Libertad Digital

Opinión

Noticias y opinión en la red
Libro del día 5

De parte de los animales

J. M. Coetzee nació en Sudáfrica en 1940 y vivió también Estados Unidos. En la actualidad es profesor de literatura en la Universidad de Ciudad del Cabo. Hay que añadir, para completar su retrato intelectual, que además es lingüista, traductor y crítico literario. Ninguno de estos datos es superfluo para comprender los derroteros de su literatura, ampliamente conocida y apreciada en el mundo entero, lo que le ha llevado a ser considerado, a mi entender con razón, uno de los escritores de habla inglesa más originales del momento. La editorial Mondadori ha traducido al español alguno de sus títulos más conocidos: El maestro de Petersburgo, Infancia y Desgracia.

En Las vidas de los animales, Coetzee novela una serie de conferencias que él mismo pronunció en la Universidad de Princenton, durante el curso 1997-1998. Tampoco es superfluo considerar este contexto cronológico para entender la trama argumental del relato, pues en esas fechas los defensores de los derechos de los animales todavía no habían sido fagocitados por el movimiento antiglobalización, que no empezó hasta 1999. Quiero decir con ello que no hay que entender las tesis sostenidas en este libro como un discurso más de los que estamos ya demasiado acostumbrados a oír desde que Bove y sus muchachos se dedicaran a atentar contra las hamburgueserías americanas.

Coetzee pone sus argumentos en boca de una famosa y ya madura escritora australiana, Elizabeth Costello, que viaja a los Estados Unidos para dar una serie de conferencias la visión que los filósofos y poetas han tenido, a lo largo de la historia, respecto a los animales y las razones por las que ella se ha puesto del lado de estos últimos. En el colmo de la provocación, Coetzee llega a comparar el sacrificio de los animales en los mataderos con el holocausto judío y la indiferencia humana hacia el sufrimiento animal con la indiferencia de los nazis ante la matanza sistemática de judíos. En la novela, las tesis de la escritora la llevarán a enfrentarse no sólo con la sociedad sino con su propia familia. Coetzee consigue, de forma magistral, ponerse fuera de la polémica y tratar con la misma objetividad a la protagonista y a sus antagonistas.


J.M.Coetzee, Las vidas de los animales, traducción de Miguel Martínez-Lage, Mondadori, Barcelona, 2001, 108 páginas.