Menú
Juan Manuel Rodríguez

Respuesta de un periodista deportivo a Fernando Alonso

No tengo en absoluto vocación de "paparazzi", aunque sí resulta llamativo que María José Campanario o Julián Muñoz aguanten lo que no está en los escritos mientras que Fernando Alonso salte a la yugular de los periodistas deportivos en la primera ocasión

Hoy me habría gustado escribir de cosas serias (por ejemplo, el combate que Marvin "Maravilla" Hagler y Tommy "La Cobra" Hearns protagonizaron en Las Vegas el 15 de abril de 1985, aquello fue pura dinamita), pero Fernando Alonso no me ha dejado. Lo único que yo puedo decir al respecto de la rueda de prensa que ofreció este jueves Fernando es que a mí Emilio de Villota, Adrián Campos, Pedro Martínez de la Rosa o Marc Gené siempre me han parecido unos auténticos caballeros. Los dos primeros, condenados a correr con el "tronco-móvil" de los Picapiedra, abrieron una brecha inédita para el automovilismo español; por su parte Pedro y Marc, pilotos inteligentes y veloces donde los haya, ya han demostrado que dan la talla cuando les saca el entrenador y siguen soportando su situación de "probadores" con estoicismo y poniéndonos a todos buena cara. Supongo que los periodistas deportivos tuvimos que "revolotear" también a su alrededor, y espero que nuestro zumbido no fuera para ellos demasiado desagradable.
 
Mi experiencia es la siguiente: durante un par de temporadas (1998-1999 y 1999-2000) dirigí en "Radio España" un programa dedicado al mundo del motor llamado precisamente "Motor en Marcha"; siempre que requerimos la presencia de Pedro Martínez de la Rosa o Marc Gené (también, por descontado, la de Adrián Campos o Emilio de Villota) atendieron nuestra llamada con cariño, respeto, profesionalidad y, sobre todo, paciencia, mucha paciencia. Ninguno de ellos cuatro logró nunca ni una sola victoria en la Fórmula Uno, pero he de reconocer que, a nivel estrictamente personal, conquistaron inmediatamente mi corazón y se ganaron para siempre mi lealtad y admiración inquebrantables. Cuando ellos corrían, yo corría; cuando ellos se salían de la pista, me salía yo también; cuando cualquiera de ellos lograba adelantar a un piloto rival, era yo quien adelantaba.
 
No tengo en absoluto vocación de "paparazzi", aunque sí resulta llamativo que María José Campanario o Julián Muñoz aguanten lo que no está en los escritos, mientras que Fernando Alonso salte a la yugular de los periodistas deportivos en la primera ocasión que tiene. Afortunadamente, la historia de nuestro deporte está plagada de campeonísimos, deportistas que dieron lustre al nombre de España y lo pasearon por los cinco continentes. Estoy pensando, por ejemplo, en don Manuel Santana, don Ángel Nieto, don Miguel Induráin, don Francisco Gento o don Juan Antonio Corbalán. Yo, por mi parte, sólo puedo desearle a Fernando Alonso que gane muchas más carreras y Mundiales mil, y que los periodistas deportivos seamos para él en el futuro exclusivamente "pájaros de buen agüero". El piloto de Renault es todavía muy joven y tiene tiempo por delante para ganarse el "don".

El penúltimo raulista vivo. Director de El Primer Palo y tertuliano de Fútbol es Radio.

En Deportes

    0
    comentarios