival del Barcelona en la Liga. Niego la mayor. Si tuviera que apostar por un equipo que fuera a hacerle cosquillas a este Barcelona en las próximas diecinueve jornadas de Liga, yo apostaría mi dinero por el Real Madrid. Desde luego que no veo al Madrid campeón, pero tampoco creo, como decía el otro día José María del Nido (otro tsunami, éste sevillano) que la distancia entre ambos vaya a ser de treinta y cinco puntos. Bien al contrario, tengo la impresión de que el Barcelona ha alcanzado su techo y el Madrid ha tocado su suelo. Precisamente contra el Sevilla pudimos ver al mejor Real Madrid de los dos últimos años y medio. El Barcelona sufrió para vencer por la mínima al Athletic y ahora tendrá que jugar un tiempo sin Samuel Eto'o.

Y en esa recuperación del fútbol madridista, como no podía ser de otra forma, ha de tener una participación determinante el francés Zinedine Zidane. Mi instinto me dice que a ese jugador que lo ha ganado absolutamente todo varias veces se le ha metido entre ceja y ceja demostrarnos, y demostrarse a sí mismo, que en absoluto está acabado y que lo que dijo aquella noche Walter García era simple y llanamente una herejía futbolística. El Barcelona tendría que tirar por la borda esta Liga para que la ganara otro equipo, así de simple. Pero para ellos no debe suponer lo mismo que les persiga un Real Madrid con Pablo García y Gravesen haciendo lo que humanamente pueden a que lo haga un Real Madrid con Zinedine Zidane otra vez ejerciendo de croupier.

El penúltimo raulista vivo. Director de El Primer Palo y tertuliano de Fútbol es Radio.

En Deportes

    0
    comentarios