Libertad Digital

Opinión

Noticias y opinión en la red
Libro del día 22

El libro y el desierto

Dos de las principales obsesiones de Edmond Jabès (El Cairo, 1912-París, 1991) son el desierto y el libro, entendidos ambos como alegorías de ese territorio del vacío que sólo puede llenar la palabra poética. Entre sus influencias asumidas están Rimbaud, Mallarmé y un surrealismo un tanto especial, como especial era Max Jacob, el autor también judío que le inició en esa corriente de la que Jabès nunca llegó a formar parte del todo, entre otras cosas porque, según confesaba a Marcel Cohen en un libro de entrevistas que ha publicado recientemente en español la Editorial Trotta, Jacob le enseñó ante todo a ser diferente y esa característica escapa a cualquier ismo.

Otro de los aspectos literarios más señalados de Jabès es su atracción por el silencio. Dice en este libro: “No se puede escribir sin primero callar y la página blanca es un silencio impuesto. Sobre ese fondo de silencio se escribe el libro”. Su obra entera se basa, por tanto, en esa paradoja. En El libro de las semejanzas, el diálogo, el relato, el aforismo, la glosa, se mezclan para formar una secuencia infinita, una conversación interminable entre unos extraños rabinos, el lector y, por supuesto, el autor, que no es más que el elegido para transmitir ese discurso.

La presente edición reproduce, sin variación alguna, la primitiva traducción de Saúl Yurkiévich, publicada en Alfaguara en 1984 y que formaba parte de una trilogía que no se publicó entera jamás. Más tarde, en 1989, Yurkiévich traduciría en la revista mexicana “Vuelta”, El pequeño libro de la subversión fuera de sospecha, primer volumen de los cuatro que componen su obra titulada El libro de los límites. Parece normal que al ser Jabès autor de culto, los editores sólo se atrevan a publicarlo de modo fragmentario y también es normal que siempre haya sido traducido al español por poetas, como Yukiévich o como José Angel Valente y José Miguel Ullán, entre otros.

Edmond Jabès, El libro de las semejanzas, traducción de Saúl Yurkievich, Alfaguara, Madrid, 2001, 150 páginas.